Hollow Flashlight, la linterna que se carga con el calor de la mano

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Ann Makosinski, una muchacha de 15 años, ha asombrado a los asistentes a la feria anual de ciencia de Google, al presentar su prototipo de linterna que se carga con el calor corporal de tu mano. Tras investigar acerca de los materiales más eficientes para su diseño y resolver complicados cálculos para dar con la formula del éxito, Ann ha presentado al mundo su invento, que si sale ganador, le proporcionará un jugoso premio en metálico.

imagen del video de presentacion de la linterna

Ann Makosinski, puede que dentro de varios años recordemos todos el nombre de esta joven como una de las mentes privilegiadas de nuestro siglo. Gracias a su invento presentado en la feria anual de ciencia de Google, Ann puede convertirse en la ganadora de un importante premio en metálico valorado en 50.000 dólares americanos.

Con una inversión de 26 dólares y usando materiales tan comunes como el aluminio y el PVC, Ann fue capaz de encender su linterna de tres bombillas LED tan solo usando el calor que desprendía su mano al tocar la linterna. Este invento, en apariencia sencillo, hace uso de una tecnología basada en células de Peltier.

Estas células utilizan un sistema que no es nuevo, se basan en un principio inverso al denominado efecto Peltier-Seebeck y son capaces de generar una corriente eléctrica gracias a la diferencia de temperatura entre dos superficies adyacentes.

El verdadero mérito de Ann ha sido rehacer los cálculos necesarios para integrar esas células de Peltier en un solo dispositivo, y que éste sea capaz de emitir luz con tan solo aprovechar la diferencia de temperatura entre el cuerpo de la linterna y nuestra mano, sin duda alguna, todo un logro con tan solo 15 años.

Si Ann resultara ganadora, además del premio económico y el viaje a las Islas Galápagos, puede abrirse ante Ann la posibilidad de patentar su invento y contribuir al mundo con un gran diseño, de costes muy asequibles, Ann que apenas ha invertido 26 dólares en su prototipo, puede ser la causante de que en días de tormenta no nos topemos nuevamente con el gran problema de las pilas de la linterna y su misterioso gasto invisible.

El ser humano es sorprendente y cada generación puede ser mejor que la anterior, pero el caso de Ann es fascinante tanto por su temprana edad como por su destreza al buscar materiales asequibles y que puedan ser fáciles de encontrar para una posible producción en cadena. Ann ha nombrado su invento como Hollow Flashlight, quedaos con el nombre porque yo por lo menos uno voy a querer.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Puede resultar Ann ganadora del concurso de ciencias de Google? ¿Creéis qué esta tecnología puede adaptarse a nuestro día a día?

Archivado en Curiosidades
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion