The 100, post-apocalipsis juvenil

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El reparto de The 100th

The 100 es una adaptación de la novela homónima de Kass Morgan. La adaptación es obra de Jason Rothenber, y la CW ha apostado fuerte por esta serie que combina drama y ciencia ficción. La acción nos sitúa en un futuro post-apocalíptico y comienza 97 años después de un guerra nuclear que dejó el planeta inhabitable. Durante ese tiempo, la raza humana ha sobrevivido en una gigantesca estación espacial – nacida de la unión de viejas estaciones- llamada El Arca.

Un día, cien jóvenes que permanecían en prisión, a la espera de cumplir la mayoría de edad para ser ejecutados, son enviados a la Tierra para verificar el estado del planeta. La situación en El Arca es crítica, los recursos se agotan y como mucho podrán aguantar cuatro meses más. El envío de los cien jóvenes a la superficie es una apuesta desesperada. El futuro de la humanidad depende de ellos.

The 100 bebe de muchas fuentes, encontramos referencias a El Señor de las Moscas, Battlestar Galactica, Lost, Avatar, Los Juegos del Hambre, Terra Nova… todo nos suena, todo parece viejo y usado. Nada sorprende y ese es uno de los mayores peligros a los que debe hacer frente la serie.

El reparto se divide entre los jóvenes delincuentes y los adultos de El Arca. Un reparto digno de un anuncio de Bennetton, repleto de diversidad para “enganchar” a un arco mayor de población.

Eliza Taylor es Clarke, la protagonista de The 100. Su padre, un ingeniero de El Arca, descubrió un fallo en la misma y creyó oportuno avisar a la población. Sin embargo, fue silenciado y ejecutado. Clarke, quien también conocía el defecto de la nave, fue encerrada en espera de la mayoría de edad, momento en el que sería ejecutada. Es, de todo el grupo, la más consciente de la situación y la única realmente preocupada por la supervivencia. En cuanto llega al planeta pone rumbo a la base donde se encuentran los suministros. Su madre, Abigail Walters, es una oficial médico que controlará su evolución gracias al brazalete que lleva en su muñeca.

La llegada a la Tierra

Su amigo Wells se hace arrestar para poder ir con ella y reparar el daño que le ha ocasionado, ya que por su culpa que atraparon y ejecutaron al padre de Clarke. Finn Collins (Thomas McDonell) acompaña a Clarke en su viaje a través de esa tierra inexplorada. Finn es un joven alegre y despreocupado cuyo crimen fue dar un paseo espacial no autorizado malgastando el preciado oxígeno de El Arca. Se unen a ellos, Jasper (Devon Bostick) y Monty (Christopher Larkin).

Entre los enviados a la Tierra se encuentran los hermanos Blake, Bellamy y Octavia, interpretados por Bob Morley y Marie Avgeropoulos. Él es un prófugo que oculta un secreto y que no tiene intención de dejarse coger, así que hará todo lo posible por cortar las comunicaciones con El Arca y hacerse con el control de la situación. Ella es su hermana pequeña, y durante 16 años vivió oculta entre los paneles del suelo de la nave espacial, ya que tener un segundo hijo estaba prohibido por ley.

Entre el reparto adulto destaca la presencia de Henry Ian Cusick (Lost), Paige Turco e Isaiah Washintgon (Grey’s Anatomy). Washington da vida al canciller Jaha, padre de Wells (Eli Goree). En el primer capítulo es víctima de un atentado. Su vida pende de un hilo pero Abigail Walters (Paige Turco) consigue salvarle. Su puesto es deseado por el concejal Kane y parece que a su alrededor se teje un conspiración. Henry Ian Cusick es el concejal Kane, un hombre que se escuda en las restrictivas leyes de El Arca para lograr lo que quiere y que no tiene escrúpulos a la hora de deshacerse de amigos y enemigos para lograr sus fines.

Lo más interesante de la serie, si es que llegan a tratarlo en profundidad, sería enseñar cómo se sobrevive en El Arca. El lugar en principio estaba ocupado por cuatrocientas personas, pero con el paso del tiempo la población ronda los cuatro mil. El agua, el aire, la comida, los medicamentos… los elementos básicos escasean. La gente vive según unas estrictas normas, cualquier delito es penado con la muerte y el control de la natalidad es férreo, solo un vástago por pareja. La organización política, las traiciones, las alianzas y la tensión de la vida en el espacio son temas que bien tratados darían un plus de calidad a la serie.

 Eliza Taylor es Clarke

La situación en la superficie del planeta es diferente, los jóvenes actúan movidos por instinto, rabia, emoción y venganza. Pronto se formarán grupos, empezarán las luchas por el poder y los secretos. La avanzadilla liderada por Clarke, que intenta llegar al lugar donde se supone que encontrarán alimentos y refugio, descubre algo inesperado: no están solos en el planeta. Hay vida inteligente, aunque no debería. Los peligros son múltiples, la radiación, los extraños animales, la agresividad de algunos de esos delincuentes juveniles. Pronto comenzarán las bajas en el grupo.

El piloto no descubre nada nuevo pero apunta maneras, hay que seguir un par de capítulos para ver en qué se quieren centrar. Agradecería algo más de oscuridad en los personajes, algo más de ambivalencia moral por parte de los cien. Por ahora, los personajes son planos, esperemos que puedan darles personalidad y tridimensionalidad. No queremos clichés, queremos algo creíble.

Lo ideal sería equilibrar el reclamo juvenil de The 100, con las tramas adultas de El Arca y el misterio de esa nueva Tierra que tanto tiene que ofrecer. Si logran eso, estaríamos ante un producto televisivo adictivo y fresco.

Archivado en Piloto, The CW
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion