A sangre fría, de Truman Capote

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La publicación de “A sangre fría” en 1966 supuso todo un fenómeno literario y cultural por diversas razones: la enorme fama de Truman Capote, la cuidada campaña de marketing pensada y dirigida por el propio autor y el morbo casi infinito que generó al tratar en profundidad un asesinato real. Una obra maestra que marca el culmen creativo de uno de los mejores escritores del siglo XX.

A sangre fría no es una novela al uso desde el mismo momento de su concepción, pues el propio autor se empeñó en remarcar una y otra vez que se trataba de una “novela de no ficción” o “novela documental”.

Como el propio autor explica en el preámbulo de Música para camaleones, esta novela supone un hito en su producción literaria y llega justo en un momento en que el autor se sentía atraído por la idea de crear un nuevo concepto de periodismo (que él mismo describe como periodismo artístico) y, como consecuencia de esa decisión creativa se fue forjando A sangre fría.

La novela relata una historia real: un cruel asesinato ocurrido en una pequeña localidad de Kansas en 1959 y a lo largo de trescientas cincuenta páginas Capote va desnudando la historia con precisión mientras narra el asesinato, la huida de los asesinos, la investigación policial, la detención de los culpables y, finalmente, su muerte en la horca.

A sangre fría Truman Capote

Tal vez el punto más sobresaliente de esta obra sea la capacidad de Capote para desnudar a los personajes y hacernos ver y sentir lo que ellos ven y sienten: su indudable maestría a la hora de reconstruir psicológicamente a los asesinos es digna de estudio y admiración.

Este libro fue el resultado final de siete años de trabajo y de una gigantesca labor de documentación en la que Capote contó con la ayuda de su amiga de la infancia la escritora Harper Lee en un proceso que se narra en dos películas: Capote (2005) e Infamous (2007). La propia novela fue llevada al cine de la mano del guionista y director Richard Brooks que hizo una adaptación con una cuidada fotografía en blanco y negro y ciñéndose rigurosamente a la novela original.

Cuando uno se enfrenta a la lectura de una obra de esta magnitud (cuya publicación marcó el inicio de la corriente denominada “nuevo periodismo”) no puede más que avanzar entre las palabras y disfrutar al mismo tiempo que se lamenta en voz baja por no tener el suficiente nivel de inglés como para leerla en versión original.

Archivado en Infamous, Literatura, Novela
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion