La forma de convertir el BookCrossing en un intercambio de residuos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El intercambio de libros puede ser una actividad muy enriquecedora culturalmente, pero a veces la forma en que se lleva a cabo hace dudar de que tenga alguna utilidad real.

El BookCrossing es una idea sumamente interesante. No sólo resulta enriquecedor tener al alcance de la mano libros que de otro modo quizá nunca conoceríamos, sino que además considero muy positivo que títulos condenados a coger polvo en las estanterías obtengan una segunda vida, logrando que la lectura pase de ser un negocio a algo desinteresado.

Con estos conceptos en mente, he realizado numerosas visitas a un punto de intercambio abierto dentro de un área comercial, y la verdad es que la experiencia que tuve me dejó bastante desencantado. En principio, mi motivación era deshacerme de bastantes libros que tenía por casa, y que nunca me animaba a llevar a una librería de segunda mano. Soy una persona práctica, y no me gusta acumular nada que sé que pasará años sin que sea utilizado. Así pues, imaginé que la mayoría de los títulos que poseía podrían ser del agrado de otros lectores.

Libros

Hice bastante viajes al punto de BookCrossing, y parecía que el concepto funcionaba: nunca había muchos libros, pero los que estaban siempre eran distintos, lo que daba a entender que existía un intercambio frecuente. El problema que vi era la bajísima calidad de algunas de las “donaciones” que allí se encontraban. No hablo de novelas poco conocidas o de escasos valores literarios, sino de productos verdaderamente inútiles. Por poner ejemplos: un manual de economía publicado a principios de la década de los ochenta (que quizá fuera aprovechado de forma puntual por algún estudioso de la materia en una biblioteca universitaria, pero que aquí sobraba), un “curso” de jardinería que no pasaría de las 50 páginas (sin una sola ilustración), un tomo suelto de una enciclopedia, un libro de ilustraciones infantil con páginas rotas y tan lleno de suciedad que ningún padre responsable ofrecería a sus hijos…

Ojalá el inconveniente fuera sólo que algunos desconsiderados “liberan” títulos que realmente deberían ir al cubo de la basura. Lo peor es que estos libros en unos días desaparecían. No me gustaría parecer prepotente al juzgar los intereses de cada uno, pero mucho me temo en realidad quien los recogía era muy improbable que los leyera, y seguramente los tendrá en casa dándole un uso “decorativo”, sin que vuelvan a ser intercambiados. Es lo malo de todo lo gratuito: ciertas personas abusan de ello, sin considerar si realmente les va servir de algo.

BookCrossing

Lo que me da pena no es el destino de estos “libros-basura”, sino el hecho de que haya individuos que los cojan sólo porque no tienen coste, y probablemente no les saquen provecho. De esta forma, quienes liberen títulos mínimamente atrayentes con la encomiable intención de que goce de ellos el mayor número de lectores posible verán su deseo frustrado si un usuario desconsiderado se hace con él y lo deja en una estantería parado.

Quiero pensar que si la zona de BookCrossing que visito habitualmente, en lugar de estar en una zona comercial, se encontrara en un centro cultural o una organización educativa su funcionamiento sería más eficiente. En cualquier caso deseo hacer un llamamiento para que disfrutemos con responsabilidad esta gran invención, liberando libros que haya posibilidades de que otros encuentren interesantes, y recogiendo sólo lo que nos agrada y luego vayamos a volver a poner en circulación.

Imagen | Emily Carlin
De interés | BookCrossing

Archivado en Libros
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El BookCrossing es una idea sumamente interesante. No sólo resulta enriquecedor tener al alcance de la mano libros que de otro modo quizá nunca conoceríamos, sino que además considero muy positivo que títulos condenados ……

  • Luiszamarreno dice:

    Gracias por tu artículo, Miguel. Te recomiendo visitar otros puntos de cruce. En algunos (pocos), desgraciadamente, se libera “basura” (aunque cualquier libro puede ser interesante según para quién). También es cierto que hay gente que coge todo lo que puede aprovechando que es gratis… Pero, detrás de todo esto, se pueden encontrar personas e historias maravillosas.

    • Anónimo dice:

      La verdad es que es una pena que el BookCrossing no esté más extendido pero, en cualquier caso, siempre es mejor disfrutar de una buena idea que, en la práctica, a veces falla un poco que perdernos una experiencia que puede ser muy enriquecedora.

  • Anónimo dice:

    La verdad es que es una pena que el BookCrossing no esté más extendido pero, en cualquier caso, siempre es mejor disfrutar de una buena idea que, en la práctica, a veces falla un poco que perdernos una experiencia que puede ser muy enriquecedora.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion