Xombit recomienda | Adiós, muchachos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La sección de cine de Xombit hoy viaja a Francia. A Fontainebleau. Te recomendamos una magnífica película que transcurre durante la ocupación nazi. Louis Malle, su director, barre los recuerdos de su infancia. Uniformes y hábitos negros, colgados en la percha de la nostalgia. Quiere que abramos nuestros inocentes ojos, y comprendamos cómo vivió aquella época tan convulsa. Vivía interno en un colegio de los Carmelitas, y la Gestapo merodeaba por los alrededores en busca de judíos. Una espinosa historia de amistad entre dos críos, una sencilla narración adulta. ¡Adiós, muchachos! ¡Disfrutad de la peli!

Louis Malle Francia ocupada Carmelitas

Las costumbres nos ayudan a vivir, y espero que la sección de cine de Xombit pronto se intercale por alguna de tus grietas. Hoy te traemos una película dirigida, escrita y producida por Louis Malle, un francés al que envidio muchísimo porque se subió al barco Calypso del gran Jacques-Yves Cousteau. En serio, ¿no es increíble? Fue asistente de dirección y camarógrafo en el documental El mundo del silencio, que recibió la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Vale, no te ha impresionado. Pues te diré que se casó con Murphy Brown, o lo que es lo mismo, Candice Bergen. Ahora sí, ¿no? ¿Tampoco? Tienes razón, su vida picante y farandulera, no debería desviarnos de lo trascendental: su cine. ¿Ya estabas bostezando? ¡Encendamos el proyector de la sala, por favor! ¡Luces fuera! ¡Acción! Esta vez vamos a sugerirte una aventura que se clavará en tu retina, Adiós, muchachos. Un documento muy valioso si no queremos que se repita el pasado. Una realidad descarnada. Casualmente… o no, un episodio de su infancia.

A través de este muchacho que se me parece, he intentado reencontrar aquella primera amistad (la más fuerte) bruscamente destrozada, y representar mi descubrimiento del mundo absurdo de los adultos, con su violencia y sus prejuicios.

Amén. Invierno de 1943, hace tiempo que la gabardina de Rick Blaine se secó en Casablanca, pero los alemanes aún pisan Francia con aire arrogante. A sus anchas. Julien Quentin, un muchacho de trece años, hijo de una familia “acomodada”, desayuna cada mañana en un internado católico para chicos. En los Padres Carmelitas, en Fontainebleau.

Louis Malle Cartel de la película

Un día, llega Jean Bonnet, un nuevo compañero, que ingresa en el colegio con el curso iniciado. Julien queda impresionado por su personalidad. Este chico, en realidad es judío, y se apellida Kippenstein. Se oculta en el colegio, separado de la familia, los nazis no solo le pisan los talones…

Es una historia que podría humanizar a cualquier político descerebrado, no perjudica seriamente la salud mental. Yo ya estaba así, medio trastornado, antes de verla. Pese a que no me lo has pedido, tengo que hacer honor a mi absurda locura, así que te voy a dar mi respetado veredicto: emotiva, dura, sincera, compleja, sutil, inteligente, tierna y profunda. Creo que ya no me quedan más adjetivos en el bolsillo…

El director francés demuestra ser un gran conductor de historias. Acelera, pisando el pedal de la sensibilidad, y frena la sensiblería. Te emborrachas de cultura, historia y justicia. Te perturbará su variedad de matices. Te sorprenderá más de una escena, más de un gesto. ¡Y hasta aquí puedo leer! ¿Tienes miedo? Todo el tiempo…

Es un formidable retrato del paso de la infancia a la adolescencia. Sus inquietudes, la lectura y la música, sus miedos, el despertar sexual, los misterios e interrogantes. Te encantará la conexión que surge entre los dos chicos.

Dos niños en el bosque

Te los crees, impresiona su naturalidad y espontaneidad ante las cámaras. La demostración palpable de que más allá de razas, creencias, extracción social, ideología u origen, es posible la amistad, si hay respeto y educación. Y además, el peinado de uno de ellos, no diré quién, es el que yo llevé durante años… ¡cómo no sentir empatía!

Al mismo tiempo, es un ameno relato costumbrista. Tiene un valor testimonial, nos muestra la Francia ocupada. El colaboracionismo. Las consecuencias de la injusticia y la desigualdad. Por qué sucedió lo que sucedió: las excusas y la cobardía, la irresponsabilidad y las venganzas, la fidelidad y las delaciones. Aquí los hechos son como son, y como Louis Malle los recuerda. En este artículo son palabras huecas, lo sé, no quiero desvelarte demasiado, pero el exmarido de Candice Bergen te da todo tipo de detalles. Pinceladas imborrables.

No voy a hacerte perder más tiempo, te dejo el tráiler en versión original, porque el gran bazar de YouTube, no lo vende en el idioma de Juan Marsé. ¡Silencio! Suena Franz Schubert…

Archivado en Xombit recomienda
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion