Xombit recomienda | Submarine

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Después de unas semanas sin recomendaos nada, desde Xombit volvemos a sacar una entrega de “Xombit recomienda” para mostraos esa parte del cine que pocos conocen o que a veces ni llegan a nuestras tierras que tan bien nos viene para estos días de frío que tenemos ahora. Prepara las palomitas porque hoy os traigo una película de esas que te dejan con una sonrisa por lo bien construída que está visualmente y la calidad de su guion. Os hablo de “Submarine”, la primera película dirigida por Richard Ayoade.

Fotograma de Submarine donde se ve a Oliver en una bañera vacía

Hace tan solo unos meses, buscando por Internet las películas que iban a salir durante el mes de octubre, me encontré con una película que en un primer momento pensé que pasaría desapercibida por nuestras salas, desde luego no me equivoqué. Pero fue ver el cartel de la película, donde se nos muestra a un joven con todo el aspecto de un pequeño Beatle y unas letras de colores que mostraban el título, que no pude evitar engancharme por completo, quise verla cuanto antes y no tarde demasiado en agenciármela en versión original subtitulada. Cuando la vi, lo tuve bastante claro: es una pena que una película con tal calidad no consiga contentar a los espectadores simplemente por ser demasiado indie o por que no haya costado varios cientos de millones y esté protagonizada por el actor de Hollywood de turno. No, esta película no necesita eso; no necesita más que un guion exquisito y un aspecto visual muy cuidado para hacernos pasar un rato más que agradable.

Submarine es la primera película de Richard Ayoade, que seguramente muchos conoceréis por ser uno de los protagonistas de la serie Los Informáticos (The IT Crowd) que se lanza a la dirección después de algunas participaciones en cine y televisión. Fue rodada en el año 2010 en Swansea, Inglaterra y, por diversas razones, no ha podido llegar a nuestros cines hasta hace relativamente poco. En ella se nos cuenta la historia de un joven de quince años, en primera persona y en tres capítulos, que se dirige al espectador como si de un diario se tratara o como si nos metiéramos por un momento dentro de su cabeza. Un chico atípico con las inquietudes típicas de un joven cualquiera, así la definiría. Él mismo se define al principio de la película del siguiente modo:

Mi nombre es Oliver Tate. Supongo que puede parecer pedante pero a veces desearía que una cámara siguiera cada paso que doy como si fuese un documental de un influyente pensador que lucha y acaba perdiendo atrozmente. He intentado fumar en pipa, lanzar monedas, y escuchar canciones de desamor en francés pero nada de esto funcionó, hasta que Jordana se cruzó en mi vida.

A partir de aquí, Oliver nos va narrando sus pensamientos y sus ideas en su día a día con dos únicas ideas en la cabeza: salvar el matrimonio de sus padres y conseguir a la chica de sus sueños. Es imposible no recordar viendo a nuestro protagonista al Antoine Doinel que nos mostraba François Truffaut en Los 400 golpes. Se nos muestra a Oliver como un chico solitario, de esos que pasan completamente desapercibido y perdido en su mundo y que pasa sus días de clase con pensamientos tan peregrinos como las reacciones que tendrían todos sus conocidos si él muriera de repente. Aún así es un personaje agradable y simpático que lo único que busca es alcanzar sus metas, aunque lo tenga que hacer a su modo.

Imagen donde se muestra al director, Richard Ayoade, en el rodaje La obra que nos trae Richard Ayoade es un complejo retrato de las inquietudes adolescentes, enfocada desde la mente de uno de ellos, que muestra la inconformidad y la inestabilidad social actual, con una sociedad gris que no se atreve a afrontar un cambio en sus vidas. Esto se manifiesta con los pensamientos del protagonista, que reflejan sus temores a que todo lo que tiene en su vida acabe por desmoronarse.

La película, como decía anteriormente tiene muy cuidado todo el aspecto visual, con encuadres y movimientos muy acertados y con una fotografía exquisita, donde abundan colores sobrios y fríos, haciendo contraste con algunos detalles en colores más cálidos. La música corre a cargo de Alex Turner, cantante de la banda británica Arctic Monkeys que le va como anillo al dedo al filme.

Fotograma de Submarine donde se ven a Oliver y a Joana

8

<

p> Desde mi humilde opinión, valoraría esta película con un 8 sobre 10 sin tener que pensarlo demasiado. La propuesta de Ayoade es muy original y es inevitable acabar la película con una buena sensación. Quizás peque en algunos momentos de que el ritmo decaiga un poco, pero al ir dividida en tres partes, es muy fácil de llevar y pese a tratarse a simple vista de un cine poco común para el espectador más tradicional, no dudo en recomendarla a cualquiera que quiera ver por una vez algo diferente. Os dejo a continuación con el tráiler para que veáis de qué os hablo:

Espero que os haya gustado la sugerencia de esta semana. No dudéis en pasar por aquí la semana que viene para una nueva recomendación cinéfila en “Xombit recomienda”.

Archivado en Cine independiente, Xombit recomienda
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (18)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion