Desde Silicon Valley quieren para la educación de sus hijos la desconexión de las tecnologías

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Google y Apple son icono de lo tecnológico y lo moderno. No obstante, parece que aunque su vida gire entorno a las tecnologías, no apuestan por estas para la educación de sus hijos. Pues muchos de estos acuden a un colegio en que las pizarras digitales y los ordenadores no están presentes. Que se decantan por una educación desconectados de aquello en lo que trabaja “papá”. ¿Quieres conocer este lugar?

Variias imágenes de actividades en el Waldof school

A los que tenemos ya unos años, para ver un ordenador en las aulas del colegio, o no llegamos a verlo o nos pilló ya algo grandes. Pero últimamente la implantación de las nuevas tecnologías para uso educativo es toda una realidad. Algunos aprenden a usar el ordenador antes incluso de saber escribir. ¿Estamos mal acostumbrando a los niños de ahora? ¿Las nuevas tecnologías nos han cegado de lo que realmente importa en un aula?

Pues parece que para los empleados de las empresas más destacadas de la industria, tanta modernidad en las aulas no es un beneficio. Ya que, la mayor parte de los alumnos del centro Waldorf School of the Peninsula, en California, son hijos de algunos trabajadores de Google. En este centro de estudios, los niños aprenden con pizarras de toda la vida y no consultando Internet.

Algunas enseñanzas atípicas que aprenden son tejer, cocer o incluso preparar el pan. Labores que en un mundo invadido por la tecnología se están perdiendo. La razón de todo esto es la de desconectar a estos pequeños de lo tecnológico y ayudar, a su vez, con el aprendizaje del alumno. Pero no creáis que olvidan del todo la informática, pues también dispone de una asignatura que los instruye en este aspecto, eso sí, hasta que no cumplen 13 años, no esta presente en su programa lectivo. Pierre Laurent (padre de alumno de Waldorf School):

El ordenador no es más que una herramienta. El que sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos.

Un centro con estas características nos hace pensar en la posibilidad de que el avance tecnológico esté frenando el desarrollo de los estudiantes. Por un lado, ya no importa memorizar ni recordar datos concretos, ante una duda todos acudimos al ordenador o smartphone más cercano y consultamos la respuesta.

¿Nos hemos dejado por el camino algo importante en la educación? Una parte de mí me dice que sí. Se prima la importancia de saber manejar un ordenador con destreza, en lugar de hacer que el alumno piense o sea creativo. Vivimos en un estado de conexión constante y nos estamos olvidando del mundo que nos rodea, centrándonos en lo que un mundo virtual nos ofrece.

La tecnología es una herramienta más que puede ayudar, pero sobre todo, complementar a las técnicas educativas que pone en marcha el profesorado. Los niños se encuentran con la tecnología en todas partes y muchos de ellos manejan nuestros dispositivos mejor que nosotros mismos. Por ello creo que este tipo de centro es bueno para dirigir a los más pequeños hacia nuevos conocimientos y no nuevos aparatos que utilizar.

Pero tampoco nos rasguemos las vestiduras, la tecnología no es el mal, pero no debemos olvidar que hay que ser capaz de vivir sin ella. Por ello estaría bien tener lugares así que complementen la tradición y la tecnología para que las nuevas generaciones sigan haciendo que el mundo crezca exponencialmente.

A continuación podemos ver un vídeo, donde alumnos hablan sobre este centro:

¿Os gustaría que vuestros hijos fueran a un colegio de este tipo? ¿Os parece que la tecnología es tan importante que deberían trabajar con ella desde muy pequeños? ¿Será una simple moda pasajera o evolucionarán todos los centros educativos para ofrecer una formación similar? ¿En España se apuesta por educación de calidad o sólo llenamos los centros de aparatos para que así parezca?

Archivado en Apple, Educación, Google, Silicon Valley, Sociedad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion