En un agujero en el suelo vivía un hobbit, y así es como nos lo cuenta Peter Jackson

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Ya la tenemos entre nosotros. Al fin Peter Jackson ha estrenado su nueva película, “El Hobbit: un viaje inesperado”, de nuevo siguiendo la literatura de Tolkien. Sorprendentemente, la película viene con polémica y es que incorpora un nuevo modo de hacer cine en 3D que a muchos no ha contentado. Desde Xombit, realizamos una pequeña crítica a la primera de las tres películas que conformarán la trilogía basada en la novela del escritor inglés y valoraremos si merece la pena verdaderamente el nuevo modo de hacer películas que tiene Peter Jackson.

Cartel principal de la película

Hace ya mucho tiempo que se viene hablando de ella; el hecho de que se estuviera rodando la película de El Hobbit no pasaba desapercibido para nadie y es que, después de que Peter Jackson nos llevara a la Tierra Media hace solo unos años con la trilogía de El Señor de los Anillos no podía sino elevar nuestras expectativas a lo más alto. Si el director neozelandés consiguió transportarnos a los fans y a los no-fans de la saga a aquella maravillosa tierra una vez, ¿por qué no esperar que lo intentara de nuevo, con mejores detalles técnicos y (desde mi punto de vista) una mejor historia?

Tengo que reconocerlo, no es que sea el mayor fan del mundo de Tolkien, pero siempre me encantaron las películas de El Señor de los Anillos, y como entonces no había leído los libros, esta vez no he dejado pasar la oportunidad de leer El Hobbit antes de la salida de la película en cines. Desde mi punto de vista, me parece un acierto que no se condense toda la historia de un libro de 400 páginas en una sola película, pero me parece un error muy grande que vaya a adaptarse en una trilogía. Y más si tenemos en cuenta que la primera dura casi tres horas, ¿nos veremos al final con una historia de 9 horas de metraje? Pues eso parece; visto lo que nos hemos encontrado con esta primera parte. Ya nos habló nuestra compañera Cèlia sobre esto hace unos meses y, después de haberla visto, me sigue pareciendo un error que lo único que me lleva a pensar es que finalmente nos encontramos con una máquina de hacer dinero, y que por ello no basta con tan solo hacer una película. Aunque he de reconocer que se agradecerá para los amantes del libro, pues conseguiremos así una fidelidad mayor.

Peter Jackson da indicaciones a los enanos en el rodaje de El Hobbit

El libro narra la historia de un hobbit que sale de La Comarca para encauzarse en una aventura con un grupo de enanos y un mago. A lo largo de sus andanzas, se encontrarán con diversos problemas que tendrán que solucionar para llegar a su objetivo, la Montaña Solitaria, donde intentarán arrebatar a Smaug, un temible dragón, el tesoro y el trono de los enanos. Así nos lo cuenta Tolkien y, más o menos así, nos lo cuenta Peter Jackson. Pero el famoso cineasta no se basta de contar llanamente la historia, sino que esta vez quería que la inmersión en la Tierra Media fuera total y para ello no ha escatimado en gastos a la hora de elaborar el filme. Para empezar, la película ha sido rodada en 3D a 48 fps (frames-per-second), al contrario que las películas convencionales que vienen siempre a 24 fps, con una tecnología conocida como HFR (High Frame Rate) que nos permite, entre otras cosas, ganar en luminosidad y en calidad de imagen a la hora de realizar movimientos con la cámara, dos aspectos que se echaban mucho de menos cuando comenzaron a proliferar las películas en tres dimensiones.

Para muchas personas, el ver películas con esa tasa de imágenes por segundo les da sensación de que las acciones son más sobreactuadas y los paisajes menos realistas. Desde mi punto de vista, a mí no me ha dado la sensación de que esto ocurriera, creo que se ha ganado mucho en calidad del 3D, consiguiendo al fin evitar el arrastre de la imagen en las panorámicas y ofreciendo una definición y una luminosidad hasta ahora impensable. Además, hay que recalcar que para ser una película de casi tres horas, no cansa nada esta nueva forma de 3D, ya que acabas acostumbrándote a los veinte minutos de película fácilmente. Claramente, veo que la evolución natural del cine va precisamente por este camino, ya que son muchas ventajas las que ofrece este nuevo sistema. De todos modos, si alguno prefiere no verla en 3D, se encuentra, por supuesto la versión en 2D, reconvertida a 24 fps, donde la experiencia seguramente será tan buena (o casi) como en la versión tridimensional.

Peter Jackson en el rodaje de El HobbitPor otro lado, apreciamos una mejora en el apartado técnico en esta primera parte de El Hobbit frente a las creaciones anteriores de Peter Jackson (aunque pareciera imposible), donde vemos una gran elección de los planos, mucho más dinámicos y, en algunos casos, hasta rebuscados, que te permiten casi interactuar dentro de la acción de los personajes, ello unido a una gran fotografía, donde vemos los paisajes naturales de Nueva Zelanda, mezclados con elementos del universo de la Tierra Media, creados digitalmente. Además, al ser la película de un ritmo más animado e incluso infantil (al tratarse la novela de un cuento para niños), consigue que no se haga pesada y que, aunque a veces te dé la sensación de que llevas cuatro o cinco horas sentado en la butaca, siempre se busca la sonrisa fácil con un humor sencillo e inocente, aunque no por ello echamos de menos las partes más épicas, donde la acción no falta o las partes más sentimentales que acompañan la historia.

Definitivamente nos encontramos ante una de las películas del año y no dudo que tendrá un lugar importante en la ceremonia de los Óscars del año que viene. Aunque no es una película perfecta, sí que es una película de gran calidad, donde se han pulido hasta los detalles más insospechados y eso, a la hora de la verdad, se nota. Pero, como todas las películas, no está libre de algunos aspectos negativos que son los que pueden alejarle sensiblemente de la perfección, como puede ser la inclusión de algunas historias secundarias en la película que no vemos reflejadas en el libro o que a la hora de realizar el doblaje, hayan traducido las canciones, algo que los más puristas, habrían preferido que no ocurriera. De todos modos, recomiendo a cualquiera a verla, ya que, desde mi punto de vista, no se puede opinar nunca de una película si no se ha visto antes, y esta es una película que nadie se debería perder. Por si no os he convencido, os dejo a continuación con el trailer oficial de la película, espero conseguirlo así:

Archivado en El Hobbit, El Hobbit: Un Viaje Inesperado, Peter Jackson
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Álvaro dice:

    ¿Cuanta nota le das?

    • Rafael Moreno dice:

      Pues, mi valoración personal es un 8. Aunque tampoco es que pueda decir demasiadas cosas negativas, quizá de lo único que me quejaría es de la trama, que añada argumentos que no vienen en la novela original, y quizás lo larguísima que es, que no me parece que esté mal, pero opino que es demasiado, teniendo en cuenta que estamos en la primera parte de la trilogía.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion