Espera, espera… ¡ya!, fotografía de larga exposición I

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Normalmente cuando alguien pone una cámara frente a nosotros nos paramos unos segundos, sonreímos y listo, ya está hecha la fotografía. Pero, si nos gusta jugar con el tiempo de exposición, puede que descubramos que la fotografía es mucho más que congelar una imagen. Por ello vamos a plantear una serie de artículos con consejos para que uséis la larga exposición creativamente y veáis unos interesantes ejemplos.

Mar chocando contra olas tomada con efecto seda.

La fotografía juega con dos factores, la cantidad de luz y el tiempo de exposición. Ambas se encuentran estrechamente enlazadas entre sí. Pues la cantidad de luz que capte nuestro dispositivo lógicamente aumentará a medida que el tiempo de exposición crezca. Por ello, aunque vayamos a hablar de fotografía de larga exposición no debemos olvidar que para poder realizar estas diversas técnicas tendremos que reducir la entrada de luz para compensar la exposición, dependiendo de los resultados que busquemos.

Lo que hace a la fotografía una extraña invención – de consecuencias imprevisibles- es que las materias primas son la luz y el tiempo. John Berger

Efecto seda

El efecto seda es común cuando se fotografía agua que fluye, como ríos o el mar chocando contra unas rocas. El resultado que se consigue es que el agua adquiera aspecto de niebla, creada a base del emborronamiento que se forma con el movimiento del agua. Para ejecutar esta técnica es fundamental no dejar el trípode en casa, aunque si sois olvidadizos lo importante es que la cámara esté apoyada sobre algo mientras realizas la foto sin que se mueva en ningún momento.

Espera, espera... ¡ya!, fotografía de larga exposición I

Una vez encontrado el elemento y colocada la cámara en el trípode empieza la magia. Y en este caso nuestra hada madrina será el tiempo de exposición. Por supuesto la velocidad de obturación (la que determinará el tiempo de exposición) será baja, para de este modo exponer durante un periodo mayor a lo común el motivo a fotografiar. Cabe destacar que es más fácil realizar esta técnica en un día algo oscuro, ya que el exceso de luz nos dificulta la tarea. Para reducir la luz podemos utilizar filtros de densidad neutra, que sin influir en el color de la imagen nos permitirán poder bajar más la velocidad de obturación.

Finalmente obtendremos el efecto seda en nuestra fotografía, sin necesidad de un procesado posterior, directamente en la toma. Como os comenté anteriormente, esto pasa porque el agua fluye y poco a poco emborrona la imagen, ya que cada gota que pasa queda representada. El resto del motivo, al estar estático y no moverse, quedará totalmente nítido.

Ahora me paro, ahora me muevo

No es otra cosa que usar el aspecto de fantasma que se genera cuando nos movemos y la cámara aún está fotografiando y emplearlo de forma artística. Las claves son un tiempo de exposición largo, más bien poca luz y dividir el tiempo. Para esta técnica podemos fotografiar a una persona, eso sí, tendrá que ser capaz de estar totalmente quieta durante periodos relativamente largos.

Para realizarla, al igual que en todas las fotografías de larga exposición, necesitamos un trípode, un espacio estático frente a nosotros y un modelo. Una vez tengamos nuestra cámara ajustada y enfocado el modelo comienza el espectáculo. Tendréis que dividir el tiempo de exposición por poses, para que en una misma fotografía la persona fotografiada cambie de postura y se quede estática el mismo tiempo. Por ejemplo, si tenemos 60 segundos de exposición podemos dividirlo en 3 tiempos de 20 segundos. De este modo, cuando comencemos a fotografiar en el segundo 1 nuestro retratado se quedará quieto en una pose, llegado el instante del segundo 21 cambia a otra posición y se para, cambiando nuevamente en el segundo 41. Es conveniente que el modelo no avance ni retroceda, para mantener el enfoque.

Piernas en movimiento fotografía larga exposición

Tendremos que hacer varias pruebas hasta que encontremos la combinación de tiempo parado y cambio de pose. Pero, sin lugar a dudas, será una experimentación divertida y con resultados curiosos. Y, al igual que el efecto anterior, sin necesidad de retoques posteriores. Jugando con esta expresiva técnica podremos crear interesantes obras en las que lo más probable es que nos pregunten cómo las hemos hecho en Photoshop.

Y por último, para inspiraros en el empleo de estos efectos, os traigo unos ejemplos de diferentes fotógrafos, usos y motivos; para que veáis que dan mucho juego. ¿Os animáis a probarlos? Espero vuestros comentarios y recordar siempre darle una vuelta, seguro que ideáis algo nuevo.

Nº Foto en Galería Autor Efecto
1 Manuel Orero Efecto Seda
2 Jose Ramón Efecto fantasma
3 Jose Ramón Irusta Efecto Seda
4 Aránzazu Santana Efecto Fantasma
5 Javier de García Efecto Fantasma
6 José Luis Efecto Fantasma
Archivado en Consejos, Larga exposición, Técnica fotográfica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion