Starlite: Un “supermaterial” olvidado por la ingeniería

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Starlite es un material parecido al plástico capaz de soportar grandes temperaturas sin inmutarse. Ya no es que no se derrita, sino que una vez se retira del contacto con estas altas temperaturas, su tacto es frío. Un material realmente interesante y que sorprende que grandes empresas de ingeniería no lo utilicen para crear sus avances tecnológicos. ¿Queréis saber porqué este material ha caído casi en el olvido? ¿Por qué no se ha comercializado nunca? Vamos a verlo.

El starlite es un material parecido al plástico capaz de soportar y aislar temperaturas de calor extremas inventado por el químico aficionado (peluquero de profesión), Maurice Ward (1933-2011). El nombre elegido para el material se debe a unos dibujos animados de la época que eran los preferidos de la nieta de Ward.

Starlite material parecido al plastico

Durante las décadas de los 70 y 80 el starlite recibió mucha publicidad, e incluso en 1993, gracias a un programa de la BBC, muchas compañías de ingeniería se hicieron eco de su invento e intentaron llegar a un acuerdo comercial para producir el material.

En las pruebas realizadas con starlite se pudo comprobar como era capaz de soportar ataques con un láser que emitía un haz de hasta 10.000 ºC de temperatura. Lo sorprendente ya no es sólo que no se derritiera, sino que una vez se aleja del foco de calor extremo, el material podría ser tocado y su tacto resultaba ser frío. En el programa de televisión de la BBC, Tomorrow’s World (El Mundo del Mañana), se demostraba además como el material mantenía un huevo recubierto con starlite en frío, incluso aplicando calor con un soplete durante unos cinco minutos, o como interponiendo el material entre una fuente de calor y una mano humana, esta no sería dañada.

Aunque en un principio, el escepticismo reinó, la comunidad científica terminaría reconociendo que este material era real y muy importante, tal era así que durante años la NASA intentaría llegar a un acuerdo con Maurice, pero debido a las exigencias comerciales de su inventor nunca se llegó a nada.

Maurice Ward realizando una demostración de su materialMaurice Ward pedía el 51% del beneficio bruto que generase la comercialización de su invento, este fue el principal obstáculo para que este material no tuviese el protagonismo que quizás se merece debido a sus propiedades. Después de su muerte, el pasado año, se creía desaparecida la fórmula para crear esta especie de plástico, pero la revista científica New Scientists ha recuperado una antigua entrevista a Ward donde reconocía haber compartido su secreto con un familiar.

Ahora los esfuerzos de las grandes empresas de ingeniería se basan en encontrar a ese supuesto familiar de Ward que conserva la fórmula para la fabricación del material e intentar llegar a un acuerdo comercial más razonable para su producción y utilización dentro de la ingeniería moderna.

Cuesta imaginar que alguien tenga la fórmula de este invento y no intente llegar a un acuerdo con grandes compañías como la NASA, una de las más interesadas en fabricar este raro material, ya que en cualquier caso, seguro estamos hablando de muchos millones de euros de beneficios.

Se cree que la composición del starlite contiene gran variedad de biopolímeros y copolímeros mezclados con aditivos orgánicos e inorgánicos, pequeñas cantidades de cerámicas y otros ingredientes desconocidos que siguen siendo un misterio hoy en día.

¿Qué os parece este material? ¿Creéis que sería un gran avance para la ingeniería actual? ¿Si fueseis vosotros los que tuvierais la fórmula secreta llegaríais a un acuerdo comercial probablemente multimillonario o preferiríais llevaros el secreto a la tumba como el amigo Ward?

Archivado en Ingeniería
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs