RetroJuego: Crash Bandicoot

COMPARTIR 0 TWITTEAR

A mediados de las década de los 90 conocimos a unos de los personaje más carismáticos que ha dado el mundo del videojuego. La aparición de Crash Bandicoot supuso el inicio de un cambio que no tendría vuelta atrás: los clásicos juegos de plataformas se pasaban al 3D.

En 1995 Sony, uno de los fabricantes de electrónica más importantes, entraba en el mercado de los videojuegos por la puerta grande tras una breve e infructuosa relación con Nintendo, la cual quería equipar su consola de 16-bits con una unidad CD Rom.

Por aquel entonces, la PlayStation de Sony se presentaba como una consola tecnológicamente a la vanguardia. Sin embargo, anteriormente otras compañías con máquinas con especificaciones superiores a los sistemas establecidos habían fracasado en su intención de acercase a las dos grades dominadoras del momento, Sega y Nintendo.

El resto de la historia no hace falta que os la cuente: PlayStation se convirtió en el sistema referencia de su generación. Este éxito no se debió únicamente al hardware de su consola, sino a un gran catálogo en el que no faltó un género por cubrir. En este sentido, Sony consiguió llevar los videojuegos a un público adulto que, antes de la llegada de “la gris”, los había considerado como algo propio de niños.

A pesar de este novedoso “carácter adulto” de la consola, mi primeros recuerdos de PlayStation, en casa de un primo que la tuvo antes que yo, están asociados a un marsupial algo bobalicón llamado Crash Bandicoot. Para entender la dimensión que alcanzó este personaje, en asociación con la consola de Sony, sólo basta una frase: Aunque no fuera (al menos al principio) de forma oficial, Crash Bandicoot llegó a ser para PlayStation lo que Sonic para Sega y Mario para Nintendo, así de sencillo.

He elegido analizar el primer título de la saga no por ser el mejor de los tres, pues sus dos secuelas son superiores al original en multitud de aspectos, sino por tratarse del juego que marcó el camino a seguir, tanto a su propia franquicia como en el paso de los plataformas tradicionales a las tres dimensiones. Sé que hubo dos juegos más en el catalogo de PlayStation, que no eran títulos de plataformas, que llevaban el nombre de Crash: Crash Team Racing (juego de carreras al estilo Mario Kart) y Crash Bash (título de minijuegos y habilidad). Sin embargo, aún siendo de mis favoritos, he de admitir que fueron el resultado de querer diversificar una franquicia que, desde que fue abandonada por Naughty Dog ha perdido gran parte de su encanto.

El juego

Crash Bandicoot es un juego de plataformas desarrollado por Naughty Dog y lanzado, en exclusiva para PlayStation, en el año 1996. En muy poco tiempo se convirtió en un icono de la consola y un título indispensable dentro de su catálogo.

Durante el juego manejaremos a Crash, un RetroJuego: Crash Bandicoot marsupial mutado por el doctor Neo Cortex, que deberá salvar al mundo de éste último y rescatar a Tawna, otro bandicoot hembra mutado. Para conseguir nuestro objetivo deberemos superar 32 niveles (si contamos las pantallas con enemigos finales como tales), repartidos en tres islas diferentes. A lo largo de la aventura atravesaremos multitud de escenarios, todos con un un diseño sorprendentemente cuidado. Para superarlos con éxito deberemos medir cada salto al milímetro, al tiempo que tratamos de esquivar la gran cantidad de enemigos que nos encontraremos.

Para completar una fase al 100%, aunque no sea un requisito indispensable para terminar la historia, deberemos conseguir la gema que hay escondida en cada una de ellas. La única forma de lograrlo es destruir todas las cajas de madera del nivel. A pesar de parecer, a priori, una tarea sencilla os puedo asegurar que no lo es. Algunas de las cajas, sobre todo con el juego ya avanzado, están escondidas concienzudamente. De todos modos, siempre tendremos la posibilidad de repetir una pantalla si no hemos conseguido encontrarlas todas.

Podremos recoger diferentes tipos de items en el transcurso de los niveles:

  • Frutas Wumpa: Son como manzanas multicolor. Pueden encontrarse dentro y fuera de las cajas. Al recoger 100 se obtiene una vida.
  • Máscaras de Uka Uka: Cuando recojamos una de ellas tendremos inmunidad para un golpe asestado por un enemigo o trampa, dos si recogemos dos y, cuando recogemos tres de ellas, tenemos unos 30 segundos inmunidad total.
  • Cara de Crash: Nos da una vida extra.
  • Cara de Tawna: Si recoges las 3 que hay escondidas en cada nivel tendrás acceso a una fase bonus.

Gráficamente es un juego vistoso, con un diseño de personajes que recuerda a los dibujos animados. Esto es así tanto en los protagonistas principales como en los, muchos, distintos tipos de enemigos.

Los controles son precisos y sencillos. Manejaremos el movimiento del personaje usando la cruceta digital, mientras que tan sólo usaremos dos botones de acción (la equis para saltar y el cuadrado para girar al más puro estilo de “Taz, el Diablo de Tasmanía”).

A todo esto se une un humor muy característico y grandes dosis de originalidad en el desarrollo de los niveles, convirtiéndolo en un juego redondo.

Conclusión

Crash Bandicoot es un juego imprescindible en cualquier juegoteca, difícil de completar pero adictivo hasta el final. A pesar de la manifiesta dificultad que exige para ser completado, tiene una curva de aprendizaje bastante equilibrada, exigiendo mayor destreza a medida que avanza la historia.

¿Cómo puedo jugarlo?

Si tras leer esto te mueres de ganas de jugarlo, y no sabes cómo, yo te doy la respuesta:

  • Con el CD original usando una PlayStation o una PlayStation 2. Al ser un juego muy vendido, es bastante fácil encontrarlo de segunda mano en multitud de lugares. En ebay puede verse desde unos 10-15 €, si el juego está usado, hasta por 25-30 €, si está en un perfecto estado o nuevo.
  • Podéis encontrarlo como descarga digital, a través de PlayStation Network, para PlayStation 3 y PSP a un precio de 4.99 €.
  • Utilizando el nuevo Xperia Play de Sony Ericsson, en el cual se encuentra entre los juegos preinstalados.
  • Utilizando cualquiera de los emuladores de PlayStation existentes para las diferentes plataformas, los cuales no deberías usar si no dispones de una copia original del juego.
Archivado en Mario, Naughty Dog, PlayStation, PlayStation 2, PlayStation 3, PlayStation Network, PSN, PSP, Sonic, Sony Ericsson Xperia Play, Videojuegos, Xperia
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion