El embarazo puede modificar el cerebro de la madre

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El embarazo es un periodo largo y lleno de cambios para la madre. En su cuerpo ocurren miles de reacciones químicas distintas, y este debe adaptarse para mantener la nueva vida que en ella crece. Gracias a nuevas investigaciones hemos comprobado que estos cambios van más allá de donde podríamos haber imaginado.

Según un reciente estudio, el cerebro de una mujer se modifica durante el embarazo. No hablamos de pequeñas variaciones de algún neurotransmisor, sino de un verdadero cambio morfológico, que afecta especialmente a la llamada materia gris.

embarazo-madre

El cerebro materno se ve alterado

El estudio, que ha sido publicado en la revista Nature Neuroscience, ha estado liderado por la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto de Investigación del Hospital del Mar, también español.

Como podemos leer en El País, la investigación ha comprobado que el embarazo altera el cerebro materno, modificando distintas habilidades. Se mejoraría la capacidad de anticiparse a posibles amenazas contra el bebé, así como la propia empatía con la pequeña criatura.

Para la realización del estudio se formó un grupo de 25 mujeres, a las que se examinaría antes y después del parto de su primer hijo. El método escogido para poder analizar su estructura cerebral fue la llamada resonancia magnética, que se basa en la medición de los cambios de potencial en el encéfalo.

Para poder comparar resultados, también se usó un grupo control de 20 mujeres que no habían estado embarazadas, así como sus parejas y las parejas correspondientes al grupo inicial de las madres. El proceso de estudio duró más de 5 años.

cerebro-estimulacion

¿Cuáles han sido los resultados obtenidos? La materia gris del cerebro materno se ve reducida durante el primer embarazo, en las zonas cerebrales relacionadas con las relaciones sociales. Estos cambios se mantuvieron durante al menos 2 años, sin afectar a ninguna función intelectual. Como era de esperar, el grupo control no sufrió ningún cambio.

Se ha llegado a la conclusión de que estas modificaciones tienen una función evolutiva, mejorando las capacidades que beneficiarán al bebé, aunque sea a costa de alterar la estructura del cerebro.

¿Qué te ha parecido este artículo? No olvides dejar tu opinión.

Archivado en Cerebro, LVG, Psicología, Salud
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion