Análisis del Intel SSD 520

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Las unidades de estado solido de Intel han sido probadas y validadas con sus últimos procesadores, basados en plataformas tanto de escritorio como portátiles ofreciendo un rendimiento de avance respecto al almacenamiento, el cual le permite ejecutar aplicaciones más rápido y con mayor facilidad. Este tipo de hardware eleva a los ordenadores al siguiente nivel de rendimiento y fiabilidad, sin problemas.

Análisis del Intel SSD 520

Intel ha sido uno de los pioneros en la introducción de unidades de estado solido a nivel domestico, aunque su primera inmersión en este mercado no ha sido todo lo satisfactorio que se esperaba, parece que con esta nueva hornada de SSD han remontado el vuelo. Este tipo de inconvenientes han hecho que otros competidores le hayan comido terreno, respecto a lo que a este tipo de hardware se refiere.

Prestaciones

Esta unidad sigue siendo una más con controladoras Sandforce. Sus prestaciones están definidas por esta controladora, la SF-2281 que es, sin ninguna duda, la más valorada por el momento. Intel llega, además, con un cierto retraso respecto a sus competidores, algo que le ha permitido esquivar ciertos inconvenientes iniciales de firmware, inconvenientes que si han sufrido esos competidores.

Las unidades de estado solido Intel 520 ofrecen una interfaz SATA de hasta 6 Gbps compatibles con interfaces de las generaciones más antiguas, como pueden ser los que poseen SATA a 3Gbps o incluso los SATA a 1.5 Gbps. Además de todo esto, son compatibles con cualquier ordenador que posea un interfaz SATA, ademas de incluir soporte para las ultimas tecnologías TRIM y NCQ.

Análisis del Intel SSD 520

Sobre la protección de nuestros archivos, también se han puesto las pilas con este modelo, ya que incorpora la capacidad de encriptar nuestros datos en el formato AES de 256 Bits, tanto en la entrada estos como en la salido al ordenador.

Su durabilidad está mas que presente, ya que han trabajado en un firmware propio intentando alejarse del desarrollo privado del Sandforce. Este movimiento hace que en Intel hayan conseguido un mejor soporte y mucho mejor administrado ya que, con esta innovación han dejado de lado la dependencia de desarrolladores externos, ya que vista la experiencia anterior, no ha sido muy satisfactoria.

Respecto a las especificaciones técnicas acerca de la velocidad, en estas unidades encontraremos velocidades que se pueden encontrar en otros productos que estén en simbiosis con esta controladora. Estas velocidades van desde los 260 MB/s en conexiones SATA a 3 GB/s, hasta los 550 MB/s en conexiones SATA a 6 GB/s, algo que podemos ver en algunos modelos que posean esta controladora.

La potencia relacionada con el proceso de datos puede alcanzar los 50.000 IOPs en configuraciones mayores a las de 180GB, pudiendo llegar, incluso, a las 60.000 IOPs en la potencia del proceso de datos, en su modalidad de escritura. En declaraciones oficiales se ha comentado que esta velocidad tiene un máximo de 80.000 IOPs, al comienzo de su vida útil, ya que todos los SSD poseen un inicio mas potente que a medida que avanza su ciclo de uso, por mucho que creamos que las técnicas de soporte como TRIM pueden influir en esto.

Esta unidad se ofrece con configuraciones respecto a su capacidad bastante variada. Empieza por los 60 GB alcanzando los 480 GB, manteniendo las capacidades intermedias de 120 GB, 180 GB y 240GB, el cual estamos analizando. Los tres últimos modelos son los que mejor mantienen su rendimiento, siendo los mas recomendables para su adquisición. Sus dimensiones van desde los 7 a los 9.5 mm de altura, para su adaptacion a distintos tipos de maquinas. Su peso es de 78 gramos, bastante liviano y con un consumo medio de 850 mW en funcionamiento y 600 mW en reposo.

Análisis del Intel SSD 520

El contenido del paquete contiene un adaptador para bahías de 3.5”, nada nuevo en este mundo del hardware, pero dado que este tipo de incorporaciones están presentes en muchos de los ordenadores del meracado, no está de más incluir este soporte. Ademas Intel añade un soporte de software que incorporan a nuestro producto mejoras relacionadas con las tecnologías de caché integradas en sus chipsets Z68 y Z77.

Respecto a su rendimiento, en las primeras impresiones de la nueva serie 520 de Intel, se nota una separación de su antecesora Marvell, incluida en la serie 510. Todo esto hace que se meta de lleno en la competencia contra OCZ con su Vertex 3 o con otras marcas cho Kingston o Patriot.

Opinión

Esta serie 520 de Intel se mueve en un rango de precios similar a la de la competencia, podríamos decir que pueden variar en un 5% respecto a sus modelos homólogos de otras marcas. No podemos decir que Intel sea el mejor fabricante, ni que no cometa errores con sus productos, pero algo que pueden intentar garantizar nuestra confianza hacia estos productos son sus recursos, con un alto nivel a la hora de asumir los problemas.

El formato que poseen estas unidades os hace perfectos para su implementación en portátiles, aunque que decir de un ordenador de sobremesa. Sobre el consumo, como ya os había comentado, esta bastante cuidado y al lado de la calidad de sus memorias y su gran paquete de software adicional, personalmente encuentro esta gama de productos muy recomendable, dado el equilibrio entre todas sus prestaciones, tanto a nivel de hardware como de software.

Archivado en Discos duros, Intel, SSD
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion