El futuro de la televisión 3D

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Parece que a día de hoy las siglas “3D” están en boca de todos. Pero, cuando una tecnología tiene un éxito repentino, hay que plantearse si estamos ante una moda pasajera o un avance que llega para quedarse.

Cuando la fiebre del 3D estereoscópico llegó, yo hice una apuesta personal: no tendría éxito si no se eliminaba la necesidad de usar gafas. Taquillazos como Avatar demostraron que mi predicción estaba equivocada, pero aun así pienso que la aceptación de las tres dimensiones en las salas de cines no va a trasladarse a nuestros hogares.

El futuro de la televisión 3D

Es incómodo, pero aceptable, ponerse una gafas para ver una película en el cine. Estamos hablando de unas dos horas de duración y de que es algo que, como mucho, se hace una vez a la semana. Pero cuando estemos a diario en nuestra casa, sentados toda la tarde viendo la televisión, haciendo puntualmente otras tareas que implican apartar la vista de la pantalla… ¿nos van a parecer las gafas igualmente una buena idea?

Yo creo que no. Y muchos consumidores opinan igual, a la vista de las declaraciones de Toshiba. A lo largo de la breve historia de los gadgets, siempre se ha impuesto lo natural y lo cómodo. El paso del stylus al dedo en los smartphones, la adopción de la interfaces gráficas frente a las consolas de comandos, la migración de las soluciones con cable a las inalámbricas… No es lógico seguir usando gafas a largo plazo. Son incómodas, especialmente para los que ya las necesitamos por problemas ópticos. Además, su precio es elevado, sobre todo si tenemos cuatro o cinco miembros en la familia a los que equipar. Por no hablar de su dudosa estética: es imposible que con uno de estos accesorios en la cara no nos sintamos un poco estúpidos.

El futuro de la televisión 3D

Por lo tanto, si hay un futuro para el 3D, es sin gafas. Todos sabemos de la apuesta de Nintendo por esta tendencia. Pero adaptar la tecnología a una pantalla de 40 pulgadas para nuestro salón no va a ser sencillo. Por suerte, los fabricantes de televisiones ya están trabajando en permitirnos disfrutar del efecto estereoscópico a simple vista. Sin ir más lejos, hace poco hemos oído hablar de un prototipo de Samsung previsto para dentro de tres años, pero que por ahora está verde. No es la única empresa que trabaja en este campo. Incluso tenemos modelos ya a la venta, pero que están muy lejos de ser productos de masas. Y es que las Toshiba Regza sin gafas tienen unos precios muy elevados, unas diagonales de pantalla ridículas y unas características generales pobres.

No parece que el 3D sin gafas vaya a imponerse a corto plazo, pero al menos en el mundo de la electrónica de consumo ya hay conciencia de que es un campo al que se deben dedicar esfuerzos. Quizá ni siquiera la posibilidad de apreciar el efecto estereoscópico sin ningún accesorio pueda evitar que esta moda se termine. O es posible que el 3D quede relegado a los videojuegos, donde parece que se puede sacar mucho partido. En cualquier caso, si nos quedamos atados a las gafas, este tipo de televisores no va a tener futuro.

Archivado en 3D, Televisión 3D
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion