El grafiti del “Pene Cósmico” de San Petesburgo, premiado por el Estado y perseguido por la justicia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Estado ruso ha otorgado un premio a la performance “Pene Cósmico” del grupo Voyná, por el que dos de sus integrantes pasaron cuatro meses encarcelados acusados de “subversión”, y que sigue siendo vigilado continuamente por la policía. Ayudados a salir de la cárcel por Banksy, el grafitero más famoso del mundo, ahora cuentan con 13.000 euros de dinero publico para seguir escandalizando.

Los habitantes de San Petesburgo están bastante acostumbrados a las gamberradas artísticas del grupo Voyná (Guerra), que ha venido transitando por la delgada frontera que separa el arte y la reivindicación del más puro gamberrismo plástico. Sus acciones urbanas recientes incluyen una protesta por el abuso de sirenas en coches oficiales (muchos funcionarios rusos tienen derecho a una sirena para evitar los atascos en las grandes urbes de Moscú y San Petesburgo) en la que dieron la vuelta a vehículos policiales y pintaron de azul grandes cubos, u otra acción en la que proyectaron una enorme calavera en la fachada de la sede del gobierno como crítica a su política.

Durante el pasado verano, en concreto la noche del 14 de junio, coincidiendo con la fecha del que habría sido el cumpleños de Ernesto “Che” Guevara (1928-1967), el colectivo Voyná llevo a cabo una nueva acción artístico-reivindicativa en San Petesburgo. El escenario elegido para ello en esta ocasión fue el puente levadizo Letéini sobre el río Neva, situado frente al enorme edificio de lo que fuese la sede del extinto KGB soviético. Cada noche a la misma hora el puente de doble hoja se levanta para dejar el paso abierto a los grandes barcos que pasan por el río, quedando izado hasta la mañana siguiente.

Ese fue el momento que aprovecharon los integrantes de Voyná para pintar sobre una de las hojas del puente un enorme pene de 65 metros de largo por 27 de ancho. Tardaron menos de 25 segundos en pintarlo con grandes cubos de pintura mientras el puente iniciaba su elevación, y el resultado fue el del enorme miembro que se iba levantando lentamente hasta quedar colocado en posición vertical, para escándalo de todos los vecinos y paseantes de la zona.

El Pene Cósmico de San Petesburgo, grupo Voyná (2010)

Una vez completamente izado, los transeúntes llamaron a los bomberos y a la policía, quienes viendo que era imposible tapar de ninguna forma el enorme grafiti, optaron por apagar el alumbrado público del puente en un intento de que la oscuridad hiciese que se dejase de ver el dibujo. Mala idea, en cuanto se apagaron las luces la pintura fosforescente empezó a brillar con fuerza, haciendo la pintada aún más visible en la fría noche de San Petesburgo.

La acción de guerrilla duró las dos horas que permaneció el puente levantado, hasta que finalmente pudo volver a su posición original en la que el cuerpo de bomberos se empleó a fondo por acabar con el dibujo. Mientras tanto, la policía había aprovechado para practicar un par de detenciones. Los dos miembros del grupo Voyná, acusados de subversión y alteración del orden público, pasaron cuatro meses en prisión. Trascurrido este tiempo pudieron ser excarcelados al pagar el famoso grafitero Banksy los 7.000 euros de fianza necesarios.

Calavera, grupo Voyná (2010)

Protesta sobre la sede del gobierno

Alexéi Plutser-Sarnó, cabecilla del grupo, comentó en su blog que con este “esbozo callejero”, bautizado como Pene Cósmico, su intención era ofrecer a los empleados del FSB (el Servicio Federal de Serguridad, instalado en lo que fuese la sede del omnipotente KGB) “una rampa espacial de lanzamiento para que se vayan a otros planetas“. Toda una declaración de intenciones.

Lo curioso del hecho, y por lo que ahora ha salido a la luz una historia que podría parecer un tanto trivial, es que el Centro Estatal de Arte Moderno, dependiente a nivel organizativo y presupuestario del Ministerio de Cultura del gobierno ruso, ha otorgado el Premio a la Innovación en Arte Visual al pene de Voyná. Estamos seguros de que los 13.000 euros con los que cuenta la dotación del premio permitirán, aparte de poder devolverle el dinero de la fianza a Banksy si lo estiman conveniente, la realización de futuras acciones similares a las del Puente de Letéini, con cargo a los presupuestos generales del estado ruso, el mismo que tiene bajo vigilancia al colectivo artístico por su “gamberrismo reincidente” y sus “actividades subersivas”.

¿Quizás estamos en el momento perfecto para encargar un concurso público de decoración del asfalto de todos los puentes levadizos de Rusia antes de que Voyná se dedique a que decenas de Penes Cósmicos se vayan izando por doquier?

Archivado en Arte, Rusia
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion