El clan de los Pelayo… porque no todo es perfecto

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Qué harías si descubrieras un método infalible para ganar a la ruleta? ¿Crees que el azar interviene menos de lo que parece en los juegos de apuestas? A veces las matemáticas no tienen todas las respuestas y la intuición, la observación y el análisis juegan un papel muy importante cuando en los sistemas intervienen el hombre y las máquinas. La fabulosa historia del clan de los Pelayo nos enseña que con imaginación es posible vencer a los poderosos porque en el fondo… no todo es perfecto.

Hoy llega a nuestras carteleras la película “The Pelayos”, la emocionante aventura de los Pelayo, una familia española que allá por los años 90 logró desbancar, contra todo pronóstico, casinos de todo el mundo mediante un método legal basado en aprovechar las imperfecciones o tendencias observadas en las ruletas.

The Pelayos

Durante los tres años que duró su aventura lograron “saltar la banca” en casinos de Las Vegas, Madrid, Ámsterdam, Australia… consiguiendo ganar más de 250 millones de las antiguas pesetas, y de paso algún que otro quebradero de cabeza debido a las batallas legales emprendidas para poder recuperar su derecho a jugar en algunos casinos como el Casino Gran Madrid.

El sistema, ideado por Gonzalo García-Pelayo no tenía en cuenta, como pudiera parecer a priori, ningún método matemático o martingala basada en la probabilidad o el azar, sino más bien se basaba en la observación minuciosa de todas y cada una de las ruletas en las que posteriormente iba a jugar “la flotilla”, hasta encontrar la imperfección física, que como por arte de magia revelara la tendencia de esa ruleta a caer en determinados números.

En su libro “La fabulosa historia de los Pelayos” Gonzalo García-Pelayo nos cuenta:

Que las máquinas en general no son perfectas y, por lo tanto, los materiales de las ruletas tampoco, ya ha sido explicado. Pero es que en el casino de Madrid todas las ruletas tenían la misma imperfección, que se localizaba en los mismos números. Sí, sí, en todas y cada una de las ocho mesas de marca Hispania (subsidiaria de la internacional ABP London) con las que contaba el casino tanto los números que más salían como los que menos eran siempre los mismos.

A estas alturas a lo mejor te estás preguntando, pero… ¿de verdad no intervenían para nada las matemáticas en toda esta historia?

No en el sistema pero sí en el análisis. Me explico. Todos los datos recogidos por “la flotilla”, como se denominaba al grupo que realizaba las observaciones y posteriormente jugaba, eran analizados mediante un sistema informático que realizaba simulaciones y verificaba posteriormente que esas ruletas marcaban determinada tendencia.

García-Pelayo nos explica:

Para detectar una posible tendencia en una ruleta, al no poder disponer de ellas para hacer mediciones físicas, tenemos que recurrir al análisis estadístico de su comportamiento. Es necesario investigar si una ruleta tiene un comportamiento que se sale del esperado en una máquina perfecta y para ello hay que conocer cómo funcionaría a la perfección.

Y añade:

No hay sistema posible con base únicamente matemática. El único sistema que funciona es el que se pone en práctica sobre una mesa que tenga un cierto defecto físico o tendencia.

Por si estás deseando ir esta noche o mañana al casino a probar fortuna, te diré que hace ya algunos años los casinos tomaron medidas para evitar este tipo de sistemas, sin embargo, siguen siendo máquinas, así que si tienes tiempo….

¿Crees que han cambiado mucho los establecimientos de juego en los últimos años con el fin de evitar este tipo de sistemas para saltar a la banca?

Archivado en Matemáticas
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion