“Incarceron”, la historia de un futuro en el que la tecnología está prohibida

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Y si todo lo que hemos desarrollado durante estos años, desapareciera de pronto? ¿Y si, por una ley, nos estuviera prohibido utilizar la tecnología? ¿Y si todo lo que conoces ahora, cambiara completamente? ¿Y si te hubieran mentido hablando de un paraíso que en realidad es un verdadero infierno? Si te planteas estas preguntas, ¡adéntrate en Incarceron, una novela apasionante!

Recientemente he leído una novela futurista titulada Incarceron de Catherine Fisher, que en España aún es poco conocida. En el libro se relatan las peripecias de Claudia, la heroína de esta historia que, aprisionada por el Sistema que rige el mundo desde el reinado de los Haaverna y viéndose sin salida al quedar comprometida con el heredero al trono, se ve obligada a investigar la misteriosa muerte del Príncipe Giles, quien debía ser su prometido en realidad.

Imagen de Incarceron, la nueva Era

Claudia ha vivido siempre en un Sistema que no debía haber sido implantado, las nuevas tecnologías y todo aquello que no perteneciera a la época victoriana quedaban casi completamente prohibidos, muchos avances quedaron en el olvido, otros se mantuvieron por un tiempo pero después terminaron desapareciendo. Los únicos científicos que se conservan en esa época son los Sapienti. Estos crearon hace años una cárcel que prometía ser un paraíso donde mantener encerrados a algunos criminales, esta cárcel tiene un Guardián que es el padre de Claudia, en ella el tiempo pasó y el lugar dejó de ser un paraíso para convertirse en un infierno.

Una llave de cristal, encontrada por un joven en el interior de Incarceron, abre una puerta de conexión con el exterior, donde otra llave gemela, que el Guardián cuida en su despacho, recibe la conexión abriendo un puente por el cual alguien del interior puede comunicarse con alguien del exterior. Será Claudia la encargada de descubrir la existencia de la llave gemela y sus “poderes”, poniéndose en contacto con un grupo de presos entre los cuáles habita un joven cuyo parecido con Giles, el príncipe “fallecido”, es muy sospechoso. Estas conexiones llevarán a nuestra heroína a descubrir un grupo de rebeldes que quieren terminar con la dinastía de los Haaverna.

Catherine Fisher con este libro nos abre las puertas a un mundo que nos deja un tanto contrariados porque, el progreso es bueno, ¿no? Entonces ¿por qué pararlo y retrasarlo hasta la época victoriana? Supongo que, al situar este libro en un tiempo futuro, quiere alejarlo de todo paralelismo con la realidad, aunque defiende a capa y espada la rebeldía al situar la historia en torno a una joven que está prisionera dentro de un Sistema.

Personalmente, podría identificarme con la protagonista en cuanto al sentimiento de inconformismo, pero también con los presos que intentan escapar de una cárcel donde viven un infierno, tal vez, es esto lo que hace de este libro algo fácil e interesante de leer a pesar de que la historia esté oculta en 500 páginas, lo cual a veces puede intimidar a los lectores menos adictos. Además, las subtramas que se desarrollan paralelamente a la historia principal consiguen que te introduzcas en mayor profundidad entre las páginas del libro y quieras continuar leyendo para saber qué es lo que pasará, cada vez con más personajes y muchas historias que se quedan a medias.

Tan solo podemos esperar a que la señorita Fisher pronto nos traiga más ejemplares de la trilogía que da comienzo con Incarceron y en sus páginas nos revele los secretos más ocultos de esta historia que, si no engancha desde la primera página, lo hace al cabo de un par de ellas.

Archivado en Literatura fantástica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion