Huawei P8 se presta a su análisis, esta es mi experiencia con lo último de Huawei

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Huawei P8 analisis

La gama de referencia de Huawei en el mercado Android. Su niño mimado, el filón para destacar entre los más grandes, pero sin llegar a precios excesivos, más bien controlados. Lo hemos probado, exprimido, analizando su experiencia al detalle, y este es el resultado. El nuevo Huawei P8 ha llegado.

Diseño

Hablar de la gama alta de Huawei es identificar en los últimos meses dispositivos con un diseño cuidado, elegante y que sobresalen notablemente de la media de terminales “plasticosos” vistos en esta gama de precios. Es cierto que los fabricantes empiezan a darle especial atención a los materiales, al diseño final del producto, y aquí Huawei ha hecho un enorme trabajo, con rotundidad.

Margenes Huawei P8

Cuando dejamos el terminal sobre una superficie plana, este cae con todo su peso sobre el soporte, sin ningún relieve trasero que incline hacia un lado u otro su chásis de 44.9 x 72.1 x 6.4 mm. Es fino como pocos a día de hoy, 6,4 mm, y aunque se peso no sea el mejor del mercado, es toda una delicia interactuar con él, sacarlo del bolsillo y mostrarlo mientras el resto de personas nos ven sosteniéndolo. Es de lo mejor de este P8, sino el mejor apartado, y aunque sobre gustos no hay nada escrito, creo firmemente que sus laterales, se trasera y su diseño en general, son calidad pura.

Huawei P8 parte frontal

Es cierto que se nutre de modelos como iPhone 6, en su parte inferior y también en su trasera, aunque los colores empleados, parecido también, distan hasta cierto punto de los de Apple. Es evidente su parecido, pero mantiene su propia seña de identidad en su parte frontal, sobre todo tras la llegada del gigantesco Huawei Ascend Mate 7.

El principal “pero” con el que me he encontrado ha sido la textura de su parte trasera, demasiado resbaladiza según cómo cojamos el terminal. No es algo exagerado, pero se nota si lo comparamos con otros terminales, aunque puede ser el precio a pagar por tener un terminal tan elegante.

Es un placer sostener este dispositivo, guardarlo, moverlo e interactuar en definitiva con él en cualquier posición. He probado muchos terminales a día de hoy, pero Huawei sigue consiguiendo dejarme muy satisfecho en este apartado, y con este P8 lo ha vuelto a lograr.

Pantalla

El fabricante asiático ha sabido sacar pecho en un apartado clave en la experiencia final del usuario. Un buen panel puede ayudarnos de manera notoria en la lectura, navegación y en definitiva, la interacción con nuestro terminal, y es precisamente el caso de este nuevo producto.

Huawei P8 pantalla

Estamos ante una pantalla de 5,2 pulgadas con una resolución Full HD. Muy buenos ángulos de visión, buena interpretación de los colores y, sobre todo, un nivel de nitidez sobresaliente. Hay pantallas con más resolución, claro que si, pero ponernos delante de esta pantalla nos deja una sensación de tranquilidad, de estar delante de algo bien cuidado y de calidad, y eso en el día a día se agradece.

En mi experiencia en exteriores, bajo la luz directa del sol, echo en falta un “plus” en lo que se refiere al brillo de su pantalla, que podremos gestionar automáticamente e incluso, dentro de este modo, configurar con mayor o menor cantidad de brillo automático, una opción siempre interesante.

En general, este panel IPS Neo, que intensifica algo más los negros que los modelos normales, es un punto muy a favor y referencia en este terminal. Algunos fabricantes siguen demostrando que no es necesario saltar a resoluciones QHD cuando se incorporan tecnologías punteras, y me encanta.

Cámara

Llegamos a uno de los apartados más controvertidos del nuevo P8. La empresa china quiso destacar en otros apartados que no fueran el número de megapíxeles, que se ha mantenido en 13 desde el curso pasado, sino en aportar otras cualidades que mejoren la experiencia de usuario final.

Lo primero que me llama la atención nada más comenzar a realizar capturas, es que en general tiende a sobre-exponer en cierta medida las fotografías, demasiada luz comparado con el objeto o el paisaje real. Parece necesario reducir el nivel de exposición manualmente entre 0,2-0,4.

Su resolución nos permitirá fotografías con un buen tamaño para ser tratadas en otras pantallas, pero el nivel de detalle no me ha convencido del todo. En situaciones con buena luz podremos llegar a encontrar objetos detallados, aunque no a un gran nivel, pero cuando buscamos un efecto de enfoque del primer plano y desenfoque del fondo, o en situaciones con zonas oscuras, esta cámara se tambalea hasta cierto punto al arrojar los resultados. Es algo que ha sucedido con prácticamente todos los terminales hasta la fecha, pero hemos visto mejoras en los últimos cursos, y la gama alta actual ha dado un paso adelante en este sentido.

Huawei P8 parte trasera

Esta cámara sufre mucho en escenas con poca luz, con sombras, donde el ruido es mas que evidente y tira al traste cualquier zona enfocada e iluminada. El “modo supernoche” parece ayudar, cambiando la tonalidad de la luz y subiendo la nitidez, creando un efecto de mayor resolución y detalle mediante software, pero necesitaremos demasiado tiempo y buen pulso.

Los colores, más allá de ese nivel de exposición comentado, y el balance de blancos son correctos, representativos en la mayoría de ocasiones aunque es algo que podremos gestionar.

El estabilizador de imagen (OIS) está presente, aunque no notaremos su existencia hasta que no hagamos cierto nivel de zoom antes de realizar la fotografía, al igual que sucede con las cámaras mas profesionales. En este sentido puede ser interesante para conseguir algo mas de información a distancias largas, pero la calidad de imagen queda demasiado en pañales, aunque el trabajo del estabilizador es sobresaliente y digno de mención, sin duda.

Lo mismo sucede con el vídeo, aunque esta herramienta estaba ya presente en modelos anteriores. No contaremos con una resolución superior al Full HD para grabar las escenas, aunque para el común de los mortales se me antoja más que suficiente. La grabación de “Secuencias”, es muy interesante para el nuevo consumidor de redes sociales, ya que nos permitirá dar un efecto de rapidez a nuestros vídeos muy visual, pero a la vez requeriremos de más tiempo para realizar estas capturas.

Su cámara delantera nos deja un muy buen sabor de boca gracias a sus 8 megapixeles. Posiblemte, sin miedo a equivocarme, una de las mejores cámaras delanteras, sino la mejor, hasta la fecha. Adolece de flash pero Huawei lo “solventa” a medias encendiendo el brillo de la pantalla al máximo antes de realizar la captura.

Algunos ejemplos de las capturas realizadas por su cámara principal:

La aplicación, como ya vimos en las primeras impresiones es correcta, aunque no es demasiado eficaz en lo que se refiere a cambiar rápidamente ajustes como balance de blancos, exposiciones y demás, aunque interesante con su modo belleza y Secuencias.

Es una cámara notable, pero no sobresaliente. Su nitdez es correcta aunque el nivel de ruido en muchas ocasiones provoca capturas por debajo de su potencial. Distante aún de modelos como Sony y Samsung Galaxy S6, uno de los principales sacrificados en ese ahorro que Huawei ha realizado comparado con sus competidores de gamas superiores.

Bateria

Pocas sorpresas en este apartado en relación al curso pasado, y eso, a los niveles que encontramos la gama alta de Android en la actualidad, puede acabar siendo un problema. Con 2.600 mAh de amperaje y un panel que no debería ser excesivamente consumidor, obviamente por encima de las pantallas HD de otros fabricantes de la gama media, el terminal consigue un rendimiento justo para llegar al final de la jornada de 12-14 horas.

Huawei P8 grosor margenes

Si eres un usuario con un consumo medio, puedes llegar al final del día con un porcentaje de 25-30 por ciento, pero si tu uso es más intenso, la necesidad de cargarlo se hará evidente nada más llegar a casa. En general he podido lograr unas 4 horas de media en cuanto al consumo de pantalla, que le ubica en una gama media-alta de terminales, por debajo de otros tope de gama de Samsung, HTC y sobre todo, de Sony, el rey en este terreno.

Curiosamente este rendimiento “aprobado” se contrapone con el de su hermano mayor Ascend Mate 7, que logra una de las mejores duraciones de bateria que he visto a día de hoy. El diseño se ha cobrado una víctima ya conocida, y no cabe duda que ha sido la bateria.

Hardware y rendimiento

Huawei sigue apostando de forma rotunda por los productos “made in home”. Sus procesadores Hisilicon Kirin son los encargados de dar vida a buena parte de la familia de terminales con los que cuenta en su haber, y este nuevo P8 no iba a ser menos. Nos encontramos con la versión Kirin 930, un chip octacore con 4 núcleos a 2 GHz y otros 4 a 1,5 GHz, acompañado de 3GB de RAM. Sobre el papel, tendremos potencia a raudales.

Más allá de que Emotion UI 3.1 esté mejor o peor implementada, lo cierto es que movernos por su interfaz es una delicia. No veremos tirones o ralentizaciones en ningún momento, algo que esperamos pueda pasar al olvido en poco tiempo. Las aplicaciones se abren muy rapidamente aunque es cierto que algunos terminales de gama alta del curso pasado mejoran estos tiempo, pero hablamos de cantidades por debajo de un segundo, apenas imperceptibles.

En aplicaciones más pesadas como Google Earth, Google Maps con Street View, IMDB y otras, el terminal responde correctamente, aunque a nivel gráfico, sobre todo en la primera de ellas, veo algo más de “lag” que en otros terminales de gamas superiores, o incluso inferiores, pero muy bien optimizados. No es una experiencia desastrosa ni nada parecido, pero reseñable al menos si lo que buscáis es tener el terminal más fluido del momento.

Huawei P8 Hardware

A nivel de juegos, como Asphalt 8, Batman y otros títulos que requieren de potencia gráfica, el terminal se ha comportado con mucha soltura. Tendremos una buena experiencia jugable, sin duda, y podremos correr buena parte, sino todos los juegos de la actualidad sin demasiados problemas.

Sin embargo he tenido alguna que otra “sorpresa” desagradable con su rendimiento. Básicamente, cuando he hecho uso del navegador GPS durante unos 15-20 minutos, he notado un sobrecalentamiento importante, excesivo, teniendo en cuenta que mi terminal principal es un Motorola Moto G (2014) cuyo rendimiento y procesador debería ser, a priori, muy inferior. Tengamos también en cuenta que este Huawei P8 no verá su lanzamiento hasta junio, por lo que podríamos ver aún algunos cambios y ajustes en el rendimiento final.

Sus altavoces están en la media, incluso de la gama media. Un sonido que distorsiona en niveles “altos” y que nos deja con muchas ganas de más. Su ubicación no es del todo incómoda, a no ser que usemos el terminal para jugar, entonces nos olvidamos incluso de oirlos, ya que taparemos las salidas con nuestras manos.

En general es una experiencia muy fluida en cuanto a su rendimiento. Más allá de analizar el software, cosa que haré a continuación, estamos delante de un buen producto en este sentido, sin ninguna pega importante ni destacada que pueda echar atrás su compra, a la cual acompañára la inclusión de NFC y Bluetooth 4.1 como últimas tecnologías.

Software

HTC Sense, Touchwiz, Timescape y como no, por parte de Huawei, Emotion UI. La renovación de esta capa y mi experiencia de una semana con ella, me ha dejado un sabor agridulce.

Más allá del nivel estético, que podremos estar más a favor o en contra de los colores de sus iconos, o incluso del gran tamaño y las formas de estos, debo decir que al margen de un buscador genérico, que nos permitirá encontrar nuestras apps, contactos y demás de una forma muy rápida e idéntica a la de iOS 8, Android puro sigue teniendo mucho peso en mi experiencia, y el salto a nivel visual con Material Design, aún más, y esto es algo que precisamente desaparece en EMUI 3.1, una auténtica pena.

Huawei P8 Software

No es una mala capa de personalización, muy inspirada en el trabajo de Apple con iOS, eso si, pero no seré yo quien juzgue la “insipiración” sobre algo que funciona para los usuarios. No hay box de aplicaciones, las notificaciones en la pantalla de bloqueo son demasiado inútiles, los controles de energia y bateria, aunque muy trabajados, acaban siendo demasiado intrusivos en la experiencia de usuario.

Necesita trabajo, mucho trabajo aún para poder sortear el buen nivel de Android tal cual lo podremos encontrar en dispositivos Nexus, Motorola o incluso bq. A nivel de diseño, de optimización de las últimas novedades, queda mucho por pulir, y la pregunta que personalmente no dejo de hacerme es, ¿de verdad merece la pena tratar de modificar Android en el nivel de Android 5.0 Lollipop? Tarea pendiente para Huawei.

La gama alta asequible, aún lejos de los tope de gama

81

Un producto destinado a cubrir el paso anterior a la gama más alta de Android. Usuarios que desean contar con un muy buen dispositivo, pero con evidentes sacrificios comparado con terminales de precios superiores, muy superiores en algunos casos.

Por 450-500 euros, incluso menos en cuestión de meses, este Huawei P8 nos otorgará dos aspectos clave, referentes en el mercado actual. Por un lado, su pantalla, Full HD es cierto, pero de lo mejor que he podido ver hasta el momento, sin lugar a dudas. En segundo lugar su diseño, atractivo, cómodo, visual, en definitiva, un estilo que convence.

Huawei P8 general

Su cámara, mejorada con estabilizador de imagen aunque haremos poco uso de ello, así como con un mejor procesado de las capturas, nos deja una experiencia correcta, sin más, lejos aún de ser una cámara top en este sentido. Sus altavoces, discretos, y su ubicación, aunque es algo que emplean gran parte de los fabricantes, limita la experiencia jugable cuando hacemos uso horizontal del producto. Y una bateria que no destaca en ningún sentido, un “problema” viendo los grandes rendimientos que encontramos a día de hoy. Una jornada de 12-14 horas, nos hará suspirar por un cargador de red. ¿Por qué no incorporar además el lector de huellas tan puntero del Mate 7?

¿Es el mejor gama alta del momento? No, evidentemente. ¿Es de lo mejor que podemos encontrar por 400-500 euros, justo antes de la gama más alta de Android? Sin duda. Es una compra justificada, aunque recomendaría a Huawei no dormirse en los laureles, la gama media aprieta cada vez más y la dificultad para justificar un precio por encima de los 400 euros se incrementa. Este P8 ha sacrificado en algunos apartados, es cierto, pero la experiencia final es notable.

Puntos positivos

  • Pantalla. Un muy panel, con buenos ángulos de visión y brillo decente. De lo mejor que he podido probar incluso con resoluciones superiores.

  • Diseño. Una delicia movernos con el terminal, tanto por estética pura como por su tacto y su construcción. Rozando la perfección.

Puntos negativos

  • Bateria. Demasiado justa para los tiempos que corren. Llegar al final de la jornada puede ser un problema para muchos usuarios con este móvil. Hay que valorar hasta que punto el diseño vende más que una experiencia más larga de uso.

  • Software. Emotion UI 3.1 tiene mucho que mejorar, sobre todo en la implementación de Android 5.0 y aspectos como Material Design o las propias notificaciones, no se pueden desaprovechar mejoras de tal calado.

Archivado en Análisis, Huawei P8
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs