El día que Nokia encontró su camino

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En los últimos años, Nokia no estaba en una posición cómoda en el mundo de los smartphones. Necesitaba cambios profundos en su estrategia, y finalmente ha sido una alianza con Microsoft la que le ha permitido continuar compitiendo con garantías de éxito en el complicado mercado de los móviles de gama alta.

Nokia llevaba demasiado tiempo sin rumbo fijo. El ya lejano 9 de Febrero del 2007 un entusiasta Steve Jobs presentaba el primer iPhone, y con ello cambió para siempre la industria de los teléfonos móviles. Todo el mundo se vio obligado a reaccionar para no verse ninguneado por la nueva joya de Apple. Todo el mundo, menos la orgullosa Nokia. Líderes indiscutibles, tanto en la gama baja como en la alta, no supieron, o no quisieron, ver que su supremacía estaba amenazada.

El día que Nokia encontró su camino

Los chicos de Espoo siguieron confiando en Symbian para gobernar sus smartphones. Antes del 2007, Windows Mobile 6 era la principal competencia de Nokia en el campo de los teléfonos inteligentes. Un rival que ni era demasiado superior, ni estaba orientado al mercado de consumo. Pero iOS dejó completamente obsoleto a Symbian de un día para otro. Luego llegó Android, luchando además en la gama media del mercado. Más tarde, también Microsoft se renovó con Windows Phone 7.

Con competidores de este calibre, Nokia pronto se volvió irrelevante en el mundo de los smartphones. La industria clamaba por un nuevo sistema operativo para la marca finlandesa. Hubo un experimento llamado N900, que usaba Maemo 5, pero no cuajó. Luego se aliaron con Intel para crear MeeGo, un proyecto que aún a día de hoy parece que tardará en materializarse.

Eran necesarias medidas urgentes, y a principios de este año llegó el bombazo. Nokia adoptaba Windows Phone 7. Una decisión muy dura para una compañía que un día estuvo en lo más alto. Iba a perder el control sobre su sistema operativo, y con ello un importantísimo elemento diferenciador frente a la competencia. ¿Tomó Nokia la decisión correcta?

El día que Nokia encontró su camino

En mi opinión, Nokia hizo lo que debía, aunque no fuera fácil. No se podía permitir el lujo de seguir perdiendo cuota de mercado por culpa de Symbian. El desarrollo de Meego no parecía ir al ritmo esperado. Había que actuar. Las opciones eran Android o Windows Phone 7, y la decisión no podía esperar.

A primera vista, Android era una opción más lógica. Google permite personalizar su sistema operativo hasta límites absurdos, algo que suele ser del agrado de los fabricantes de móviles, que quieren ofrecer características exclusivas en sus terminales. Quizá Nokia no querían competir en un ecosistema superpoblado, o puede que hubiera otros motivos tecnológicos de peso para la decisión. El caso es que fue la compañía de Steve Ballmer la que se llevó el gato al agua.

Y es que, para Microsoft, el negocio era redondo: el lanzamiento de Windows Phone 7 no fue en ningún sentido un fracaso, pero sus rivales ya tenían una base muy grande de usuarios en ese momento. Enrolando al mayor fabricante de móviles del mundo para su sistema operativo, la compañía de Redmond tenía asegurado un crecimiento muy rápido en su cuota de mercado.

El día que Nokia encontró su camino

Un importante detalle del que se ha hablado mucho, pero del que no se sabe nada seguro, son los términos económicos del acuerdo. Se dice que Microsoft ha ofrecido una cantidad muy elevada a Nokia, y que no será hasta dentro de un tiempo cuando el dinero fluya en el sentido lógico: Nokia pagando a Microsoft por las licencias de Windows Phone 7. Quiero pensar que una empresa solvente como la que dirige Stephen Elop no tomó una decisión de este calibre por la inyección de capital inmediata que pudiera suponer, si no porque está convencida de que es la mejor opción para el futuro de Nokia. En cualquier caso, detalles tan delicados como estos probablemente nunca salgan a la luz.

A modo de resumen, me atrevo a afirmar que el acuerdo ha sido muy positivo para Nokia. La compañía finlandesa vuelve a tener un lugar en el mundo del smartphone. Dispone de un sistema operativo competitivo, desarrollado por un socio de solvencia contrastada. En un futuro inmediato, Windows Phone 7 va sufrir varias actualizaciones, que lo van a poner al nivel de sus principales rivales. Y el ecosistema de aplicaciones crecerá exponencialmente con la salida de los nuevos terminales de Nokia. Ni menciono el hardware, no me cabe duda de que veremos lanzamientos de móviles excelentes desde el primer día.

El único problema es que Nokia antes era un líder, pero ha perdido demasiado tiempo, y ahora tiene que volver a demostrar muchas cosas. Pero, al menos, ya ha vuelto al buen camino.

Archivado en Microsoft, Móviles, Nokia, Windows Phone 7
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion