Google Translate cierra su API

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Google cerrará el acceso externo a su traductor a partir del próximo mes de diciembre, dejando inservibles miles de aplicaciones y webs que hacían uso del servicio.

Google ha declarado que cerrará la API de su servicio Google Translate a partir del próximo 1 de diciembre. El siguiente comunicado, que aparece en la página oficial para desarrolladores, explica los motivos:

La API de Google Translate ha sido cesada de forma oficial desde el 26 de Marzo de 2011. Debido a los sustanciales gastos enconómicos causados por el enorme abuso, el número de peticiones que se podrán realizar por día serán limitados y la API cerrada completamente el 1 de Diciempre de 2011. Para traducciones de webs rogamos encarecidamente que se utilice el Google Translate Web Elements.



No cabe duda de que la tecnología de traducción de Translate es uno de los servicios más utilizados por aplicaciones externas a Google. Sin embargo, la noticia no deja de ser sorprendente y alarmante, ya que la mayor parte de las APIs que se usan actualmente pertenecen a la compañía.

¿Qué es una API?

Una API es una aplicación que tiene la posibilidad de ser ejecutada vía Internet para cumplir alguna función concreta. Facilita mucho la tarea a los programadores, Google Translate cierra su API simplificando mucho el trabajo, al permitirles aprovechar el funcionamiento de un servicio común a sus programas o aplicaciones. En este caso concreto, Google permitía acceder a su servicio de traducción de forma libre y sin coste alguno.

¿Cuáles serán las consecuencias?

De este modo, Google cierra el grifo a multitud de programas de traducción rápida para Windows o MacOs y más de 600 aplicaciones del Market de Android, que quedarán inservibles.

Lo cierto es que esto perjudica tanto a los programadores y compañías, que verán que su trabajo ya no es válido, como a los propios usuarios de los programas afectados.

Primeras reacciones

La noticia ha pillado por sorpresa a la comunidad, pero ya hay voces que se alzan en contra de la medida. Los programadores alegan que hacen uso de un recurso que se ofrecía de manera libre y al que, en ningún momento, se puso restricciones. Además, les parece injustificado el argumento del coste ya que el uso externo de Translate, al igual que el de Maps u otros servicios web de google, apenas consume ancho de banda en la infraestructura del gigante estadounidense

Igualmente, critican que la decisión se haya tomado de forma unilateral sin contar con la opinión de aquellos que, a fin de cuentas, han ayudado a convertir el servicio en el más popular traductor de la red.

Conclusiones

Cosas como éstas nos recuerdan que hay ciertas compañías que son propietarias de tecnologías que usamos a diario de forma gratuita y que, en cualquier momento, pueden dejar de ser de dominio público.

La verdad es que, desde fuera, este caso parece una pataleta de Google por no sacar beneficio económico a algo que es suyo y que terceros han estado usando para lucrarse. Veremos si hay rectificación por parte de Google o, por el contrario, esto sienta un precedente y más servicios de la compañía pasan a ser de uso privativo.

Archivado en Android, Android Market, Google, Google Maps
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion