La necesidad de actualizar a IPv6

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Ante la inminente ocupación de todas las direcciones que ofrece IPv4, nos vemos en la necesidad de cambiarnos a un nuevo protocolo de red que permita disponer de suficientes direcciones fijas para las necesidades de hoy en día. Este protocolo IPv6 cuenta con mejoras de rendimiento y seguridad, además de augurar un número bastante alto de direcciones.

Con todos los cambios que se producen en el mundo de la tecnología, y con el proceso continuo de informatización de cualquier aparato cotidiano se está llegando a un problema, y es que se han agotado las direcciones IP únicas… Es decir, se están agotando las “matrículas” de nuestros dispositivos. Y por eso es necesario implementar el protocolo IPv6 que estará operativo al 100% este verano. (Aunque muchos Sistemas Operativos ya los permiten utilizar).

Para explicar la necesidad del protocolo IPv6 quizás sea más conveniente primero explicar sus orígenes, y es que este nace por el crecimiento inesperado de internet desde finales de los 80’s, dónde se vio necesario el almacenaje de direcciones fijas. Pero es que a mediados de los 90’s comenzó el problema del agotamiento progresivo de estas direcciones como consecuencia de la aparición de dispositivos móviles, algunas conexiones permanentes o por el uso ineficiente de algunas organizaciones. Así que desde el IETF ya se comenzó a investigar una nueva tecnología que permitiese un nuevo concepto de red, llegando así (previo paso por el IPng) a IPv6. Mientras el protocolo actual de internet IPv4 solo posibilita unas 4.294.967.296 (232) direcciones de red diferentes, el nuevo protocolo a implementar, IPv6, admite más de 340 sextillones (2128) direcciones únicas. Siendo más que suficiente de aquí a muchos años.

Cabeceras IPv4 e IPv6

Es, a efectos de red, tan rentable y compatible con los actuales sistemas que apenas habría que hacer alguna ligera modificación o ninguna para adaptar los servicios actuales (Salvo algunos concretos como los FTP). Y es por ello que gobiernos como el Chino llevan desde 2005 utilizándolo como único protocolo y otros como el de Estados Unidos mandó actualizarse a finales de 2008. Este protocolo cuenta con grandes características como que mientras una subred en IPv4 está bastante limitada, en IPv6 podríamos contar con subredes de hasta 264 direcciones (es decir, el cuadrado del máximo total de direcciones IPv4 al completo). Además, IPv6 incluye otra serie de mejoras obligatorias que en IPv4 son actualmente opcionales, como son el Multicast, el IPsec o los Jumbogramas. Y con las nuevas cabeceras simplificadas de red (Omitiendo el protocolo, el checksum y el TTL) se puede evitar la fragmentación, siendo también un protocolo más flexible a la hora de introducir nuevas opciones en el futuro, e incluso podría llegar a transformarse direcciones IPv4 al formato IPv6, haciéndolas así compatibles. (Aunque esta medida no se está llevando a la práctica ante la falta de necesidad de reutilizar direcciones TCP/IP)

El cambio de protocolo sería totalmente gratuito e invisible para los usuarios de a pie, y no deberíamos tener ningún problema de incompatibilidad. Aun así, algunos portales como Google nos permiten realizar una prueba para comprobar si nuestro navegador y SO están preparados para el salto de protocolo. Aunque ahora sea únicamente opcional no cabe duda que en un futuro más que cercano la implementación de este nuevo sistema de autentificación de red será obligatorio en nuestro país. Y más en un mundo en el que cada persona física necesitaría de unas 10 direcciones fijas: Ordenador del trabajo, ordenador personal, portátil, móvil, televisión, reproductor de audio, e-Book, coche, y todo aquel dispositivo que en un futuro próximo requiera de una conexión a internet propia, porque tal y como avanza la domótica no es de extrañar que en breves veamos lavadoras que se activan desde el trabajo o poder encender la calefacción desde nuestro teléfono móvil antes de llegar a casa para encontrárnosla confortable después de una ola de frío siberiano.

Archivado en Domótica, Internet y redes sociales, Sistemas operativos, Software
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion