Así era uno de los prototipos del iPhone original en 2005

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería el primer modelo de iPhone antes de ser lanzado al público? Como es de suponer, antes de crear un producto inexistente en el mercado, se comienza con diferentes prototipos, bastante toscos en sus primeras versiones. Una vez que se consiguen funcionar como uno quiere, es cuando se intenta buscar el modo de lanzarlo al público, y entonces se adapta su acabado exterior a lo que finalmente acabará siendo el producto final que será lanzado el público. Básicamente eso es lo que os mostramos aquí hoy: uno de los primeros prototipos de iPhone, que aunque dista bastante de lo que hoy conocemos como un smartphone, fue el predecesor del primer modelo que presentó Steve Jobs a principios del año 2007.

Una versión muy primigenia del iPhone original

Es raro ver por Internet un prototipo de un producto de Apple. La verdad es que se ven muy pocos, y aunque es verdad que en algunos momentos se han visto algunos prototipos de terminales rondar páginas de venta, que rápidamente desaparecen sin dejar rastros, o hace poco, que os hablábamos de los nombres que se barajaron antes de sacar al mercado el iPhone, nunca habíamos visto cómo lucía en sus orígenes lo que acabaría siendo una de las revoluciones de la década, el primer smartphone como hoy lo conocemos.

Y si ya es raro que se filtren una fotografías del ya nombrado prototipo, más difícil es imaginarse semejante armatoste haciendo funcionar iOS y mostrándonos nuestras fotos o viendo nuestro correo, pero hay que entender que estamos ante una de las versiones más primigenias del smartphone de los de Cupertino. Como vemos, nos encontramos con un dispositivos de dimensiones muy superiores a las que estamos acostumbrados, concretamente, vemos en el prototipo una pantalla de 5×7 pulgadas (¿alguien dijo phablet?), aunque su resolución, por supuesto, no tenía nada que ver con lo que podemos ver hoy en un terminal funcional y corría una versión modificada de OS X en su interior. Su grosor era de unas dos pulgadas, y normal, ya que podemos ver cómo incorpora puertos USB, un puerto Ethernet e incluso un puerto serie. El cerebro del equipo se trataba de una variante del Samsung S3C2410, que funcionaba muy por debajo de las posibilidades del que finalmente acabó incorporando el iPhone, a unos 200 MHz, mientras que en el iPhone original nos encontramos con un procesador de 600 MHz, capado a 412 MHz.

Una versión muy primigenia del iPhone original

Estas imágenes, que nos muestran algo mucho más cercano a un ordenador que a un teléfono móvil, pertenecen a un empleado que trabajó en la década pasada en algunas de las primeras versiones de iPhone, y que ha preferido mantenerse en el anonimato (seguramente para poder conservar su puesto, si aún lo tiene). De todos modos, agradecemos que, aunque tengan que pasar varios años, puedan acabar saliendo a la luz este tipo de imágenes, ya que nos muestran un poco cómo fueron los inicios de las generaciones de móviles que hoy en día conocemos.

Archivado en iPhone, Prototipo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion