La incoherencia de las tarifas planas de Internet

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El sistema de facturación actual en nuestras conexiones fijas a Internet se basa en una cuota invariable e independiente del volumen de datos transmitido. ¿Es justo que usuarios con niveles muy distintos de consumo paguen lo mismo a final de mes?

Yo nunca voy a un restaurante tipo buffet libre. No veo rentable pagar una cantidad elevada por medio plato de pasta mientras el resto de los comensales repite tres veces de la mejor carne. Sin embargo, parece normal que a mi vecina le cueste lo mismo acceder a Internet que a mí, a pesar de que ella visita Facebook media hora al día mientras en mi casa se usa continuamente Bittorrent a la máxima velocidad que da la conexión. Resulta evidente que en este caso la tarifa plana es muy injusta, por que ambos recibimos una factura idéntica pero yo hago un consumo muchísimo más elevado.

A veces se suele mezclar este tema con el de la neutralidad de la red, y se afirma que está en la esencia de Internet el acceso ilimitado por un precio fijo, pero no creo que haya nada malo en eliminar las tarifas planas. Lo cierto es que durante muchos años ofrecer la tranquilidad de un cuota invariable ha sido un aliciente para atraer suscriptores. Pero los usuarios cada vez demandan más ancho de banda, y las telecos temen por la saturación de sus redes. Viendo como está la situación en otros mercados parece que el modelo actual no se va a mantener. Y creo que el cambio puede ser a mejor.

La incoherencia de las tarifas planas de Internet

Respecto al problema de la sobrecarga de las redes, ya se han planteado varias soluciones. Desde hace años, en España se ofrecen tarifas de datos móviles “ilimitadas”, que tras el consumo de cierta cantidad de megas, reducen drásticamente su velocidad. No creo que sea un sistema adecuado para el mercado móvil, y muchos menos para los accesos fijos. Debemos disfrutar en cualquier momento del máximo ancho de banda disponible, y ser nuestra decisión como queremos usarlo. En Estados Unidos tienen tarifas planas similares a las nuestras en sus conexiones terrestres, pero al llegar a cierto límite se generan cargos extra. Tampoco es un modelo especialmente justo, ya que los topes suelen ser bastante elevados y la mayoría de los usuarios se quedan muy lejos de alcanzarlos. Una tercera técnica consiste en no restringir la velocidad ni la cantidad de datos, pero sí gestionar la sobrecarga de la red dando prioridad a unos paquetes sobre otros. De esta forma, el tráfico P2P, el streaming de video o cualquier otro servicio que no le guste a nuestro proveedor de Internet funcionaría a menor velocidad. Obviamente, no se puede aceptar esta violación de la neutralidad de la red como opción válida.

Pienso que hay una solución que puede resolver a la vez tanto el problema de la saturación de las redes como la injusticia de que todos los usuarios paguen lo mismo independientemente de su consumo. Es tan fácil como poner un precio por cada gigabyte transmitido. Con la posibilidad de contratar bonos de determinada cantidad de datos para que los que más se conectan vean reducido su coste por giga, y sin perjuicio de que pudiera haber una cuota por mantenimiento de línea o un mínimo mensual, según la política comercial del operador. Para aplicar esta idea con éxito, sería imprescindible que las telecos hicieran un importante ejercicio de honestidad. Tendrían que ofrecer a sus clientes herramientas para establecer límites que les eviten tener sorpresas en la factura, y poner a su disposición un sistema sencillo y rápido para conocer su tráfico acumulado.

La incoherencia de las tarifas planas de Internet

La idea es muy clara. Las transmisión de datos es cara, no se puede ofrecer de forma ilimitada un recurso valioso, y es incorrecto plantear un esquema de precios en el que los usuarios que gastan menos financian a los que consumen más.

No quisiera dar a entender que mi idea es que nuestros carísimos operadores sencillamente deben cobrarnos más aún a los que transmitimos mucha información. Porque lo cierto es que el sector de las comunicaciones nacional necesita aumentar su nivel de competencia para tener unos precios acordes a los países de nuestro entorno. Pero de forma independiente a esto, se debe aplicar un sistema de facturación racional, en que los internautas que gastan poco pagarían menos que ahora, muchos otros no sufrirían ningún cambio y aquellos con mayor voracidad de datos tendrían que hacer un esfuerzo económico extra.

La verdad es que yo siempre he visto el modelo de cobrar el consumo real como el más razonable, aunque soy consciente de que la mayoría de los usuarios está contento con las actuales tarifas planas. Independientemente de que estas sean sostenibles o no largo plazo, ¿cuál es vuestra opinión sobre el pago por uso en el acceso a Internet?

Fotos | kainet y Andrés Rueda

Archivado en Internet y redes sociales
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Carlos Ruiz-Henestrosa dice:

    He leído tu artículo de cabo a rabo y estoy de acuerdo contigo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los ISP españoles, al aplicar tarifas por tramos obligarían al usuario a escoger un consumo muy limitado y a poner unos precios abusivos al sobrepasar el límite. Los ISP no reducirán el precio de las conexiones, por lo que las tarifas planas yo las veo bien como están.

    Creo que lo que se debería hacer es realizar descuentos a aquellos usuarios que consumen poco, y no lo que harían los ISP en España, que sería subir el precio a los que consumen (además de eliminar la neutralidad en la red -discutible, mi ISP me bloquea los puertos del BitTorrent-).

    • Anónimo dice:

      No sé que sería más increíble: que nuestras telecos no aprovecharan una ocasión como esta para subir precios, o que estuvieran dispuestos a hacer descuentos a los clientes por iniciativa propia.

      De todas formas, ya hubo en España alguna tarifa de Internet fijo con límite de transmisión de datos, y creo que no fue muy exitosa.

      En cualquier caso, el problema de fondo es que en nuestro país no hay suficiente competencia, y contra eso es difícil luchar.

      Lo tu bloqueo de los puertos, una vergüenza. Necesitamos urgentemente leyes que protejan la neutralidad de la red, como ya hay en otros países europeos, y que estoy seguro que darán muy buenos resultados.

  • […] Hace ya varios días en Rootear os dimos siete razones para utilizar un servicio DNS de un proveedor externo, pero sin embargo no os explicamos el procedimiento para cambiar nuestro DNS y, de esta forma, poder aprovechar las ventajas que ofrecen otros servicios DNS diferentes al que nos adjudica por defecto nuestro proveedor de Internet al que nos referiremos ahora como ISP. […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion