El renacentista Ponte di Rialto en Venecia, al borde del colapso a causa del deterioro y la desidia gubernamental

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Ponte di Rialto en Venecia, que data de mediados del S XVI, se está deteriorando a marchas forzadas y recientemente una columna se desprendió cayendo al vacío. Los artesanos de la ciudad se ofrecen a restaurarlo gratuitamente pero la administración italiana lleva un año sin darles respuesta.

Venecia es una de esas curiosas ciudades como (salvando las distancias) Lisboa o Cádiz, en las que se da la paradoja de ser lugares con una larguísima historia y llenos de monumentos que, a la vez, suponen su propia condena a padecer un eterno descuido por la carencia de recursos económicos con los que salvar tanto patrimonio histórico del deterioro. Son cascos históricos bellísimos, cuajados de los mejores ejemplos de arquitectura de distintas épocas, que tristemente se caracterizan por la eterna capa de suciedad que adorna las fachadas de iglesias, esculturas y palacios.

Ponte di Rialto, por Canaletto

Ponte di Rialto, por Canaletto

El caso de Venecia es, quizás, aún más preocupante ya que a la carencia de medios económicos para el mantenimiento de tamaña herencia arquitectónica, se le une el enorme trasiego de turistas que soporta a lo largo de todas las épocas del año, así como una historia plagada de desbordamiento de sus canales y subida de las mareas que, alguna vez al año, ofrecen la típica postal de la Plaza San Marcos inundada hasta la rodilla. Este tipo de afecciones del medio natural en el que se ubica la ciudad, si bien añaden un grado más de pintoresquismo, suponen un lento deterioro para las edificaciones históricas y, especialmente, para los puentes que une las dos orillas de la multitud de canales que surcan la urbe.

Y es que en Venecia, la pequeña Atlántida italiana, éstos no son meras pasarelas que conectan dos márgenes de una corriente acuática, sino auténticos museos al aire libre, engalanados con estatuas y columnas de mármol a modo de pequeños palacios sobre el agua, que nos remiten a la época de esplendor de esta antaño república de mercaderes. Y no son precisamente pocos, ya que el último censo arquitectónico arroja la nada desdeñable cifra de 354 puentes uniendo un total de 118 islas, que ascienden a 455 si se tiene en cuenta a las vecinas Murano y Burano.

Ponte di Rialto, Venecia

Ponte di Rialto (1591)

A raíz del deterioro sufrido por el ambiente salino de la bahía en la que se ubica Venecia, así como a causa del abandono que vienen sufriendo todos los monumentos, el pasado miércoles 13 de marzo una de las columnas del renacentista Ponte di Rialto del S XVI se precipitó al vacío, cayendo en una zona peatonal próxima al Palazzo Camerlenghi. Este desprendimiento se suma a otras cuatro columnas rotas con anterioridad, además de la rotura de una parte de los balaustres hace un año.

Ponte dei Sospiri, Venecia

Ponte dei Sospiri (1603)

Está claro que el Ponte di Rialto no es el archifamoso Ponte dei Sospiri, universalmente conocido por aparecer en cualquier novela o película de Hollywood que transcurra en Venecia, pero tiene su importancia ya no sólo por sus quinientos años de historia, sino también por ser uno de los tres únicos puentes históricos tendidos sobre el Gran Canal, además de ser el más antiguo (el cuarto es el Puente de la Constitución construído por el español Santiago Calatrava en 2008 y que estuvo envuelto en un gran escándalo tanto por su diseño considerado excesivamente vanguardista como por el temor de que su ingente peso hundiese ambas orillas).

El diseño del Puente de Rialto data de un concurso público que tuvo lugar en 1551 y al que concurrieron importantes artistas de la talla de Palladio, Vignola o el propio Miguel Ángel. Fue construído en 1591 por el ganador, Antonio da Ponte, mediante dos rampas inclinadas que confluyen en un pórtico central. Las cubiertas de ambas rampas escalonadas posibilitaban la instalación de dos hileras de tiendas que financiaban mediante sus impuestos el mantenimiento y conservación del puente (al estilo del Ponte Vecchio y sus joyerías en Florencia). Este diseño fue considerado tan audaz en la época, que el ingeniero veneciano Vicenzo Scamozzi predijo su derrumbamiento en un futuro no muy lejano.

Contradiciendo las predicciones de Scamozzi, el puente ha sobrevivido quinientos años en bastante buena forma, pero perdidos los tenderetes que se venían ubicando bajo su cubierta desde hace décadas, es hora de buscar nuevas fuentes de financiación que frenen su acelerado deterioro ante la escasez de fondos públicos. Es por ello que en un acto de civismo sin precedentes, el Gremio de los trabajadores del mármol y la Patronal de las empresas artesanales venecianas se han unido para ofrecerse al ayuntamiento a restaurar la pasarela, pero los dilatados trámites y plazos de la tan temida burocracia italiana parece que están a punto de dar al traste con el ofrecimiento, que lleva a la espera de autorización para ponerse manos a la obra desde hace un año.

Ponte della Costituzione, Venecia

Ponte della Costituzione (2008)

La pelota está ahora en el tejado de la administración italiana, que será quien tenga que elegir entre si acelera los trámites para que los artesanos puedan intervenir inmediatamente sobre el puente o si, como con tantas y tantas otras obras monumentales italianas, condena al Puente al cumplimiento del derrumbe predicho por el ingeniero Scamozzi. El cruce de acusaciones entre administración y artesanos no se ha hecho esperar, y los segundos amenazan con comenzar la restauración sin la preceptiva licencia ante el silencio burocrático y la negativa a eximírseles del IVA por contravenir la legislación nacional.

Sea como fuere, el Carnaval está servido una vez más en Venecia.

Archivado en Italia, Venecia
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Chabe69 dice:

    Este verano tuve la gran suerte de viajar por Italia, y de poder visitar Venecia, no se si si la mía sera una de las últimas generaciones en disfrutar tan magnifica y engmática ciudad. Me pareció de pena lo que han hecho con el Puente de los Suspiros, cubierto con publicidad de Coca Cola! Estoy de acuerdo con Jon y me parece un tanto penosa la desidia gubernamental ante la conservación de un patrimonio como este. Unico y desde luego irrepetible.

    • Jon Arregi dice:

      Pues sí, la verdad es que es complicado la papeleta de Italia, un país con tantísimo patrimonio arquitectónico y artístico cuyos presupuestos no pueden mantener. Supongo que la solución sería buscar fórmulas de colaboración a nivel de la Unión Europea (al final no es patrimonio italiano sino de todos los europeos) o inventar fórmulas novedosas de patrocinio o colaboración público-privada, pero sin llegar a cubrir el puente de los suspiros con una lona de Coca-Cola! :S

  • […] clásica y sus misterios los harán recorrer tres ciudades repletas de historia y arte: Florencia, Venecia y […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs