Julio Verne y el poder de la imaginación

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Julio Verne está considerado por la gran mayoría de los estudiosos de la literatura como uno de los padres de la ciencia ficción (género que prácticamente inauguró él) y sus novelas de marcado carácter juvenil y aventurero han introducido el hábito de la lectura en millones de personas a lo largo de todo el mundo. Con una clarividencia digna del mejor profeta y una imaginación desbordante los libros de Verne han preparado a la humanidad para aceptar y comprender todos los grandes avances tecnológicos del siglo XX.

Muchos de los grandes avances tecnológicos de que disfrutamos hoy en día fueron predichos y descritos con elevado grado de acierto por uno de los escritores más imaginativos de la historia de la literatura: Julio Verne.

Este francés fue capaz de adelantarse más de un siglo a la época que le tocó vivir y describir con la pasión de quien descubre algo por vez primera ingenios como la televisión, los helicópteros, los submarinos o las naves espaciales.

Sus obras más conocidas, citadas y adaptadas se encuentran dentro de una serie de sesenta historias que se conoce como los Viajes Extraordinarios. Dentro de este grupo de novelas se catalogan obras tan conocidas como Viaje al centro de la Tierra, De la Tierra a la Luna, La vuelta al mundo en 80 días, Veinte mil leguas de viaje submarino o Miguel Strogoff.

Julio Verne

Verne fue un estudioso incansable de la ciencia de su época lo que combinado con su poderosa imaginación le permitió prever y describir los avances de los años venideros. Es curioso comprobar como en su primera novela (París en siglo XX) Verne ya intuía la necesidad y posibilidad de una red de comunicaciones a nivel global. Podemos por tanto decir que fue el primer humano en exponer la idea de Internet ochenta años antes de la existencia del primer ordenador electrónico y cien años antes de que comenzase a funcionar ARPANET (precursor del actual Internet).

Las novelas de Verne siempre fueron políticamente correctas y esta es una de las pocas críticas que se puede hacer a su obra. Se ignora si sus pretensiones de llegar a todos los públicos le obligaron a ocultar pasiones y pulsiones ideológicas o, si por el contrario, sus editores ejercieron de censores en este aspecto. Puede que este carácter “blanco” de su obra haya posibilitado que Verne sea el segundo escritor más traducido de la historia de la literatura (sólo por detrás de Agatha Christie).

Admito haber sido ferviente lector de la obra de Verne y reconozco que es uno de los culpables de mi adicción a la lectura. Y vosotros ¿también aprendisteis a leer mientras viajabais a través del cráter de un volcán?

Archivado en Ciencia ficción, Literatura, Novela
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion