¿Qué son las tormentas solares?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Es habitual que cada poco tiempo aparezcan en los medios de comunicación noticias sobre una tormenta solar que se aproxima a la Tierra. Es menos habitual que se explique en qué consisten y cómo o por qué se producen estas “tormentas”. Intentaremos explicar este fenómeno de un modo sencillo.

Las tormentas solares se componen de radiación y viento solar y se producen a consecuencia de la propia actividad de la estrella. En determinados períodos, la actividad de fusión en el Sol es más intensa y puede llegar a provocar enormes eyecciones de masa coronaria.

Estas eyecciones son una expulsión de materia y radiación. La materia se compone básicamente de electrones y protones, aunque también puede llegar a ser átomos completos de elementos como helio, oxígeno e, incluso, hierro.

Toda la materia y energía expulsada viaja a enorme velocidad por el espacio (cubriendo la distancia entre la Tierra y el Sol en un tiempo comprendido entre 40 y 60 horas) y al llegar a la Tierra es desviada por el campo magnético, resultando de esta manera inofensiva para la vida y dando lugar a las espectaculares auroras boreales.

erupcion solar tormenta solar

El porqué de esta sobreactividad solar en determinados períodos no está del todo clara. Aún así, investigaciones recientes apuntan a que el motivo puede ser la reconexión magnética, es decir, un reordenamiento en las líneas de campo magnético del Sol.

Como ya se ha dicho, el campo magnético de la Tierra se encarga de desviar esta ingente cantidad de materia y energía haciendo el planeta habitable. No obstante, tormentas de una intensidad elevada pueden ocasionar graves problemas en satélites y comunicaciones a nivel global.

La tormenta solar más importante de la que se tiene constancia se produjo en 1859. El pulso electromagnético que alcanzó la Tierra fue de tal magnitud que inutilizó las líneas de telégrafo de Europa y Norteamérica y las auroras boreales llegaron a ser visibles en Cuba. A este fenómeno se le llamó efecto Carrington en honor al astrónomo inglés que observó por vez primera una erupción solar.

Es probable que antes o después vuelva a producirse una fulguración equivalente a la de 1859, por lo que científicos e ingenieros de todo el mundo se afanan en diseñar y construir sistemas electrónicos con alta capacidad de defensa ante estos fenómenos porque ¿os imagináis que un buen día dejan de funcionar las centrales eléctricas? ¿y el GPS? ¿y el móvil? ¿e internet?

Archivado en Astronomía,
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Pedro Albarracín dice:

    Me parece un artículo muy interesante, y la imagen que acompaña el artículo simplemente sorprendente. El magnetismo me ha parecido siempre un campo científico apasionante.

  • Lejos de ser tema baladí, deberíamos de tomarnos muy en serio, el asunto del magnetismo terrestre y el de la radiación solar y su inimaginable poder. Estudios recientes, aseguran que se está produciendo una brecha importante en la capa magnética que nos protege de la radiación solar (magnetosfera). A pesar de que no debemos de caer en el error de creernos dogmáticamente las prediciones mayas (al menos desde el punto de vista fatalista y tremendista de las pelis de Hollywood) no debemos ilvidar que eran mejores astrónomos que nosotros, y nos enseñaron mucho al respecto, de hecho a día de hoy, existen cantidad de indicios y de coincidencias entre lo que ellos nos dijeron, y los que los científicos de hoy divulgan. Pues bien, pienso, que no debieramos de ignorar sus advertencias acerca del sistema solar y su regularidad cíclica; si nos olvidamos del tema del fin del mundo y nos quedamos en la vericidad de sus cálculos astronómicos que daban a entender que en 2012, la galaxia comenzaría un nuevo ciclo, una nueva era (aquario) y el sol, alcanzaría su grado máximo de radiacion; de manera que estos acontecimientos, tendrían cierta repercusión en el planeta tierra (entre otros), pudiendo generar terremotos, cambios en el clima y hasta un cambio en la polaridad magnetica del mismo. Los cientificos no desmienten del todo esta afirmación, es más la respaldan en cierto modo, al obtener resultados preocupantes en multiples estudios que parecen confirmar que los mayas tenian razón en que el sol está en su periodo máximo de radiación, y que los posibles efectos que ésta radiación (unida a la posición específica de los astros) pueden tener sobre el magma terrestre, el clima, o el magnetismo terrestre… no se deben de tomar a risa. Si atendemos a los hechos, hay ciertos indicios que como poco debieran de preocuparnos… tsunamis, cambio climático acelerado, incremento del cáncer de piel en los últimos años, la brecha magnética que decía anteriormente… Yo no digo nada, pero si la luna es capaz de mover mareas… imagínate el dinamísmo que existe entre planetas llenos de metales girando, y proyectandose sobre otros de la misma calaña….

  • Dave Munthier dice:

    La materia está compuesta de electrones, protones y neutrones, no hay razón especial para que no haya neutrones libres por ahí. De todas formas si mencionas los electrones, habrá que mencionar también neutrinos, ¿no?

    Por otra parte, dices que la energía tarda entre 40 y 60 horas en llegar a la tierra, pero (ya que haces distinción entre materia y energía) esa energía viaja en forma de radiación electromagnética que viaja a la velocidad de la luz. Entre la tierra y el sol hay unos 8 minutos-luz, algo lejos de las 40 horas que dices.

    Por lo demás el artículo es interesante, un saludo.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion