Egipto: la concepción del mundo y su realeza

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Siguiendo con las civilizaciones antiguas y sus misterios, vamos a indagar en lo que representaba la figura del faraón y la realeza para los egipcios. Sus obligaciones, sus excesos, el poder real que ostentaba. Si llegó a ser una divinidad ante su pueblo y la prueba que debía superar para afianzarse en el poder, después de cumplir los treinta años de mandato para demostrar que estaba capacitado y poder mantener el cargo. ¿Te apetece adentrarte en el mundo de la realeza y descifrar sus enigmas?

la realeza

El faraón era el máximo responsable del control del mundo que les rodeaba. Debía mantener el equilibrio y velar por el pueblo, fue considerado en algunas etapas como una divinidad. Se le representaba siempre en las obras artísticas y escritos manteniendo el orden, venciendo a sus enemigos, controlando la naturaleza, en escenas de caza, en definitiva, velando por los ciudadanos y cumpliendo la función que le habían encomendado los dioses.

El título del faraón es “Rey del Alto y Bajo Egipto”, dos territorios muy diferenciados en cuanto a su cultura, ideología, medios naturales. Unificados por medio de la figura del faraón y del Nilo que los convierte en complementarios. El Alto Egipto es representado por la corona blanca y el Bajo Egipto por la roja, que se unen en una doble corona.

Desde la I a III dinastía el rey adopta nombres que simbolizan el Alto y Bajo Egipto, manifestando su gobierno sobre estos territorios, a partir de la III dinastía, cuando se diviniza la figura del faraón surge el titulo de “hijo de Re” vinculándolo con el sol. También cambia la tradición de los enterramientos, los reyes que se enterraban en Abidos, cambiarán a Saqqara. En el inicio de la tercera dinastía el faraón hace construir la pirámide como símbolo y acercamiento a la divinidad solar.

rey de Egipto

En la I dinastía el rey sacrificaba a sus sirvientes para que continuaran sirviéndolo en el más allá y demostrar el poder divino sobre la vida y la muerte. También realizaron actos prohibidos rompiendo toda regla, como dioses que eran.

El faraón y la realeza eran los responsables de mantener el orden y el equilibrio. También se les consideraba los culpables si el equilibrio se rompía, sucediendo cualquier tipo de catástrofe, por esto mientras en el Reino Antiguo en la III dinastía, al faraón se le considera una divinidad “Hourus”, en épocas más tardías, V dinastía, después de sufrir hambrunas, inundaciones, incursiones de poblaciones externas, solo se considera divina la institución y no al faraón.

En el Reino Nuevo el faraón ya no es un dios por lo que se le instruye, como humano necesitaba consejo. Se comunica con las divinidades a través de sueños u oráculos. El faraón era el único que podía realizar los ritos en los templos, delegando en los sumos sacerdotes que ejercían en su nombre.

En el Reino Medio se establecieron los consejos reales compuestos por la nobleza provincial, donde el faraón justificaba y sometía a aprobación algunas decisiones. La realeza como forma de gobierno aparece desde los inicios en esta civilización, el estado era impensable sin ella. Se le otorga el papel de intermediaria ante los dioses y la única capaz de mantener el orden, este concepto prevalecerá aún cuando Egipto esté gobernado por reyes extranjeros.

En las XVIII-XX dinastías los reyes egipcios y próximo orientales se llamarán entre sí “hermanos” y tendrán la responsabilidad de mantener el control dentro de sus territorios. La realeza perduró durante más de 3000 años, con periodos de mayor y menor poder como cuando el delta es invadido por los asiáticos.

El Nilo

El faraón tenia una serie de obligaciones, garantizar la seguridad física y económica de la comunidad, liderazgo militar ante peligros, explotar el medio geográfico. El éxito de todo esto lo colmaría de reconocimientos y aumentaría su autoridad consolidando su posición. Por eso todas las escenas artísticas y escritos eran propagandísticos. En el periodo predinástico es cuando más representaciones de este tipo encontramos.

A la única prueba que un faraón se tenia que presentar ante su pueblo era, la realización del festival de la “Sed”, que se realizaba a los 30 años de mandato para demostrar que las facultades del faraón, sobre todo las físicas, eran las idóneas para defender y dirigir la comunidad. Después se celebraba cada 3 años. Solo reinó una mujer “Nitocris”.

¿Crees que los faraones se excedieron en sus funciones? ¿Te parece el festival de la “Sed” una buena forma para demostrar las aptitudes de los dignatarios?

Archivado en Hourus
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion