Detrás de la fotografía: paseando por la panorámica

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Renovarse o morir es un dicho habitual en este mundo en que todo pasa de moda con rapidez. Y como nosotros preferimos la opción de la renovación inauguramos con este artículo el nuevo “Secretos revelados” que pasa a llamarse “Detrás de la fotografía”. En el que indagaremos cada lunes en una imagen descubriendo, no sólo como se ha realizado sino también la historia que hay tras ella.

Paseo parque la torre de Hercules

El mundo evoluciona cada día y nosotros no hemos querido ser menos. Es por ello que hemos decidido hacer de Secretos revelados una sección en la que además de conocer la historia que cada fotografía encierra, aprendáis con cada una de ellas a mejorar vuestra técnica. Por ello cambiamos de nombre. Para esta renovada sección, Detrás de la fotografía rescatamos un tipo de fotografía de la que ya hemos hablado anteriormente, hoy hablaremos de panorámicas.

Realizar panorámicas es algo que personalmente me fascina y a base de prueba y error he aprendido, sobre todo, lo que no se debe hacer. Pues aunque parezca simple, si no tenemos un poco de cuidado es probable que nuestra genial panorámica no sea lo que esperábamos.

¿Qué es lo que no debemos olvidar al hacer una panorámica? Existen una serie de puntos fundamentales para realizar correctamente las tomas:

  • Usar trípode: fundamental para tener grandes resultados. Puede que en un momento dado no dispongamos de uno, pero siempre tendremos que disponer de un punto de apoyo.

  • Óptica, velocidad de obturación y diafragma siempre igual: dependiendo del motivo, puede que la primera y la última toma necesiten exposiciones diferentes. Pero si queremos que al unirlas no se noten las uniones tendremos que pensar que el conjunto es una única foto en la que sólo cabe una única opción. Por ello si la diferencia es muy alta, la experiencia nos ayudará a encontrar un punto medio en que no arriesgaremos a dejar sobre-expuesto o sub-expuesto nada en la composición.

  • No te saltes nada: Debemos tener controlado qué hemos fotografiado y qué no. Pues si no realizamos las tomas en orden, girando poco a poco la cámara hasta captar toda la composición, puede que nos dejemos algo por el camino. Y sin datos, poco podremos hacer en la edición posterior.

En este caso, la fotografía que os traigo esta semana esta compuesta por 3 tomas. Ya os he comentado que entre toma y toma es recomendable solapar las imágenes para a la hora de montarla no encontrarnos con que nos falta un pedacito de algo que se nos olvidó fotografiar. Mi sistema es girar la cámara y solapar por la mitad cada toma. De este modo me aseguro la información suficiente para poder componer la panorámica.

Archivado en Detrás de la fotografía, Galicia, Paisajes, Panorámica, Secretos revelados
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion