El fantástico mundo de Roald Dahl (y III): Charlie y la fábrica de chocolate

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Continuando con la serie dedicada a los cuentos infantiles de Roald Dahl presentamos Charlie y la fábrica de chocolate: la más cinematográfica, referenciada y parodiada de las obras del escritor británico. Todo un derroche de imaginación, ternura y humor negro.

Si tuviéramos que destacar un personaje que defina a Roald Dahl como escritor ese sería, casi con total seguridad Willy Wonka. Este excéntrico hombre, mitad empresario mitad científico loco, representa como nadie ese universo fantástico y con situaciones inesperadas y sorprendentes creado por el escritor británico.

Charlie y la fábrica de chocolate no es un cuento al uso para niños, pero a los niños les encanta por su enorme originalidad, su ocasional crueldad y, posiblemente, por la mágica fábrica de chocolate.

A diferencia de lo que ocurría en La maravillosa medicina de Jorge o Matilda, en esta ocasión Dahl no trata de transmitir el mensaje de que los niños no son estúpidos, sino uno mucho más común: la importancia de portarse bien (probablemente porque su escritura coincida con la época en que sus hijos estaban llegando a la adolescencia).

charlie y la fabrica de chocolate pelicula tim burton

Fotograma de Charlie y la fábrica de chocolate, fuente:http://www.forodefotos.com

La historia gira en torno a un grupo de chicos malcriados que visita la fábrica de chocolate y, a través de una serie de originales castigos, Willy Wonka va poniendo a cada uno en su lugar, haciéndoles ver lo que es erróneo en su conducta. De esta crítica hacia la mala educación no se libran los padres, de cuya actitud Wonka hace directos responsables del comportamiento de sus hijos y, en cierta medida, el castigo a los niños es también un castigo a los padres.

En oposición a los niños malcriados y caprichosos, Dahl hace emerger la figura de Charlie, un niño pobre todo bondad y abnegación, y toda la crueldad que el autor arroja sobre los chicos maleducados se transforma en ternura y comprensión hacia Charlie.

Para terminar de completar el universo del cuento, Dahl introduce la figura de los Oompa-Loompas, unos diminutos trabajadores capaces de fabricar el mejor chocolate del mundo y de componer las más crueles canciones sobre los feos vicios infantiles.

El libro cuenta con dos adaptaciones cinematográficas: Un mundo de fantasía (1971) de Mel Stuart, con guión del propio Roald Dahl y Charlie y la fábrica de chocolate (2005) de Tim Burton, con Johnny Depp como Willy Wonka, un papel que el histriónico actor norteamericano borda y que parece haber sido escrito para él. Además, existen numerosas referencias en cine y televisión a este libro, destacando el capítulo de Futurama y la fábrica de Slurm y el de Padre de Familia y la fábrica de cerveza.

Como suele suceder con los libros de Roald Dahl, si empezáis a leerlo no podréis parar hasta terminarlo. Espero que lo disfrutéis.

El fantástico mundo de Roald Dahl (I): La maravillosa medicina de JorgeEl fantástico mundo de Roald Dahl (II): Matilda – El fantástico mundo de Roald Dahl (y III): Charlie y la fábrica de chocolate

Archivado en Literatura, Matilda, Roald Dahl, Willy Wonka
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion