Reflexiones sobre la fotografía retro

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Estamos viviendo una vuelta al pasado. Nuestras fotografías parecen sacadas de cámaras antiguas, hechas en polaroids o incluso estar mal positivadas. Quiero pensar qué es lo correcto o cuando utilizar este estilo fotográfico en mi vida diaria y para ello voy a reflexionar hoy sobre la fotografía retro, comentando algunas de sus características y poniendo ejemplos que os ayuden a saber de qué hablo.

¿No tenéis la sensación de estar cubiertos de fotografías con estilo retro? Hoy día vemos un boom de aplicaciones para nuestros ordenadores, teléfonos, tabletas, etc. que post-procesan nuestras tomas para darles un look que nos recordará a los comienzos de la fotografía, a las fotos hechas con una polaroid o a la fotografía pop. Aplicaciones que hasta son redes sociales como es el caso Instagram. Hoy tengo intención de reflexionar sobre estos asuntos e intentar llegar a una posición con respecto a este estilo.

Paisaje

Como ya hemos dicho, se ha puesto de moda trabajar con características que simulan los comienzos de este maravilloso arte entre otras. Ahora procesamos las fotografías imitando a la fotografía más experimental e incluso incluimos elementos como marcos o texturas que afectan a la estética.

Muchas de las fotografías que vemos con este estilo retro están sub o sobrexpuestas, tienen errores en los encuadres o están trepidadas y esto me hace pensar que estamos abandonando la técnica. Hoy día parece que se valora la belleza de la fotografía, sin tener en cuenta la calidad técnica de la toma ni la dificultad que esta tenga. ¿Y entonces?

No negaré que me gusta esta fotografía de estilo anticuado con sus marcos, sus colores saturados y sus texturas, sin embargo creo que debemos diferenciar la fotografía bonita del trabajo fotográfico profesional, valorando cada uno como lo que es y no según nos guste o no.

Técnica y cualitativamente, un marco o una textura no van a hacer que una mala fotografía se convierta en un referente, sin embargo si que pueden embellecerla o al menos disimular los posibles errores que surjan en el momento de la toma (o un error por parte del fotógrafo).

Niña jugando con cometa

La conclusión a la que llego es el método que aplico en mi vida personal. La fotografía retro se queda como una fotografía anecdótica, hacer fotos por hacer fotos, buscar una belleza o crear una historia sin complicarme la vida y con los recursos que tengo a mi alcance. Una vez estoy trabajando con un método profesional, pensando las tomas, reflexionando sobre la luz, los colores, filtros, exposiciones, etc. prefiero mantener alejadas estas técnicas que puedan romper todo el trabajo previo a la fotografía, retocando solo lo necesario.

Como podéis ver me gusta que las tomas salgan lo mejor posible directamente desde la cámara utilizando programas de edición en caso de errores o para añadir matices. No considero que sea lo mejor ni que tenga la verdad absoluta pero es como actualmente trabajo. Desde aquí os pido que os suméis a esta pequeña reflexión comentando qué pensáis de la fotografía retro y cómo la utilizáis en vuestra vida diaria.

Archivado en Instagram, Retro
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion