Mundos paralelos | El atlas de las nubes

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En Xombit estamos muy ilusionados, hoy presentamos nuestra sección de literatura. La hemos bautizado, Mundos paralelos. Será la excusa para que abras un libro sin fotos. ¿Misión imposible? No lo creo. De todas formas, si hace falta, nos esforzaremos por convencerte, queremos que devores un libro tras otro. Abre los ojos: pese a que sea un Club de Lectura serio… ¡será desenfadado! ¡Tendrá ritmo! O eso espero. Para no traicionar ese espíritu, necesitamos tus opiniones y puntos de vista. Puede ser interesante y divertido, créeme. Carlos Girón y yo, iremos escribiendo artículos mientras leemos; que serán críticos pero no críticas. Fuera caras largas. Un libro es un guiño al placer, el mejor de los vicios. ¡Apúntate!

Sección de literatura en Xombit

(Carlos Girón) El paralelismo es una propiedad matemática que define la relación entre, por ejemplo, dos líneas que se mantienen siempre a la misma distancia. Consecuencia inmediata y obvia: las líneas nunca se tocan. Auténtica tragedia matemática. Dos compañeras –o compañeros, no nos pondremos exquisitos– que viven bajo la condena de no poder coincidir nunca: una eternidad cara a cara sin poder tocarse. Me toca trazar un línea. ¡No! Que eso suena muy mal. Trazo un plano, una sábana irregular a partir de un libro: El atlas de las nubes de David Mitchell. ¿Lo conoces Gorka?

(Gorka Iriondo) Ni idea, Carlos. Sé que los hermanos Wachowski han dirigido una película con ese título, pero aún no se ha estrenado en España, así que estoy perdido. ¿Merece la pena? ¡Ah! Y déjate de sábanas blancas… que no estamos en un castillo, ni llevas grilletes eternos.

Sección de literatura Xombit Mundos Paralelos

(C.G.) Bueno, como decía Benedetti: “con sábanas qué bueno, sin sábanas da igual”. Sí, que los Wachowski se han pillado una tarea titánica porque Mitchell ha armado un auténtico lío con su libro. El señor es inglés y ya sabes que esta gente no se anda con medias tintas. Que hay que contar una historia, pues lo hacemos bien dando saltos en el tiempo y cambiando de estilos narrativos de una época a otra. No es para menos. Otros trabajos importantes del novelista son Escritos fantasma y El Bosque del Cisne Negro, ambas con muy buenas críticas. Pero lo que más me ha llamado la atención de la obra que tenemos entre manos es que en sus páginas hay cosas para todos los gustos: diario de viajes, novela policíaca, ciencia ficción… vamos que el buen Mitchell se lo ha pasado bomba, ¿no crees?

(G.I.) Un tipo ambicioso, sí. Eso me gusta. Hay que tener mucho valor para sostener un arpón y mirar a los ojos a Moby Dick. Mientras soltabas todo este sermón, me ha dado tiempo a documentarme un poco. Creo que lo voy a leer yo también. Antes de ver la peli, por supuesto, no quiero que me corrompan la historia. ¿Ha sonado pedante? Da igual. Parece que son seis historias diferentes, que de alguna manera se entrelazan. Espera… ¿hay una que sucede en un futuro postapocalíptico? ¡Dios! Ya voy con prejuicios. La ciencia ficción debería modernizarse…

(C.G) Ya decía yo que me sentía como el profeta en la montaña hablando al pueblo impío. Pero se deja pasar porque estoy completamente de acuerdo en que la película es un riesgo mayúsculo para la historia o las historias del libro. El título es una gran pista y parece que el autor hace un constante juego con él. Pero dejémonos de cosas y vamos al grano: ¿acometemos la empresa de la lectura? Es de sabios comenzar por el principio –tarea más difícil de lo que parece–, así que qué dices si vamos por la primera parte de esas historias entrelazadas. Puede ser que hasta te convenza este futuro que dibuja Mitchell.

(G.I.) Soy un valiente, siempre y cuando, no haya nada que perder. Y demasiado curioso. A todas horas. Sé que debería centrarme en el libro, pero acabo de leer en una web, que en China han censurado 40 minutos de la película. ¡Morbo! Ya me ha picado el gusanillo. Vamos a hacer una cosa. Leemos la primera parte y escribimos un artículo cada uno. A ver qué jugo sacamos, qué nos llama la atención. Yo intentaré valorar el ingenio del señor Mitchell, su imaginación, la coherencia de su historia, su pluma… y lo más divertido: criticaré a los personajes. Ellos no pueden demandarme… ¡Ah! El futuro. Sí. ¿Crees que Julio Verne, Ray Bradbury y Phillip K. Dick tienen sucesor? Si ponemos el listón tan alto…

Mundos paralelos Xombit

(C.G.) Son nombres muy grandes Gorka. Además, si algo tiene la literatura –y el arte en general– es que no suele ser bien valorada en su tiempo. Los autores de renombre puede que caigan en el olvido, mientras el futuro encumbra a un perfecto desconocido que no ha sobrevivido a su gloria. Sí, ya sé que estoy de nuevo montado en la pose de profeta. Me parece que Mitchell esconde una denuncia de corte político detrás de su libro, pero habrá que ir avanzando en la lectura para descubrirlo. ¿Quién más dice yo? Tenemos una cita en una semana para esa primera parte. Vuelvo con la poesía ahora en voz de Jaime Sabines: “No es mucho, ni es poco, es bastante”.

(G.I.) Perfecto, Carlos. Dentro de una semana, tenemos una cita en el mismo lugar, y a la misma hora, el que pueda llegar que llegue. Espero que te hayas comprado el libro, o que visites una biblioteca en su búsqueda, querido lector de Xombit, porque yo ya arranco, no puedo esperar más, siento el tacto de las primeras páginas. ¡Acompáñanos! El atlas de las nubes empieza donde termina esta frase

Archivado en David Mitchell, El atlas de las nubes, Literatura, Mundos paralelos, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion