Being Elmo o la fuerza de la perseverancia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Ahora que los Muppets han vuelto a la gran pantalla de la mano de James Bobin, es un buen momento para recuperar Being Elmo, a Puppeter’s Journey, un emocionante documental narrado por Woopy Golberg que muestra cómo Kevin Clash cumplió su sueño de convertirse en marionetista de Seame Street, así como el origen de Elmo, probablemente el personaje más querido y entrañable de la factoría Henson.

Being Elmo, a Puppeter's Journey

A los nueve años, Kevin era un niño como tantos otros que se sentaba frente al televisor a ver Sesame Street, pero un buen día, al pasar por delante del armario de su padre sintió la necesidad imperiosa de convertir un abrigo de su padre en una marioneta. Sin pensar en las consecuencias y sin saber muy bien lo que hacía, cortó y cosió hasta convertir el abrigo en el mono Monty. Y sus padres, lejos de castigarle, tan sólo le pidieron que la próxima vez les pidiera permiso.

Ese momento, que pudo quedarse en una anécdota que los padres cuentan en las reuniones familiares para vergüenza de sus hijos, significó el inicio de un largo y difícil viaje que le llevó desde su Baltimore natal hasta Nueva York para convertirse en uno de máximos responsables del actual Sesame Street. Y todo gracias a Elmo, un personaje poco utilizado y depreciado por su marionetista original y que él rescató y transformó en lo que es en la actualidad, una representación del amor y la ternura que roba escenas a base de besos y abrazos.

Pero quizás lo más interesante Being Elmo, a Puppeter’s Journey es que, además de contarnos la vida y milagros de Kevin Clash, nos enseña cómo es el lugar en el que se crean los archiconocidos Muppets y cómo los marionetistas son capaces de dar vida a un pedazo de fieltro con tan sólo un pequeño gesto. Y es que pequeños detalles como mantener la boca de la marioneta abierta o cerrada mientras espera para hablar son los que marcan la diferencia entre una marioneta que parezca tener vida a una que esté realmente viva.

El film, que le valió a su directora Constance Marks el premio especial del jurado en la categoría documental en el Festival de Sundance de 2011, es tan tierno, entrañable e inspirador como el propio Elmo, y emocionará especialmente a todos los que crecimos frente al televisor viendo Sesam Street y los Muppets. Y si no me creeís, echádle un vistazo al tráiler y me decís si no se os pone un nudo (aunque sea pequeñito) en la garganta.

Archivado en Documental
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion