Windows Phone 8, un paso adelante discreto pero importante

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Microsoft nos ha presentado la próxima iteración de su sistema operativo móvil, que pretende suponer un cambio de generación, aunque no tiene novedades demasiado destacadas a nivel de experiencia de usuario. A pesar de que respecto a la tecnología y hardware soportado dará un salto de gigante, quizá necesitaría más argumentos para atraer al público, ya desencantado por la imposibilidad de actualizar a esta versión los terminales anteriores.

La semana pasada la multinacional de Steve Ballmer nos mostró por primera vez el rumoreado Windows Phone 8, y vale la pena reflexionar sobre esta propuesta una vez ha pasado la novedad. No hay que olvidar que para Microsoft es su oportunidad de competir con iOS y Android, y que no puede permitirse quedarse más descolgada en este campo al que ya ha llegado tarde. Por su parte, Nokia se juega su relevancia en el sector de los teléfonos inteligentes, e incluso su supervivencia peligraría si no consigue que su gama Lumia se vuelva popular.

Captura de la pantalla de inicio de Windows Phone 8

El nuevo sistema operativo aporta mejoras técnicas importantes: soportará procesadores de varios núcleos, resoluciones HD (1280×768 y 1280×720) y cambiará el núcleo de Windows CE por el de Windows NT, compartiendo muchas tecnologías avanzadas con Windows 8. Estas modificaciones eran muy necesarias, ya que la plataforma se estaba quedando atrás hace tiempo, pero no aportan demasiadas novedades en el día a día. Por un lado tenemos Wallet, una aplicación que hará uso del NFC, y también se ha remodelado la pantalla de inicio. Sin embargo, el usuario final quizá perciba que la plataforma no avanza, no aporta innovaciones y se limita a pulir con retraso aspectos puramente técnicos.

Por otro lado, el nuevo software no podrá ser instalado en los terminales actuales, que se deberán conformar con Windows Phone 7.8, una revisión menor. El problema es que la última versión tiene unos requisitos demasiado altos, que los modelos actuales no cumplen. Sin duda, es un disgusto para los propietarios de algún dispositivo afectado, pero la idea de Microsoft de realizar un “salto de generación” (muy distinto a la predominante en Android, y en cierta medida también en iOS) permite que cada aparato reciba puntualmente una actualización adecuada a sus posibilidades, perfectamente optimizada y funcional. De todas formas, lo cierto es que sería positivo que Windows Phone fuera algo más flexible, porque las especificaciones de hardware tan cerradas han provocado en el pasado que ninguna marca logre destacar sobre las otras.

Fotografía del Windows Phone Summit en el que se presentó Windows Phone 8

En definitiva, podemos considerar que Windows Phone 8 ha sido una puesta al día de un sistema que funciona bien. En mi opinión le ha faltado alguna novedad que atraiga a los compradores, pero lo cierto es que con los cambios realizados hay una buena base para crear smartphones competitivos (aunque quizá en unos meses dejen de serlo y Microsoft no reaccione, como ya ha ocurrido). Sólo podemos desear que el ecosistema siga evolucionando, y que se convierta en un rival digno para Apple y Google, que dominan con comodidad el mercado.

¿Qué opinas tú de esta actualización? ¿Crees que ofrece todo lo necesario para que los chicos de Redmond consigan destacar en la industria, o te parece que deberían haberse esforzado más en incluir funciones innovadoras?

Archivado en Apollo, Microsoft, Móviles, Smartphones, Windows Phone 8
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion