“El enigma del cuervo”, muchos cuervos y poco misterio

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Este fin de semana ha llegado a las salas de cine “El enigma del cuervo”. No se trata de una película biográfica del autor del poema El cuervo, Edgar Allan Poe, sino de una propuesta que mezcla datos de su vida con las historias surgidas de su pluma. ¿Qué puede esperarse de una película de detectives cuando el personaje principal es el padre del género mismo en la literatura? Aquí os dejo mi opinión al respecto.

Un 9 de enero de 1809 nace en Boston Edgar Poe, un niño destinado a la inmortalidad literaria pero marcado por la tragedia personal. Huérfano desde muy pequeño fue acogido (nunca oficialmente adoptado) por John y Frances Allan, de donde tomaría su segundo apellido para darle forma al sonoro nombre que todos conocemos: Edgar Allan Poe. Clasificado dentro del movimiento romántico americano y mundialmente conocido por sus relatos policiacos y macabros, Poe, como suele suceder, fue menospreciado en casa por sus contemporáneos y muy alabado lejos (particularmente en París) tiempo después. Su selección de palabras para la escritura respondía al peculiar criterio de la sonoridad en relación a las emociones que se pueden producir con ella, de manera que se llegó a ganar el título de “vulgar” por nada más y nada menos que William Butler Yeats (poeta irlandés y una de las más grandes figuras del siglo XX).

Poe contrajo nupcias con su joven prima Virgina, que moriría al contraer tuberculosis. La tragedia, la falta de reconocimiento y el alcoholismo le acompañaron a lo largo de sus cuarenta años de vida, aunque eso no opaca su genialidad. Fue pionero en el relato breve y es considerado como padre del género de la novela policiaca con relatos fantásticos como Los crímenes de la calle Morgue o La carta robada. Es por esta grandeza que acudir a una figura que dio pie a un género entero como personaje en un film dentro de ese mismo género, resulta una empresa arriesgada. Pero James McTeigue (“V de vendetta”) lo hace dirigiendo esta propuesta que mezcla datos biográficos del escritor norteamericano con la ficción nacida de sus mismos relatos.

Algo falla en este intento de recrear el mundo de Poe

En “El enigma del cuervo” Edgar Allan Poe (John Cusack) se ve envuelto en una serie de asesinatos que recrean aquellos que él mismo narra en sus historias. De aquí que el detective Fields (Luke Evans) le pida su colaboración para detener al homicida que reta al poeta a encontrarle si no quiere que una más de sus amadas muera (Emily Hamilton interpretada por la guapa Alice Eve). La trama resulta predecible (sobre todo si se está familiarizado con la obra de Poe), y honestamente el trabajo del director resulta decepcionante en relación a lo mostrado en su anterior film: “V de vendetta”. El guión marca una clara división entre la genialidad del artista dándole diálogos sumamente densos y con un leguaje preciosista (lejos quizá del gusto de Poe) mientras que el resto de personajes se mantienen en una línea plana sin terminar de pesar en la historia. Lo más destacable, a mi gusto, es la actuación de Alice Eve que cumple de muy buena manera tanto en los momentos dramáticos como en los que se deja seducir por las letras del poeta (sobre todo en escenas con las que muchos os acordaréis de la película de Rodrigo Cortés).

Lo mejor de la película sin duda

Cusack no logra reflejar del todo al genio atormentado e incomprendido. Incluso algunos diálogos que recuperan el verdadero estilo de Poe parecen forzados y, por lo tanto, bastante deslucidos. Habría que decir que la mayor parte de los problemas provienen de un guión que no se decide entre mostrar datos biográficos del poeta (realmente fue encontrado delirando repitiendo el nombre de Reynolds antes de morir) y el juego con las referencias a sus obras. Flaca imitación de la fuerza de sus narraciones (las referencias al relato El corazón delator, por ejemplo) y muy cortos en el reflejo de lo complejo y perturbador que puede resultar el proceso creativo. Sin duda que no ha sido lo mismo trabajar con un excelente guión como el de “V de vendetta”, pues queda muy lejos de reflejar la esencia de este gran literato que en su ensayo La poética de la composición nos dice: “La melancolía, por tanto, es el más legítimo de los tonos poéticos”.

El trabajo del actor no fue suficiente

Quien sea fanático de la obra de Poe mejor absténgase de ver un film que no deja de presentarnos tomas de cuervos como referencia al poema más conocido del norteamericano (por el que es cierto que le pagaron sólo 9 dólares). Si os sentís atraídos por el director, mejor id a repasar sus películas como primer asistente y la ya mencionada “V de vendetta”. Ahora que si os gustan las películas con sangre y algo (no mucho) de misterio, y no conocéis al autor del que hablamos, pues bien podéis ir a pasar un rato al cine y contarnos si estáis de acuerdo con que hay muchas razones en la peli para que James McTeigue se diga: Nevermore.

¿Conocéis a Edgar Allan Poe y habéis visto la película? ¿Qué os parece la propuesta?

Archivado en El cuervo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Luis Villén dice:

    Mi comentario es el siguiente…

    Una historia poco profunda para una película tan larga.

    Además, me parece que el personaje de Poe tal y como está planteado lo habría hecho muchísimo mejor Depp ya que en español tiene su misma voz y Cusack toma muchísimos de los gestos de Depp para interpretar a Poe…

    Aún así la película me gusto, tengo que decirlo 😛

  • Selina dice:

    Una opinión muy acertada sobre la pelicula, ya que como fan de Edgar Allan Poe me pareció que se desprestigia bastante a este escritor, sinceramente me aburrio.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion