Daredevil: Diablo Guardián

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Un misterioso bebé es dejado al cuidado de Daredevil, introduciéndolo en una trama de proporciones bíblicas en la que nada es lo que parece.¿Es el niño el Mesías o el Anticristo? Un universo oscuro y violento, un héroe atormentado hasta el borde de la locura y la amenaza del Apocalipsis conforman uno de los arcos argumentales más emblemáticos de la historia del cómic americano.

Corría el año 1998 cuando, con la intención de revitalizar la imagen y marca editorial de la compañía, Marvel Comics da luz verde al proyecto Marvel Knights, una linea de publicaciones ambientada en un mundo más realista y oscuro, orientada a un público más adulto. Es en este marco en el que nace la nueva colección de Daredevil, personaje ideal para esta nueva manera de entender el universo Marvel tanto por la zona que protege (“La cocina del infierno”) como por el empuje que sus fans darían a la colección.

Portada del #5 USA de Daredevil Guardian Devil

Para los que no lo conozcan, Daredevil es el alter ego superheróico de Matt Murdock, abogado ciego miembro de un importante bufete en la ciudad de Nueva York. Lo que hace al señor Murdock tan especial es que el mismo isótopo radiactivo que causó su ceguera permanente en un accidente acrecentó hasta niveles impensables la sensibilidad de sus demás sentidos, lo que aprovecha en su particular lucha contra el mal. El personaje fué creado por el inimitable Stan Lee y un menos conocido Bill Everett en 1964.

Es importante recalcar que a finales de los 90 la casa de las ideas estaba sumida en una importante crisis autoinducida en gran medida por la marea de crossovers (publicaciones en las que la linea argumental de dos o más personajes se unía) que fue la tónica general después del boom de los cómics de super-héroes de principios de la década. Esto hace que sea fácil entender los recursos que se pusieron a disposición de esta nueva línea editorial que contó con guionistas, dibujantes y entintadores de verdadero renombre.

Portada del #3 USA de Daredevil Guardian Devil

En este marco nace “Diablo Guardián”, un arco argumental que abarca los ocho primeros números de la colección correspondiente a Daredevil dentro de Marvel Knights. La historia nos cuenta como Matt Murdock se ve metido en una batalla mística entre dos bandos, cielo e infierno, que gira alrededor de un inocente bebé que unos consideran Mesías y otros el Anticristo.

Como podemos adivinar, el argumento estará marcado por una gran cantidad de referencias religiosas, presentándonos a un héroe cuya vida personal se ve sacudida por importantes cambios y que ve en la religión un asidero que puede mantenerlo unido a la realidad. De este modo vemos un personaje roto y desorientado, abrazado de manera casi fanática a las creencias religiosas que ha tenido desde la niñez.

El mostrar la debilidad personal del héroe, enseñárnoslo como una persona más, con problemas personales y dudas ha sido siempre el recurso de Marvel para acercarnos a sus personajes, pero en este caso las dudas y problemas de nuestro protagonista se enfocan hacia un plano más serio. Donde antes hablábamos del problema que supone que se metan contigo en el instituto ahora ponemos una crisis de fe, problemas conyugales e incluso temas de rabiosa actualidad (sobre todo en aquella época) como el SIDA.

Ilustración interior de Daredevil Diablo Guardián

De todos modos, aunque por lo dicho pueda parecer que simplemente estamos hablando de un cómic de temática social disfrazado de latex rojo, realmente estamos hablando de cómic de superhéroes en su más pura esencia. Ahí están las peleas espectaculares, los bocadillos ingeniosos, los hombres angulosos y las mujeres imposibles. Y es eso lo que hace de esta una obra tan excepcional, la capacidad de tratar temas serios y trascendentes utilizando para ello personajes disfrazados con poderes imposibles. Hacer que esta combinación no parezca ridícula.

En cuanto al trabajo que han realizado sus autores solo podemos lanzar elogios. Un Kevin Smith que sorprende por una seriedad y profundidad que en sus películas hasta la fecha solo podíamos intuir y un Joe Quesada absolutamente espectacular a los lápices, llevando a la vida toda la plasticidad del movimiento que le suponemos a un superhombre de estas características y transmitiendo a cada página la oscuridad que asola el alma del personaje. Si podemos considerar el trabajo de cada uno como excepcional por separado, en tándem consiguen una cohesión perfecta donde las líneas de Smith dibujan para Quesada, que se lo paga con unas viñetas que escriben más de una línea. Es increíble la sensación de hojear el libro y ver el nivel de conocimiento sobre el ritmo y el flujo que conlleva el trabajar este formato (el cómic) que atesoran estos dos artistas, dando forma a unas viñetas cuya mera colocación ya te cuenta una historia.

Ilustración interior de Daredevil Diablo Guardián

En definitiva hablamos de una de las obras más importantes del tebeo americano, que marcó el principio de una nueva era para los personajes de la casa de las ideas, ya que poco a poco se fueron añadiendo más y más enmascarados a la línea Marvel Knights, hasta que más tarde desapareció, fundiéndose de este modo con el Universo Marvel oficial.

“Diablo Guardián” fué recopilada años después de su lanzamiento en un tomo editado por Planeta DeAgostini bajo el nombre de “El hijo del diablo”.

Portada de Daredevil: El Hijo del Diablo

Archivado en Cómic, Daredevil, Kevin Smith, Marvel, Superhéroes
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion