Del “less is more” al minimalismo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

A menudo oímos hablar de diseño minimalista, pero se abusa de éste termino. ¿Sabemos con seguridad a que nos referimos cuando lo empleamos? He aquí una minuciosa descripción e historia del “minimal style”

El término «minimal» fue utilizado por primera vez por el filósofo británico Richard Wollheim en 1965, para referirse a las pinturas de Ad Reinhardt y a otros objetos de muy alto contenido intelectual pero de bajo contenido formal o de manufactura, como los «ready-made» de Marcel Duchamp. Es una traducción transliteral del inglés minimalist, que significa minimista: tendencia a reducir a lo esencial.

Podemos encontrar una arquitectura minimalista visible en la obra de John Pawson, Souto de Moura, Tadao Ando, Hiroshi Naito o Rudi Riccioti.

Del

  • HISTORIA

Mies Van Der Rohe elabora sus ideas acerca de la pureza de las formas (precursoras del minimalismo) durante la dirección que llevó a cargo de la Escuela de Arte y Diseño de la Bauhaus, en Alemania, a finales de 1930. Poco tiempo después, y debido al proceso de la segunda guerra mundial, emigra a Estados Unidos. Una vez en Nueva York comienza a formar parte del movimiento del arte mínimo y geométrico encauzándolo hacia el diseño funcionalista: “menos es más”. Esta corriente surge en respuesta a los ya pasados de moda regionalismos y art déco. Retoma el concepto de Adolf Loos de la decoración: no hacen falta elementos decorativos en sí, ni añadidos a la arquitectura o a los espacios, puesto que el propio material ya nos ofrece un patrón, una textura y temperatura característicos. ¿Por qué decorar un mueble de madera cuando ya posee unas características vetas? En los años 70 se maduran todas estas ideas y se consolida el minimalismo en el diseño de espacios y objetos chocando con la cultura del pop art. En la misma ciudad de Nueva York, donde se desarrollaban ambas corrientes, sufrían un enfrentamiento: las decoraciones recargadas de objetos kitsch de rápida manufactura frente al estudio del espacio y su composición con lo puramente necesario y funcional.

Del

  • MINIMALISMO

El minimalismo se caracteriza por la extrema sencillez de sus formas (no simplicidad), líneas puras, espacios despejados y colores neutros, en un ambiente con equilibrio y armonía, nada de elementos superfluos y barrocos, de excesos ni estridencias, muchas veces ajenos al mundo exterior: Sobriedad sin ornamentación. En síntesis, la filosofía del minimalismo persigue construir cada espacio con el mínimo número de elementos posibles, de forma que se elimine o evite todo cuanto pueda resultar accesorio.

Del

  • ESPACIOS

Amplios y luminosos. Dobles alturas de tipo “loft” sin recovecos ni quiebros innecesarios. En la edificación es primordial pensar en materiales naturales como la piedra, madera, cerámicas… o rústicos como el cemento, vidrio y aceros. En los elementos de la naturaleza: lugares destinados al agua y su fluidez, el hogar del fuego (chimenea), flujo de aire (por medio de ventilación cruzada) y por último la tierra (materiales y jardines). Espacios amplios y libres, donde fluye el aire, aúnan sus fuerzas la unidad, armonía y composición para evitar la repetición de puntos de vista, es decir, generar con los mismos elementos puntos de vista únicos en diferentes emplazamientos. La serenidad y el orden acompañados de formas puras y limpias deben leerse continuamente en el mobiliario, muros y los escasos complementos.

Del

  • COLORES

Empleo de colores puros, con superficies o fondos monocromáticos, de tonos suaves predominando el blanco y los tonos tierra. El blanco posee una infinidad de variaciones tonales por medio de superposición de capas influyendo en la reflexión de la luz. También se incorporan los tostados o el negro. El detalle de color puede generar un bonito detalle, empleando tal vez un rojo, dado por algún objeto único.

Del

  • MATERIALES

Los materiales empleados conforman la esencia del minimalismo. Superficies en madera natural, piedra o cemento para los pavimentos y muebles fijos. Al decidir un acabado debemos pensar en tratar lo mínimo el material: madera desbastada ligeramente pulida, planchas de roble para hacer bancos corridos granitos con textura rugosa al tacto, pilas de lavabo generadas de una pieza de piedra o cemento…

Del

  • TEXTILES

Olvidando los tejidos estampados y floreados, optando por la austeridad de los lisos. Se prefieren las telas rústicas en color marfil, texturas como el lino o lonetas. Cortinas, almohadones y tapizados tendrán que obedecer a la unidad. Generalmente se obvian las cortinas, aunque en caso de emplear elementos intermedios interior-exterior optaremos por estores o telas sin drapeados ni ondulados.

Del

  • MOBILIARIO

Simpleza y funcionalidad. Depuración en la forma y calidad en el material: acero, cuero y mínima complejidad estructural. Un punto muy importante a tener en cuenta es el ocultar todo elemento visualmente dañino, es decir, electrodomésticos, accesorios, útiles de limpieza o aseo, menaje, cuberterías, etc. Se emplean muy a menudo armarios de líneas muy sobrias que generalmente se cortan sin hacer contacto con suelo ni techo, alojando en su interior todos los elementos anteriormente citados.

Del

  • PARAMENTOS

En las paredes se trata de evitar todo adorno que esté de más, aunque se compone con cuadros destacados un elemento de potencia visual. Paredes lisas de colores claros o revestidas con piedra, cómo único elemento de decoración.

Del

  • ELEMENTO Y FORMA

Existen unos elementos citados en la introducción que son de relativa importancia (siempre que podamos hacer uso de ellos) como la chimenea, el estanque o las fuentes de luz. El lugar donde debemos situar el fuego debe ser un muro largo, sin ningún tipo de decoración, ya que el protagonismo lo debe tener un simple hueco horadado del que surja el calor. Los estanques deben ser tratados y considerados como pavimentos compuestos por agua; el nivel debe quedar a ras de superficie o generando un leve escalón para la fluidez del líquido. Las entradas de luz son estudiadas como decoración natural, el brillo y sombra que proyecte sobre la estancia será meticulosamente calculado.

Del

John Pawson siempre ha sido un fiel seguidor de todas estas ideas, llevándolas a veces hasta el extremo de crear estancias muy visuales pero casi inhóspitas.

El minimalismo es un estilo de vida en el que impera el orden, (no apto para personas con un ritmo de vida acelerado o desordenadas) que requiere un contínuo mantenimiento y organización.

Archivado en Arquitectura, Composición, Decoración, Diseño, Espacios, Interiorismo, Mies Van der Rohe, Mobiliario
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs