Gráfico de conocimiento, Google y el futuro de las búsquedas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Google nació con una visión muy clara: mejorar las búsquedas en Internet. Larry Page y Sergey Brin fundan la compañía en 1998 y desde entonces no han dejado de sorprender innovando una y otra vez. Si bien sus servicios son cada vez más variados, el centro y sentido de su actividad sigue estando en el motor de búsqueda que lo inició todo. Hoy dan un paso más con el Gráfico de conocimiento.

Nueva funcionalidad de Google

¿Cómo conoce el ser humano? El filósofo alemán Ludwig Klages acuñó un término en los años veinte que reflejaba el paradigma hasta entonces vigente: logocentrismo. Con este concepto el alemán quería destacar la marcada tendencia a situar en la palabra o acto acto discursivo el lugar de la verdad, es decir, cómo estos elementos adquieren un valor superior al pensar en el conocimiento. Este paradigma, todavía vigente aunque ya bastante cuestionado, nos acompaña irremediablemente en nuestro día a día. Toda nuestra educación, sin duda, se ha basado en el texto, en la palabra, en la búsqueda de un fuente fidedigna que regularmente termina siendo un documento teórico.

Resulta claro que desde la aparición de medios como la fotografía, el cine y la televisión, las cosas comenzaron a dar un giro. La imagen comenzó a tomar un lugar preeminente hasta que la proverbial frase “una imagen vale más que mil palabras” se convirtiera en el lema de nuestro tiempo. Sin entrar más allá en este tema (si os interesa podéis revisar el denso texto de Jacques Derrida De la Gramatología), habría que decir que la forma en que conocemos no se limita al contacto con los textos, sino que se trata del resultado de una compleja mezcla de sensaciones. En otras palabras, el juego entre los datos de los sentidos y un conjunto de ideas y reflexiones cuyo punto de partida no está necesariamente en lo sensorial, es el que importa al hablar de conocimiento. Privilegiar un sentido implica reducir las posibilidades de comprender y las del conocer mismo.

Lo importante en el conocimiento son las conexiones

Para decirlo de manera más sencilla: cuando hablamos de conocimiento lo que importa es la manera en que interactúan y se vinculan los datos y no tanto el determinar el lugar privilegiado de donde provienen. Comprendemos mejor en la medida en que somos capaces de vincular más algo y, en esa misma medida, las cosas adquieren más significado para nosotros. La semántica, precisamente, se enfoca en este proceso en el que los signos lingüísticos o símbolos (perdonad la imprecisión para facilitar el tema) cobran un significado. La denominada “Web semántica” o Web 3.0 tiene como particularidad precisamente el introducir esta dimensión de sentido para hacer del mundo en línea algo más cercano al mundo fuera de ella.

Google da un paso decisivo hacia este nuevo mundo introduciendo su Gráfico de conocimiento. El motor de búsqueda rompe la primacía de la palabra para tomarla como un elemento más en el proceso de conocimiento. Desde ahora al buscar un término éste será relacionado con distintos contextos, no sólo buscado letra por letra. La relación, como se ve, entra en juego para hacer del buscador que lo inició todo uno más “inteligente”. Pero, ¿cómo mejora esto mi experiencia concreta? De muchas maneras, pues en la medida en que el buscador comprende e interpreta, y no simplemente obedece una instrucción, estaremos dialogando con la Web.

Quizá la idea resulte demasiado abstracta o derive en una escena de ciencia ficción en la cabeza de todos nosotros. Pero es en realidad muy sencilla y se concreta en tres mejoras puntuales (por el momento). El buscador mostrará a la derecha de los resultados el Gráfico de conocimiento que comprende que las palabras se refieren a objetos del mundo y que, más de una vez, estos objetos pueden ser diferentes. Si busco información sobre León puedo referirme a una ciudad o a un animal, por lo que el Gráfico de conocimiento mostrará la información pertinente y preguntará si es que me refiero a la otra acepción posible del término. Parte de comprender lo que busco hará que esta nueva función muestre los datos más relevantes relacionados con la búsqueda: fechas de nacimiento, ubicaciones, publicaciones, etc. Un útil resumen para tener la información al primer golpe de vista. Además, mostrará datos relacionados (del mismo campo semántico) permitiendo descubrir relaciones desconocidas o novedosas.

Así se ve la nueva función del buscador

Las búsquedas, desde hoy, arrojarán resultados más completos. Se trata de introducir en el buscador una especie de intuición basada en las conexiones inherentes a los conceptos. Claro que las relaciones se dan con las cosas del mundo, por lo que, en cierto sentido, se trata de ir haciendo más delgada la línea que separa la manera en que nos movemos en la web y aquella en la que vivimos fuera de ella. Google nos sorprende de nuevo dando un paso decisivo hacia el futuro, algo en lo que, sin duda alguna, lleva la delantera y marca el camino. Pero lo más importante es que las relaciones y la precisión de la búsqueda depende siempre de cada uno de nosotros, pues el motor se alimenta de ese deseo que Aristóteles nos atribuía como natural: el de conocer. Mientras más buscamos, más información aportamos para que otros se beneficien en sus futuras indagaciones. ¿Qué os parece la novedad de los de Mountain View?

Archivado en Buscador, Conocimiento, Google, Motor de búsqueda, Web 3.0
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion