¡Más madera! ¡Traed más madera!

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Estamos aprovechando los recursos energéticos de que disponemos o conducimos al planeta a un lento e inevitable agotamiento? ¿Podemos ir más allá o hemos alcanzado el límite de mejora?

Los recientes acontecimientos en el norte de África que han hecho correr el miedo a un desabastecimiento de petróleo (con el consiguiente encarecimiento de esta materia prima) y la crisis nuclear desatada en Japón tras el terrible terremoto del 11 de marzo debieran conducirnos a un debate global sobre fuentes de energía: ¿estamos realmente aprovechando los recursos energéticos de que disponemos o conducimos al planeta a un lento e inevitable agotamiento?

Lejos de entrar en la polémica sobre si nuestra actitud es más o menos ética para con las generaciones venideras y, a pesar del más que evidente despilfarro energético de los países “avanzados”, lo cierto es que apenas conseguimos aprovechar una parte de la energía del planeta y nos encontramos muy lejos de ser una civilización energéticamente avanzada.

Andrómeda

En 1964 el astrofísico ruso Nicolái Kardashov propuso un método para medir el grado de evolución tecnológica de una civilización, conocido como la Escala de Kardashov. Según esta escala, las civilizaciones podrían dividirse en tres tipos:

  • Tipo I (planetaria): es una civilización capaz de aprovechar toda la potencia disponible en un único planeta (del orden de 10^16 W).
  • Tipo II (estelar): es una civilización capaz de aprovechar toda la potencia disponible en una única estrella (del orden de 10^26 W). Una civilización capaz de llegar a este nivel tecnológico habrá alcanzado una invulnerabilidad total a los desastres naturales, pues tendrá la capacidad de moverse entre planetas y establecerse en cualquier otro diferente a su planeta de origen.
  • Tipo III (galáctica): es una civilización capaz de aprovechar toda la potencia disponible en una galaxia (del orden de 10^37 W). Este tipo de civilización hipotética habrá alcanzado un conocimiento prácticamente absoluto sobre el universo y su manipulación.

La civilización humana se encuentra a día de hoy bastante por debajo del Tipo I (se estima que en torno a 0,72) y con el modelo de crecimiento actual (tan basado en el petróleo) parece difícil ir mucho más allá, ya que su cantidad es finita y cada día queda un poco menos que el anterior. La solución propuesta por gran cantidad de expertos para aprovechar toda esa energía procedente del sol es la mejora y desarrollo de las técnicas de aprovechamiento eólico y maremotriz.

Aquí es donde radica la parte fundamental del debate: el actual sistema (petróleo) es insostenible y el nuevo (energías renovables) es todavía caro e insuficiente, lo cual hace que mientras el consumo sigue creciendo día a día la capacidad para generar más energía se estanque, pudiendo llegar un día en que el sistema colapse y nuestra vida cambie de manera inmediata y radical.

El potencial para la mejora existe, pero son necesarios voluntad y esfuerzo para alcanzarlo, porque si no conseguimos llegar a ser una civilización Tipo II irremediablemente nos extinguiremos como raza. Como los dinosaurios, pero con iPad.

Archivado en Energía, Evolución
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • No me atrevería a decir que la capacidad de generación de las renovables sea insuficiente. Más bien que nuestra sociedad nunca sabe donde poner los límites a su insaciable deseo de tener más.

    • Miguel Montero dice:

      Creo que no he expresado correctamente lo que quería decir… mi opinión es, que con el nivel de desarrollo tecnológico actual, el peso de las energías renovables en el conjunto de la energía total consumida debería ser mayor de lo que es, pues en algún momento las renovables debieran llegar a proporcionarnos el 100% de la energía que consumamos.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion