Diez films de terror inspirados en hechos reales (I)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Pocas cosas hay que me molesten más que un film empiece anunciando en sus títulos de crédito que lo que vas a ver se basa en hechos reales con el único objetivo de predisponer al público para que sea benevolente. Si un film es malo, es malo, y si me apuras, tiene más delito no poder hacer creíble algo que ha pasado en realidad pero eso no quita que, a posteriori, me parezca un dato curioso. Así que, aprovechando que se aproxima Halloween y que en el fondo todos tenemos una vena morbosa, vamos a hacer un repaso a diez films de terror inspirados en hechos reales en dos entregas.

Pesadilla en Elm Street (1984)

Pesadilla en Elm Street

El director, guionista y productor Wes Craven se inspiró para crear al terrorífico Freddy Krueger en unos de artículos publicados en el LA Times que relataban una serie de misteriosas muertes ocurridas en el sudeste de Asia. Las víctimas, todas pertenecientes a familias inmigrantes y completamente sanas, murieron de forma inexplicable en medio de pesadillas terroríficas.

Una de ellas, un joven de veintiún años de Camboya, llegó a pasarse siete días despierto a base de café y pastillas por miedo a las pesadillas, y cuando finalmente cayó rendido, no volvió a despertarse. El periódico nunca relacionó unas muertes con otras pero Craven no dejó de darle vueltas al tema hasta que, un año después, se le ocurrió la idea de un asesino en serie que matase a sus víctimas en sueños.

Las Colinas Tienen Ojos (1977)

Las Colinas Tienen Ojos

Como recordaréis, el film narra la historia de una familia que es atacada por unos caníbales en medio del desierto, y para encontrar el referente de este terrorífico film de culto dirigido también por Wes Craven hay que retroceder hasta la Escocia de los siglos XV y XVI. Sawney Bean y su mujer eran dos jóvenes que cambiaron su confortable casa por unas cuevas en la costa, en las que vivieron durante años y tuvieron catorce hijos.

El clan se dedicó durante años a atarcar y matar a los que pasaban por la zona para conseguir comida, pero cuando empezaron a aparecer trozos de cuerpos en las playas locales, la familia (que por aquel entonces ya contaba con cuarenta y ocho miembros, la mayoría fruto de incesto) fue capturada y juzgada. Finalmente fueron ejecutados tras encontarles culpables del asesinato y canibalismo de alrededor de mil personas.

Muñeco Diabólico (1988)

Muñeco Diabólico

Don Mancini, el guionista creador de Chucky, concibió el film como una sátira del marketing de juguetes infantiles y no como un film de terror, pero finalmente decidió inspirarse en la historia del artista Robert Eugene Otto. Al parecer, cuando Otto era pequeño, una niñera le regaló un muñeco al que llamó Robert. Sus familiares veían al niño hablar con Robert y, en lugar de pensar de que se trataba de una especie de amigo invisible, llegaron a la conclusión de que la niñera, a la que habían despedido hacía poco tiempo, había practicado algún tipo de ritual vudú con muñeco, al que acusaron de mover y hacer desaparecer objetos de la casa y de provocar pesadillas al pequeño.

Tras la muerte de Otto, Robert fue abandonado en el desván de la casa y el resto de la familia se mudó, pero sus nuevos dueños aseguran que también sufrieron los ataques del muñeco e incluso llegaron a denunciar que les había intentado asesinar. Actualmente Robert (que tiene hasta página web) está expuesto en un museo y es la visita estrella de un tour sobre fantasmas.

La Masa Devoradora (1958)

La Masa Devoradora

¿Que una película sobre una masa llegada del espacio que se traga a todo bicho viviente está basada en hechos reales? Pues sí, el film protagonizado por Steve McQueen se inspira en un caso de 1950 en el que un grupo de policías de Philadelphia descubrió un disco abombado de una sustancia gelatinosa, de casi dos metros de diámetro y treinta centímetros de ancho, y que cuando intentaron moverla, se convirtió en un líquido pegajoso.

A esta sustancia se la conoce como star jelly o gelatina espacial y no tiene nada de misteriosa ni terrorífica ya que se suele encontrar cerca donde ha caído algún meteorito. De todas maneras, teniendo en cuenta la ubicación de la sustancia, se cree que es más que probable que lo que vieran los policias no fuesen más que desperdicios de una fábrica cercana.

Inseparables (1988)

Inseparables

Aunque parezca mentira, los gemelos idénticos que Jeremy Irons interpretó en el film de David Cronenberg existieron en realidad, y es que el director canadiense adaptó una novela de Bari Wood, que a su vez se basaba en la turbadora historia de los hermanos Stewart y Cyril Marcus. Los Marcus eran unos conocidos ginecólogos de Nueva York que, además de consulta, compartian una gran afición por los barbitúricos.

En 1975, sus cuerpos fueron encontrados en avanzado estado de descomposición en el lujoso apartamento que compartían, y fue entonces cuando empezaron a surgir comentarios de parte de trabajadores de la clínica y pacientes sobre el extraño comportamiento de ambos. Ambos murieron oficialmente a causa de las drogas pero nunca sabremos si se trató de un accidente o si fue una especie de suicidio consensuado como sugiere el film.

Y hasta aquí los primeros cinco films, mañana volveremos con la segunda entrega.

Vía | Flavorwire

Archivado en Pesadilla en Elm Street, Terror
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion