La muerte en Venecia, de Thomas Mann

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La muerte en Venecia es una novela corta publicada por el escritor alemán Thomas Mann en 1912 que encierra un simbolismo tan complejo que admite casi cualquier interpretación. Una auténtica obra maestra de la literatura de principios del siglo XX.

Cuando uno se enfrenta a una novela de tan complejo simbolismo como es La muerte en Venecia puede hacer cualquier tipo de interpretación sin miedo a errar.

Esta novela corta de Thomas Mann (galardonado con el premio Nóbel de literatura en 1929) es atípica tanto por su acción (prácticamente inexistente) como por sus personajes, pues apenas dos de ellos se encuentran debidamente caracterizados y, prácticamente toda la acción afecta únicamente a uno de ellos.

Thomas Mann

Thomas Mann en 1937, fuente:http://www.wikipedia.org

Narra la historia de un escritor de reconocido prestigio llamado Gustav von Aschenbach que decide pasar unas vacaciones en Venecia buscando la inspiración perdida. En el hotel conoce a un adolescente polaco dotado de una belleza extraordinaria que termina por ser objeto de adoración del escritor.

Una vez producido el encuentro, la novela fluye en la cabeza de Gustav, describiendo de manera precisa y minuciosa todo el proceso psicológico que lo lleva a amar en secreto al joven Tadzio, a idolatrarlo y justificar su propio comportamiento.

Podríamos considerar a la ciudad de Venecia como el tercer personaje relevante de la historia, representando por un lado la belleza y la alegría y por otro la putrefacción y la depravación: una mezcla entre el cándido Tadzio y los pensamientos que Gustav trata de maquillar y apartar de su mente.

De manera paralela a la acción en la cabeza del protagonista surge todo un entramado de mentiras, engaños y artificios por parte de las autoridades venecianas, a fin de ocultar la peste que asola la ciudad y que a la postre, acabará por hacer cierto el título de la novela. Como ocurre en Crónica de una muerte anunciada, Mann no alardea: al final alguien muere.

Una obra compleja y poliédrica que requiere reposo, muy recomendable como herramienta de reflexión. Os adjunto una reflexión extraída de la novela para que comprobéis vosotros mismos el calado y la belleza de la obra de Mann:

Reposar en la perfección es el anhelo de todo el que se esfuerza por alcanzar lo sublime; y ¿no es acaso la nada una forma de perfección?

Archivado en Literatura, Novela, Venecia
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • CastroAbuin dice:

    Es curiosa la gestación de esta novela y su viaje de ida y vuelta.  Mann se inspira en la figura de Gustav Mahler para crear a Gustav von Aschenbach. Mahler, que dirige la Ópera Imperial de Viena de 1897 a 1907, tiene a Klaus Pringsheim como répétiteur, a sus órdenes directas, desde 1906. Además de la profesional, se traba una magnifica amistad entre los dos. Los testimonios escritos de Prinsgheim atestiguan la gran admiración que sentía por Mahler. Katia, la hermana de Pringsheim, se había casado en 1905 con, adivinen quién, … Thomas Mann. Es evidente que Mann conocía la admiración de su cuñado por Mahler. Mann y Mahler se conocen en septiembre de 1910 en Múnich, en el estreno de la Octava Sinfonía de Mahler, un evento al que Mann acude instigado por su cuñado. Más adelante contará Katia que Mann le confesó ese día que ‘Mahler es la primera persona que conozco que me da la impresión de ser un gran hombre’. A partir de ahí, es manifiesta la admiración de Mann por Mahler . Cuando Mahler regresa a Europa en 1911, ya moribundo, Mann está Venecia y sigue las noticias de la evolución de su enfermedad desde allí. La muerte de Mahler lo encuentra en Pula (Croacia), frente a la costa veneciana. Todos estos factores crean a Gustav von Achenbach (Mahler), escritor en vez de compositor.  El viaje de vuelta lo hace Visconti en 1971 en Morte a Venezia. Achenbach vuelve a ser compositor en vez de escritor. En cualquier caso, magnificas novela y película.

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuando uno se enfrenta a una novela de tan complejo simbolismo como es La muerte en Venecia puede hacer cualquier tipo de interpretación sin miedo a errar. Esta novela corta de Thomas Mann (galardonado con el premio Nóbel de …..

  • […] Davis se ha atrevido a “criminalizar” personajes de autores tan conocidos como John Steinbeck, Thomas Mann, Patricia Highsmith o Gustave Flaubert, aportándonos una visión de sus rostros que difícilmente […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion