¿Por qué Nikon no usa el estabilizador en el sensor?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Sony es una de las marcas que integra el estabilizador de imagen de sus réflex en el sensor en vez de la óptica. Eso les permite que ópticas más antiguas disfruten de sus ventajas. Sin embargo, Nikon nos demuestra por qué es mejor montar el estabilizador de imagen directamente en la óptica.

Uno de los grandes aliados en la fotografía moderna es el estabilizador de imagen. Este mecanismo nos permite tomar fotos a pulso con velocidades menores, evitando una fotografía final trepidada. Este sistema se encarga básicamente de contrarrestar los movimientos de nuestro pulso.

¿Por qué Nikon no usa el estabilizador en el sensor?

Sony implantó el estabilizador en el cuerpo de la cámara, alegando que así cualquier objetivo por viejo que fuera disfrutaría de esta función. Además, el precio final de la óptica se ve reducido al no tener que implantar el sistema de estabilización.

Nikon y Canon, al contrario que Sony, han preferido desde siempre alojar el mecanismo de estabilización dentro de cada óptica, consiguiendo un objetivo final más caro. A pesar de todo, Nikon ha publicado en su web una página en la que explican las bondades de implantar la estabilización directamente en la óptica en vez de hacerlo en el cuerpo de la cámara.

  1. Imagen ya estabilizada en el visor. Al entrar en funcionamiento la estabilización en los cristales del objetivo, en el visor réflex ya vemos lo que tenemos a nuestro alrededor sin vibraciones; así será más sencillo el encuadre.

  2. Cada objetivo está calibrado perfectamente. Una de las mayores ventajas de que la estabilización se encuentre en el objetivo es que el fabricante puede optimizar mucho mejor el sistema, y su eficacia aumenta enormemente. Si está en el cuerpo, es mucho más genérico.

  3. El sensor de AF y exposición funcionan mejor. Volvemos al primer punto, que la imagen llegue a todas las partes de la cámara ya estabilizada ayuda mucho a la electrónica a tomar decisiones. Por ello el enfoque y la exposición automáticos mejoran.

  4. Los patrones de trepidación no son los mismos para todas las lentes. Queda claro que no es lo mismo estabilizar un objetivo a 50mm que hacerlo a 300mm. A mayor distancia focal, las pequeñas vibraciones de nuestro pulso se multiplican. Es por ello que una lente con un estabilizador especialmente diseñado para ella, será capaz de paliar mucho mejor los movimientos.

Y ahora, ¿ha cambiado tu opinión respecto a los sistemas de estabilización?

Archivado en Nikon, Sensor, Sony
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion