Neurociencia e ilusionismo: el conejo no estaba en la chistera

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Todos conocemos el popular dicho “si no lo veo, no lo creo” pero, ¿realmente debemos creer todo lo que vemos?. Mano a mano, magos y expertos en neurociencia cognitiva han explicado recientemente como nuestro cerebro puede caer en las redes de la ilusión, con un simple “abracadabra”.

¿Os imagináis a un mago intentando “colarle” un truco a un experto en neurociencia? Sucedió en la Illa de San Simón, durante las jornadas Neuromagic 2011: Los engaños de la mente. Ilusionistas y neurocientíficos debatieron sobre los mecanismos cerebrales de captación de la atención… y sobre como estos pueden ser burlados.

¿Realmente ha ocurrido?

En alguna ocasión, todos nos hemos quedado con la boca completamente abierta tras haber sido testigos de algún truco sorprendente. Como comenta Luis Piedrahíta en el vídeo, que hemos visto en La Información, nos hemos preguntado anonadados. “Esto que acabo de ver… ¿ha pasado?”.

A pesar de que el ser humano es capaz de alcanzar metas inimaginables gracias a su capacidad intelectual, nuestro cerebro también tiene sus limitaciones. Susana Martínez-Conde, neurocientífica, codirectora del Barrow Tecnological Institute de Phoenix y coordinadora de esta iniciativa, señala: “Tenemos una capacidad neuronal limitada. Nuestro cerebro debe tomar atajos e interpretar la realidad resaltando algunos aspectos y desestimando otros”.

Nuestra percepción se equivoca

Magic door

Imagen: http://www.flickr.com/people/generated/

En realidad, nos vemos obligados a filtrar la información que recibimos. “De lo contrario nos veríamos abrumados por un exceso de información”, explica Anthony Barnhart, experto en psicología de la ilusión. Mago y neurocientífico, Barnhart incide también en la escasa fiabilidad que nos ofrece nuestra percepción. Como es sabido, una de las técnicas más usadas por cualquier mago es la manipulación de la atención. Ya sea mediante un chiste, una pregunta o un movimiento en la dirección adecuada, conseguirá distraernos para ejecutar con éxito su truco.

Éxitos y aplicaciones

En opinión de Susana Martínez-Conde, la interacción entre científicos y profesionales del ilusionismo resulta de enorme ayuda para ampliar nuestro conocimiento sobre los mecanismos de la atención. En un futuro no muy lejano, los avances en este terreno podría mejorar el tratamiento de trastornos de aprendizaje o procesos de deterioro cognitivo provocados por enfermedades como el Alzheimer.

Neuromagic 2001 bajó el telón el pasado 6 de mayo con un éxito de partida: La formalización de diez acuerdos internacionales para abrir nuevas líneas de investigación que utilizarán la magia como herramienta para el estudio del cerebro. ¿Por qué no?… quizás ciencia e ilusionismo puedan responder a una de las grandes preguntas de la ciencia: ¿Cómo se originan la consciencia y la cognición?

Enlaces | Illa de San Simón

Archivado en Neurociencia
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion