Xombit recomienda | Infiltrados

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Buenas tardes queridos lectores, esta semana cumplo con lo dicho y sí os traigo al maestro del cine negro en la América moderna. Ha llegado la hora de conocer al gran Martin Scorsese. A pesar de su extensa filmografía en el cine negro, hoy os presento uno de sus largometrajes más recientes en este género: Infiltrados (2006). ¿Queréis saber más de este director, su obra y la película? ¿Os gusta la intriga, el buen cine y la mafia? Sed bienvenidos.

Parece ser que hoy no es buen día para palomitas, quizás se os atraganten cuando estéis viendo esta potente y realista película. Estamos hablando de Martin Scorsese, ya sabemos qué nos vamos a encontrar en Infiltrados (2006), vocabulario barriobajero, sangre, violencia… pero también lucha de clases y lo que yo llamo la historia de la otra América. Ya nos la ha presentado en películas como Gangs Of New York (2002) o Uno de los Nuestros (1990), en las que se demuestra qué implica tu ascendencia en un país como los Estados Unidos de América, sin embargo, en Infiltrados se mezcla además con un thriller que nos dejará pegados al asiento durante las casi dos horas y media que dura el largometraje.

Teaser de The Departed

Para entender la obra de Martin Scorsese debemos viajar hasta su pasado, por lo que os haré una breve introducción. Nuestro hombre procede de una familia italoamericana en la que tanto el padre como la madre eran trabajadores, por lo que pasó la mayor parte de su infancia con sus abuelos (quienes prácticamente no hablaban inglés). Durante los años en los que los niños salen a la calle a divertirse él padeció diversas enfermedades que le obligaron a permanecer en casa. Dedicó sus tardes a observar qué pasaba en la calle y cómo funcionaba el barrio, lo que se ve reflejado en su cine. Ha conseguido un nivel de realismo asombroso, asusta, pero nos lo creemos. Cuando vemos cómo son sus mafiosos creemos estar ante la realidad, y esto se ve en películas como Uno de los Nuestros (1990) o Casino (1995), auténticos iconos del cine negro actual.

Muchos pensaréis en Coppola cuando leáis estas líneas, sin embargo, Francis Ford Coppola presentaba a unos empresarios de clase social alta, que buscaban bienestar a la vez que paz y tranquilidad, mientras que en la mafia de Scorsese nos encontramos con supervivientes, tipos duros, curtidos por los años y la mala vida, gente de barrios marginados e independientes, es la auténtica mafia.

Billy Costigan siendo golpeado

Y del reparto casi mejor ni hablar… Jack Nicholson, Matt Damon y Leonardo Di Caprio juntos en una misma película, rodeados de diálogos inteligentes, enrevesados, complejos, interesantes… Veamos, ¿quién es quién? Jack Nicholson juega en el papel de Frank Costello, el mafioso de la ciudad al que la policía busca desesperadamente. Por otro lado tenemos a Matt Damon como Colin Sullivan, un joven policía que avanza puestos rápidamente, aunque eso sí, sin que nadie sepa que realmente trabaja para Costello. Finalmente tenemos a Leonardo Di Caprio, actor fetiche de Scorsese (como en su tiempo lo fue Robert De Niro), interpretando al joven Billy Costigan, al que obligarán a infiltrarse en el mundo de Costello y ganarse su confianza, jugándose la vida. Bueno, increíble, ¿no? Pues no, ya que la ensalada se terminará de aliñar con actores de la talla de Mark Wahlberg, Martin Sheen, Vera Farmiga o Alec Baldwin que conseguirán que la película escale del notable alto al sobresaliente.

Todos sabemos que una de las pasiones de Scorsese es el Rock N’ Roll, y en concreto los Rolling Stones, y lo demuestra película tras película con bandas sonoras que ponen un punto original a la vez que diferente a sus historias. Me parece sublime el uso que hace de la canción I’m Shipping Up to Boston de la banda Dropick Murphys, y también cómo sus Rolling están presentes, siendo el único grupo con más de una canción dentro de la banda sonora. En fin, qué puedo decir, es otro detalle más de un director que pone especial dedicación a la música que suena en sus largos.

Para despedirme quiero señalar algo característico también en Martin Scorsese, los fallos de raccord. ¿Qué es un fallo de raccord? Un fallo en la continuidad de la película. El ejemplo más claro en Infiltrados lo tenemos en una escena en la que Leonardo Di Caprio no tiene nada ni en las manos ni en la boca y, al cambiar de plano, aparecerá con un cigarrillo. No sé si es algo que hace a propósito o no, pero lo cierto es que le ocurre en prácticamente todas sus películas, quizás es su marca, quién sabe… En definitiva, espero que hayáis disfrutado de esta pequeña clase de un cinéfilo que adora a Scorsese. Ya, para rematar el artículo, os dejo con el tráiler y… ¡Hasta la semana que viene!

PD: Os dejo el tráiler en inglés porque, además de que los españoles no tenían buena calidad, recomiendo ver la película en VOSE ya que el doblaje es regular.

Archivado en Jack Nicholson, Leonardo Di Caprio, Martin Scorsese, Matt Damon, Xombit recomienda
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion