Frederick H. Evans, el fotógrafo de catedrales

Frederick H. Evans, el fotógrafo de catedrales

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Frederick H. Evans es un fotógrafo que empezó a trabajar a finales del XIX. Es muy conocido por sus fotografías de los interiores de las más importantes catedrales góticas de Inglaterra. Su particular visión es inspiradora para el aficionado de hoy.

La historia de la fotografía en el siglo s.XIX es apasionante. Está lleno de figuras que abrieron vías para este arte. En general es más desconocida que la del s.XX posiblemente porque no está tan cerca a nosotros en el tiempo ni a nuestros gustos. El s.XIX es distinto y lejano. Tiene la gracia de la inmadurez, de esos primeros pasos con el descubrimiento de una nueva tecnología y de una nueva forma de expresarse.

Hoy os vamos a hablar de un fotógrafo británico que está a caballo entre ambos siglos y que fue contemporáneo de las vanguardias históricas; su nombre es Frederick Henry Evans (1853-1945). Primero fue banquero, luego librero y finalmente fotógrafo profesional. Perteneció a la asociación británica The Linked Ring y colaboró en la importantísima revista Camera Work de Alfred Stieglitz. Este fotógrafo norteamericano y su revista fueron todo un referente a la hora de dar una visión más madura de la fotografía con la que se pretendía defender su valor e independencia artística.

Frederick H. Evans durante los años 90 del s.XIX y principios del s.XX se dedicó a hacer fotos de catedrales inglesas y también trabajó en otros templos en Francia. Evans se consideró perteneciente al grupo de fotografía directa (sin retoques, natural y espontánea), que se oponían al pictorialismo decimonónico que tenía una postura ideológica enormemente conservadora. El baluarte de esta corriente fotográfica fue Alfred Stieglitz del que os acabamos de hablar. Aunque sobre la fotografía de Evans habría que discutir si realmente pertenecía a la fotografía directa o si era un pictorialista.

Evans aunque hizo diferentes trabajos, desde retratos hasta fotografías con microscopio; hoy nos centraremos en sus fotografías de arquitectura que precisamente es lo más conocido del autor. La fotografía que acompaña la entrada es A Sea of Steps y fue tomada en 1903 en la catedral de Wells. En ella podemos ver una de las característica de la fotografía de Evans en el gusto por los efectos perspectívicos y de profundidad. La técnica usada, el papel al platino, le permitía una gradación de luces muy sutiles que conseguía ese efecto de profundidad que él buscaba y unos matices poéticos. En esta ocasión está resaltado por los escalones irregulares que suben y se bifrucan. Además el arco apuntado de arriba, enmarca otros dos arcos que no deja de ser otro recurso para resaltar la sucesión de espacios.

En estas fotografías de arquitectura se centra en los detalles de interiores, a los que consiguen dotar de una profundidad que casi podríamos considerar mágica. Su objetivo es capaz de captar la atmósfera, el ambiente del templo y hasta su espiritualidad. Nos transporta a un interior donde se paladea la antigüedad. Tampoco hay que olvidar el carácter divulgativo que tiene esta “serie” de fotografías. Una forma de dar a conocer una arquitectura que había pasado siglos despreciada pero que afortunadamente llevaba un lustro mejor considera.

En cuanto a la técnica usaba papel al platino sin intervenciones, cuando se dejó de fabricar el soporte después de la Primera Guerra Mundial, dejó la fotografía. Algo que nos puede chocar hoy en día pero creo que hay que interpretarlo como coherencia a su idea de fotografía, la cual no cambió para bien o para mal. Aunque si preferís, podemos pensar que era un viejo cabezón incapaz de adaptarse a nuevas formas de hacer fotografía.

Evans era un fotógrafo que estaba entre la modernidad y la tradición. A ojos de un espectador actual posiblemente más lo segundo que lo primero, no obstante los aficionados a la fotografía podemos extraer importantes lecciones para cuando nos toca a nosotros hacer fotos en los interiores de cualquier iglesia. Os dejamos con la galería de fotos de Evans. La catedral de York y Lincoln no podían faltar a la cita.

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs