El hombre que se detectó un cáncer de testículos con una prueba de embarazo

COMPARTIR TWITTEAR

Los recortes en medicina no han llegado a tanto de momento, pero quién sabe si este caso tan extraño, no será habitual en un futuro próximo. Puede que este sistema de detección no sea muy ortodoxo, pero sí resulta efectivo. Nuestro personaje se encontró un test de embarazo en casa, y como era gratis y estaba de buen humor, decidió hacerse la prueba. Lógico, ¿verdad? Es incomprensible, pero esta estupidez le salvó la vida. La suerte decidió darle otra oportunidad. En Xombit optamos por la prevención oficial, y aprovechamos esta anécdota para recordar que hay que hacerse reconocimientos con regularidad.

El cerebro humano es inescrutable. Te voy a contar una historia real con final feliz. Si un guionista hubiera ideado esta subtrama en una película, tendría manifestaciones de afectados en la puerta de su casa por frivolizar con algo tan grave. Y con razón.

Detecta cáncer de testículos con una prueba de embarazo

Un hombre, norteamericano para más señas, descubre que su ya exnovia se ha dejado un test de embarazo en su casa. Repito, norteamericano, pero podría ser español perfectamente. ¿Qué harías tú en ese caso? ¿Tirarlo a la basura? ¿Preocuparte por si la dejaste encinta y no lo sabes? ¿Coger el teléfono y llamar para salir de dudas? Nunca aparecerás en los periódicos, tienes sentido común. Lo que no tiene nombre es lo que hizo este tipo anónimo. Decidió hacerse la prueba a sí mismo. Yo tengo poca imaginación, así que no corro riesgos si te obligo a fantasear con la escena. Un hombre orinando, entre risas. Solo. Muy divertido. Haciendo círculos con el chorro. Hasta que se le congeló. La risa. Si no se cayó de espaldas, se quedó mudo.

Asociación Española Contra el Cáncer

¡Había dado positivo! ¡Estaba embarazado! Esto es ciencia, no valen conjeturas de quién mató a Kennedy, había dos palitos rosas en uno de los extremos de la prueba sobre la que había orinado. Y eso era definitivo. Seguro que de pronto, se vio abierto de piernas dando a luz, un espejismo aterrador, gritando a las enfermeras y con ganas de dar una coz al médico. Que, casualmente, tenía la cara de JFK. Respiró hondo. No puede ser, aunque no sea perfecto, soy un hombre como Jack Lemmon.

Todos hacemos el ridículo más veces de las que nos gusta reconocer, somos un poco Peter Sellers en El guateque. Otra cosa es que si podemos, nos callamos nuestras meteduras de pata. Ni se nos ocurre contárselo a un amigo. Eso sería como acercar con tu propia mano un trozo de jamón a la boca de un tigre de Sumatra. El señor rosa, sin embargo, convencido como estaba de que su embarazo no podía ser real, porque listo es, nadie lo duda, decidió rematar la escena. Se sentó frente a la pantalla del ordenador y comentó con sus amigos cibernéticos la boutade del palito. Escribió la anécdota en Reddit, una web donde los usuarios votan a favor o en contra. Irónicamente, su desvergüenza le salvó la vida.

1.300 comentarios. Supongo que la mayoría paseaban por una plaza que hay entre la calle Grosería y la calle Ingenio. ¡Quieto parado! Algunos eran diferentes y llamaron su atención, el señor rosa, que además de gracioso es un lince, percibió cierto tono de preocupación. Una de esas notas decía: “¡Puede que tengas cáncer testicular!”, “vete a un oncólogo, di que te has hecho una prueba de embarazo y que te dio positivo”. Si desechamos el surrealismo del suceso, la frase tenía mucha lógica, parecía un buen consejo. Dicho y hecho. El calzoncillo comprado en Walmart, que no estaba hecho de piel de camaleón, empezó a mimetizarse con el sofá ocre. Pobre hombre. Cogió las llaves y la cartera, se ató los zapatos, y salió en busca de un buen profesional…

Aquí llega lo serio. No tardaron en encontrar un pequeño bultito en el testículo izquierdo. El hombre tenía cáncer. El experto Mark Pomerantz nos alerta desde el instituto contra el cáncer Dana-Farber de Boston:

Resulta que hay un número no pequeño de tipos de cáncer testicular que emite la misma hormona (que una mujer embarazada).

Se trata de una hormona llamada gonadotropina coriónica (hCG por sus siglas en inglés), algo que, no lo producen muchas cosas en el mundo, pero este cáncer es una de ellas.

La enfermedad fue detectada a tiempo, por fortuna. Es muy posible que la recuperación sea total. La única pega es que el hombre tendrá que despedirse del testículo. Según la Asociación Americana contra el Cáncer, hay un 99% de probabilidad de superar un cáncer testicular que se extirpa a tiempo. Y aunque haya habido metástasis y se haya expandido a los nódulos linfáticos u otros órganos, la estadística sigue computando un promedio de supervivencia del 72%. Veamos la botella medio llena. Christopher Wood, alto responsable de urología en el centro contra el cáncer MD Anderson en Houston (Texas):

Generalmente, es el mismo paciente el que se detecta el bulto. Por eso recomendamos que los hombres se inspeccionen la zona una vez al mes en la ducha.

Un amigo del hombre sin nombre, volvió a escribir hace poco en Reddit:

Siendo honestos con todos, pensamos que no era nada, porque nos parecía raro que una prueba de embarazo detecte un cáncer. Pero supongo que hay una hormona que el test sí detecta y por eso le dijeron que estaba embarazado. Así que ambos queremos daros las gracias. Y, ya en serio, si eres varón, inspecciona con regularidad que no tengas cáncer de testículos. Si eres mujer, comprueba que no tienes cáncer de mama.

No siempre es bueno callarse. Y haz caso al consejo del amigo del señor rosa. Es muy sensato.

    COMPARTIR TWITTEAR

    ¿Algo que decir? ¡Deja tu huella!

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs