LG G Pad 8.3: la probamos y te contamos todo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Análisis de la LG G Pad 8.3

Hoy os traemos el análisis de la LG G Pad 8.3, quizás no sea el más rápido de los que hemos hecho, pero nunca es tarde si el gadget es bueno. Lo cierto es que esta tableta de LG es una de las mejores opciones que nos podemos encontrar en el mercado, junto con el iPad mini de pantalla Retina y la Google Nexus 7, con las que parte con un punto de ventaja si las ocho pulgadas se te hacen cortas.

Primeras impresiones

Buenas sensaciones en un primer momento al coger esta LG G Pad 8.3. Un buen tamaño, las más de 8 pulgadas ya no se hacen tan incómodas en la mano con antes –menos márgenes, más ligera y delgada–, y unos buenos materiales, hacen que sostener por primera vez esta tableta en la mano, sea una experiencia agradable. Por lo demás poco más se puede decir ya que la tableta se ve bastante equilibrada, todo depende de qué vengas de probar, no es lo mismo usar una tableta de marca blanca de 60 euros que una Google Nexus 7, y ahí es donde puedes notar las diferencias en la experiencia de uso o no.

Buenos acabados, buena pantalla y cómoda de usar

Lo demás todo bastante acertado, la pantalla lo cierto es que es bastante agradable de primeras –después vienen unos pequeños problemas–, y el sonido también es bastante correcto en líneas generales. En definitiva, no parece un gadget único e irrepetible, pero sí que tiene un conjunto muy equilibrado.

Especificaciones técnicas

Especificaciones LG G Pad 8.3
Procesador Qualcomm Snapdragon 600 Quad-core a 1,7 GHz
Memoria RAM 2 GB
Cámara Principal de 5 megapíxeles sin flash y delantera de 1,3 megapíxeles
Pantalla 8,3 pulgadas
Resolución 1.920 x 1.080 píxeles
Almacenamiento 16 GB con slot microSD
Dimensiones 21,3 x 12,6 x 0,8 centímetros y 338 gramos
Batería 4600 mAh
Conectividad LTE, GPS+GLONASS, Miracast
Sistema operativo Android Jelly Bean 4.2.2

Disponibilidad y precios

Unidad en color blanco

En este apartado LG no nos ha dado mucho donde poder elegir, y solo ha dotado a su tableta LG G Pad 8.3 con dos colores, negro y blanco –el cual hemos podido analizar–. Lo cierto es que en este sentido sí que resulta muy difícil decir cuál de las dos es más bonita. El color blanco se ve bastante impoluto –o limpio, no sé muy bien como expresarlo–, pero por otro lado, la unidad negra se ve muy elegante.

Si el color era fácil de explicar, el precio puede ser más complicado. En el momento de su salida al mercado se fijó un precio de 329 euros, pero al poco tiempo, debido a una serie de problemas de hardware y a las pocas ventas, LG la bajó a los 299 euros, pero se puede encontrar más barata en algunas tiendas y con ofertas puntuales –ha bajado incluso por debajo de los 250 euros– y en otras siguen manteniendo su precio de salida.

También me gustaría comentar que existe la posibilidad de hacerse con ella con su software diferente, salido de Google, Android puro a un precio algo más elevado y solo en territorio estadounidense.

Diseño

Visión general LG G Pad 8.3

Sin duda un buen paso dentro del diseño habitual de muchas tabletas con Android, y es que esta LG G Pad 8.3 tiene un aspecto bastante cuidado. Sin sobresalir sobremanera respecto a otras tabletas del mercado, lo cierto es que su acabado trasero en aluminio, los márgenes bastante ajustados para tratarse de una tableta y la delgadez de su cuerpo, hacen que el aspecto general de esta LG G Pad 8.3 sea muy agradable a la vista y también a la mano. Pese a su “gran” tamaño de pantalla se puede coger con una mano de una manera cómoda, muy importante para considerarla una tableta de “sofá”, ya que permite un uso muy cómodo sea cual sea la posición de tu cuerpo.

Por otro lado, también hay que comentar que tiene sus puntos débiles, y es que el diseño no deja de ser el de un smartphone alargado. Quizás uno de los puntos negativos de la mayor parte de las tabletas, está claro que mover al usuario de ese aspecto es muy complicado, pero deberían empezar a dar pasos hacia otras direcciones, si lo han hecho con los botones traseros del LG G2, ¿por qué aquí no?

Altavoces situados en la parte trasera

Otra de las cosas que me ha gustado bastante, o que por lo menos se puede destacar, es la colocación de sus altavoces. Sin ser nada espectacular, lo cierto es que el hecho de colocar dos, hacerlo algo más al centro y en una posición adecuada los deja en un buen lugar. Al coger la tableta en vertical nunca taparemos los dos altavoces, si colocas la tableta en horizontal y la apoyas en algo, no se obturan, y en las manos tampoco los llegas a tapar, en definitiva, buen lugar para los altavoces de esta LG.

Pantalla

Panel IPS con resolución Full HD

En este apartado LG suele ser de los mejores fabricantes que podemos encontrar, y con esta LG G Pad 8.3 no iba a ser diferente, estamos delante de un gran panel. Con una tecnología muy conocida por todos, en concreto LCD True HD-IPS con resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles), esta tableta de la compañía coreana se ve francamente bien. En cuanto al brillo, tenemos un nivel bastante alto, lo que permite su correcta visión en exteriores. Como suele ser habitual, si la luz del sol incide de manera directa, se pierde mucha visión, pero aún así se defiende bastante bien. Los colores son bastante reales –con pequeños matices–, los ángulos de visión correctos y la respuesta táctil excelente. Quizás el único punto mejorable sea la densidad de puntos por pulgadas, ya que se sitúa en menos de 280 ppp, pero aún así la definición del panel es más que correcta.

El problema viene en otro apartado, y es que el modelo en concreto que hemos analizado –y un número bastante grande de dispositivos vendidos– muestra un problema en la parte inferior de la pantalla. En concreto unas fugas de luz, bastante claras si tenemos la tableta con el brillo mínimo, en un fondo blanco y con poca luz ambiental. Un fallo que la compañía coreana ha resuelto de la manera más fácil y rápida, si no se ve el problema, no existe, por lo que en su última actualización de software, han subido el brillo mínimo para así minimizar la apreciación de ese defecto de fabricación.

Buenos colores, ángulos de visión y respuesta táctil

Batería

Antes de nada recordar la capacidad de la batería, en concreto tiene una capacidad de 4600 mAh, una cifra bastante acorde con el tamaño de pantalla que posee la tableta. La autonomía es aceptable, no nos esperemos nada del otro mundo, funciona bien, nos aguantará nuestras 6/7 horas de pantalla –ojo desde la última actualización de software— y cumplirá con las exigencias de un día.

Además podemos destacar el “Modo ahorro” que ha incorporado LG que, si bien nos permitirá aumentar un poco más la autonomía de nuestra tableta, sí que es cierto que reducirá las funciones activadas en exceso para un uso normal del dispositivo. Lo cierto es que no nos podemos quejar del funcionamiento que nos permite, cumpliendo en el día a día y yendo más allá si no eres un usuario muy intensivo, pero yo personalmente esperaba un poco más, como hizo LG con el LG G2.

Tapa trasera de aluminio y cámara

Cámara

En este caso estamos delante de una tableta con dos cámaras, no soy muy amigo de que las tabletas incluyan cámara trasera –y menos si no es una tableta destinada al sector profesional, el único nicho donde la puedo entender–. En este caso, la cámara trasera es de 5 megapíxeles, sin flash, eso sí, y que permite la grabación de vídeo en Full HD. No es una mala cámara analizando el mercado actual de tabletas, pero lo cierto es que me esperaba algo más. Por otro lado la cámara delantera es de 1,3 megapíxeles, en este caso, sí que está al nivel esperado –aunque claro siempre se puede pedir más– y cumplirá con alguna vídeo llamadas que podamos necesitar.

Cámara delantera de calidad aceptable

En cuanto al software de la cámara tenemos un port del utilizado en el LG G2, por lo que podemos decir que estamos delante de un software bastante completo, nos permite varias funciones y ajustes a la hora de realizar las fotografías. En definitiva, el apartado fotográfico de esta LG G Pad 8.3 es suficiente, aunque baja un poco el nivel del aspecto multimedia de la tableta coreana.

Rendimiento

Rendimiento excelente

No estamos delante de un tope de gama en lo que al hardware se refiere, ya que tanto el procesador como la GPU tienen versiones mejoradas en el mercado –su hermano pequeño el LG G2 cuenta con unos componentes más avanzados–, pero lo cierto es que sí que se sitúa dentro de las mejores opciones. Su procesador Qualcomm Snapdragon 600, con la GPU Adreno 320 y los 2 GB de RAM que monta, hacen que la LG G Pad 8.3 se mueva de una manera sobresaliente. Solo podemos encontrar unas pequeñas ralentizaciones, pero parecen más achacadas a problemas de software propio de LG que a problemas en la potencia de la tableta.

En cuanto a la experiencia de usuario que ofrece, no tenemos ningún miedo al decir que es una de las mejores que nos hemos encontrado –junto con la Google Nexus 7 y el iPad mini, en sus dos versiones–. La consulta de mensajería, redes sociales, lectores de noticias, navegación o jugabilidad –unidas estas dos últimas a su destacado aspecto multimedia– están a un nivel altísimo, siendo una auténtica delicia usar esta tableta gracias a su potencia, rendimiento, pantalla y ergonomía.

Pequeños problemas, pero un funcionamiento correcto siempre

Extras

Ya sabéis que en este apartado no solemos pararnos mucho, porque tampoco suele ser muy necesario. La mayor parte de los dispositivos tiran por los mismo caminos, pero aquí podemos hablar de una serie de apartados, el primero y testimonial es la ranura para tarjetas microSD, cada vez menos extendida en muchos fabricantes –LG entre ellos– y que en esta tableta sí está disponible. Otra funcionalidad destacada –esta sí que es cada vez más habitual– es el sensor de infrarrojos, si bien no es nada espectacular es un punto más dentro de un apartado de conectividad bastante completo.

El “extra” real por llamarlo de alguna manera es, su sistema de sonido. Nos ofrece un sonido bastante alto y limpio, y además cuenta con dos altavoces bastante bien situados –aspecto ya comentado en el apartado de diseño–, que nos permiten usar la tableta sin el temor a tapar los altavoces.

Altavoz trasero

Sistema operativo

Esta LG G Pad 8.3 es movida por Android 4.2.2 Jelly Bean y la capa de personalización de LG, lo cierto es que no se trata de la última versión de Android, ni de la capa de personalización más bonita, pero en ese sentido, tenemos que darle un aprobado al software de esta LG G Pad 8.3. Sin mostrar un funcionamiento todo lo pulido que debería, tiene una serie de factores que hacen que nos gusten –y mucho– los detalles de personalización que ha implantado LG en sus últimos dispositivos. La primera función interesante es “On screen phone”, un aspecto que no es nuevo, cuyo fin es que podamos controlar de una manera completa nuestro dispositivo desde un ordenador. Lo cierto es que no ofrece el mejor funcionamiento del mercado, pero es realmente muy interesante.

Aplicación Qpair

Por otro lado, y ahora sí que es una novedad, tenemos Qpair, una aplicación que nos permitirá vincular nuestra tableta con un smartphone, aunque por ahora las funciones son bastante limitadas, pero espero que poco a poco se vayan ampliando. Podemos recibir llamadas, contestar mensajes, recibir notificaciones de los servicios SNS, compartir nuestra conexión de datos y algunos detalles más.

Vídeo

Conclusiones

87

En definitiva, estamos delante de una de las mejores opciones del mercado de tablets. Esta LG G Pad 8.3 seguramente no sea el mejor dispositivo del mercado en ningún aspecto, pero lo que sí, es una de las mejores opciones en todos y cada uno de ellos, lo que unido a su buen precio, lo hace un dispositivo, muy equilibrado.

Aspectos positivos

Buena pantalla y gran precio

  • Precio: poder encontrar un dispositivo con estas características por menos de 300 euros, es una gran noticia. Aquí pocos rivales le pueden hacer frente.

  • Pantalla: sin tener una calidad perfecta, tenemos una pantalla muy buena, brillo, colores, ángulos de visión y resolución de muy buena calidad.

  • Rendimiento: lo cierto es que estamos delante de un funcionamiento sobresaliente para el día a día. Sufre pequeños inconvenientes por el software pero, en líneas general, no hay ningún problema con la experiencia de usuario.

Aspectos negativos

Su principal problema es la capa de personalización de LG

  • Software/Capa de personalización: seguramente el peor punto de la tableta. Un par de detalles a la hora de utilizar el sistema (la rotación en la pantalla de desbloqueo y la previsualización de los widgets en el box de aplicaciones) lastran lo que sería un software muy bien implementado. Por otro lado, el dudoso gusto estético de la capa de LG, aunque como siempre esto es más subjetivo, y en Android siempre se podrá cambiar con un launcher alternativo.

  • Cámara: me gusta dar siempre tres puntos positivos y negativos, así que en este sentido, me toca hablar de la cámara, lo cierto es que su desempeño es de aprobado, pero es sin duda la pata coja del aspecto multimedia de esta LG G Pad 8.3.

  • Autonomía: al igual que la cámara, tiene un aprobado, y llega a él sin problemas, pero sí que hay que reconocer que se podría mejorar un poco.

¿Habéis probado esta LG G Pad 8.3? ¿Qué opinión os ofrece su funcionamiento?

Archivado en Análisis, Android, Google, LG, LG G, LG G Pad 8.3, Vídeo, Videoanalisis
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion