Lincoln y la libertad, por Steven Spielberg

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Seguro que le conoces más por su sombrerito y su barba, y su figura espigada y enjuta, que por lo que hizo. Abraham Lincoln fue quien más luchó para que se aprobara la decimotercera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que abolía la esclavitud y prohibía la servidumbre involuntaria (excepto a los condenados por un delito). A partir de entonces, millones de personas liberan sus grilletes y pueden caminar en libertad. Steven Spielberg nos muestra cómo fue: un camino tortuoso, intrincado, lleno de penurias y traiciones.

Steven Spielberg

Aún estoy rumiando mi opinión mientras tecleo estas líneas, pero no quiero deslizarme por la pista de hielo de la espontaneidad, tranquilo, escribo con tres dedos, así que me da tiempo a pensar. Primer consejo antes de comprar la entrada por Internet o de ponerte a la cola detrás de ese estrafalario joven que lleva el pantalón por las rodillas: pese a que no es necesario ser un rendido admirador de Lincoln, ni haber besado los pies de su estatua en Washington, sí espero que te guste la historia o te interese la política. Es esencial, créeme. 149 minutos pueden ser molto longo en caso contrario, puede resultarte soporífera. Avisado quedas.

Daniel Day Lewis Spielberg

¡Eh! ¡Sigue leyendo! Es una gran película, yo he disfrutado como un rey en Botsuana. Más y más, a medida que avanza la historia, pues el principio es lento y los diálogos densos. Abraham Lincoln fue el decimosexto Presidente de los Estados Unidos, el primero vinculado al Partido Republicano. ¿Ves por qué te lanzaba la advertencia?

Un personaje muy querido y respetado por el pueblo que ve ondear las barras y estrellas cada amanecer, una personalidad que merecía un homenaje en la reposada sábana blanca vertical. Y quién mejor que Steven Spielberg para dirigir este biopic, un maestro de ingenio cultivado. Muchos años de preparación, incontables cambios en el reparto, una historia basada en la novela biográfica The Uniter: The Genius of Abraham Lincoln escrita por Doris Kearns Goodwin.

Año 1865, soplan rabiosos vientos de cambio, la Guerra de Secesión está a punto de fundir a negro, lo que podría ser la noticia que cualquier ciudadano esperaba para bajar los brazos, es una oportunidad histórica en manos de Lincoln. Pretende incluir una enmienda que prohíba la esclavitud en la Constitución de los Estados Unidos pese a quien pese. No solo acabar con la guerra y unir al país. Que también.

Aquí tenemos el conflicto de este drama, la crisis de conciencia del Presidente en los turbulentos últimos meses de su ejercicio público. Si la paz llega antes de que se acepte la enmienda, el Sur podrá rechazarla y mantener las cadenas. Si la paz llega después, cientos de personas seguirán muriendo en el frente. Una carrera contrarreloj para conseguir los votos necesarios. Chanchullos “políticos”, trabajo a cambio de voto, picaresca, intrigas y corrupción. ¡Qué miedo! ¿El fin justifica los medios? La talla moral, la valentía y la fuerte determinación para defender a toda costa las decisiones que él pensaba, eran las adecuadas, en un momento tan crítico, marcarán el destino de las generaciones futuras. La tuya, por ejemplo. Y la mía.

Daniel Day Lewis está genial, Lincoln se estará frotando los ojos y pellizcándose en el c… ¡cielo!, yo no estuve en Gettysburg escuchando su discurso, pero apuesto mis patillas a que si viajamos a 1863, podríamos dar el cambiazo. Bien, bien, ya lo sé, solo es un artista. Pero en serio… interpreta un papel complejo con precisión de cirujano, muy contenido. Cada gesto, cada palabra, es una lección de cine. Por derecho propio, es ya uno de los mejores actores de la historia. ¿Te imaginas a Liam Neeson bajo la piel del Presidente? Fue el primer elegido…

Lincoln

No te creas que Daniel Day Lewis aparece en cada fotograma, los secundarios tienen un gran peso. Durante muchos minutos asistimos a los debates entre los republicanos y los demócratas sobre la esclavitud. Conversaciones estimulantes a finales del XIX, aunque grotescas, vistas desde nuestra perspectiva. En estas refriegas destaca Tommy Lee Jones encarnando a Thaddeus Stevens. Tremendo actor. Casi al final de la película, se produce la esperada votación, una secuencia que te mantiene en vilo a pesar de conocer el resultado…

No solo es una biografía de su vida pública, este profesor de historia nacido en Cincinnati también pone la lupa en la intimidad, cuando la puerta de la calle se cierra. Su matrimonio, excelente Sally Field en las escenas de locura por la pérdida de su primer hijo. Y desde luego, no se olvida de la ambivalente relación con sus hijos vivos, una gran figura paterna para el pequeño y una turbia y dejada conexión con Robert, Joseph Gordon-Levitt, el hermano mayor.

Steven Spielberg ha rodado una de las mejores ficciones políticas que yo haya visto, el ala oeste de la Casa Blanca ya no está tan sola. Ahí queda escrito. Este aprendiz judío tiene una habilidad increíble para la composición, para crear instantes inolvidables en films que pertenecerán para siempre al imperio del sol. Su nombre es su marca. Una marca de prestigio. Te asegura una técnica, un despliegue de medios descomunal. Y en contrapartida, una sensibilidad especial para emocionarnos con relámpagos invisibles para otros autores. En esta ocasión le tocaba tratar un tema “serio”, humanista, aunque no es la primera vez que este tiburón habla de racismo o de xenofobia. Recuerda títulos como La rosa púrpura, Amistad o La lista de Schindler.

Una película solemne y atractiva, que habla de libertad, que impresiona y te deja mudo. Un reparto de lujo, un guion inteligente e interesante, una dirección artística de Óscar, una fotografía para quitar el hipo. Y la música de John Williams, que no necesita adjetivos. Historia.

Archivado en Crítica, Daniel Day-Lewis, Lincoln, Opinión, Steven Spielberg, Tommy Lee Jones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Carlos Girón dice:

    Como siempre excelente trabajo de Gorka. He esperado a ver la película antes de leerlo para no condicionarme. Coincido en la grandeza de Lewis, tendrá miles de oportunidades de Oscar. Espero, por ello, que le permitan a Joaquin Phoenix tener un merecido reconocimiento :p

    • Gorka Iriondo dice:

      Gracias, Carlos. Aún no he visto “The master”, veremos si su interpretación es tan asombrosa…

      Joaquin Phoenix es un actorazo, sin duda. Es muy injusto comparar trabajos tan diferentes… pero es muy divertido. 🙂

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion