Google Glass y la aceptación social, el gran reto del gadget

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Lo cierto es que el éxito de las gafas inteligentes de la marca de Mountain View no depende tanto de sus características (que pueden mejorarse en próximas generaciones), ni de su precio (que forzosamente ha de bajar para llegar al gran público). Lo que de verdad va a permitir que la propuesta de Google salga adelante es que aquellos usuarios de su producto sean vistos como “pioneros”, “modernos” o “early adopters” y no se los considere unos “frikis” capaces de llevar la tecnología hasta en su misma cara.

Imagen de una persona con la gafas Google Glass puestas

¿Cuándo se hicieron realmente populares los teléfonos móviles? Pues, aunque nos sorprenda recordarlo en este contexto, fue cuando se volvieron lo suficientemente pequeños para caber en un bolsillo. Tecnologías como la videollamada fracasaron y ahora son marginales por un aspecto también social: no siempre queremos que el interlocutor conozca nuestro aspecto actual. Y no cabe duda de que en determinados momentos un pitido inapropiado de nuestro smartphone o una foto sacada sin permiso pueden acarrear conflictos. La conclusión a la que quiero llegar es que la tecnología que usamos, sobre todo la que va siempre con nosotros, debe adaptarse a nuestros usos sociales, y Google Glass se enfrenta a un reto en este sentido.

Se plantean muchas incógnitas: ¿es contrario a la privacidad poder estar fotografiando o grabando cualquier conversación o situación? ¿Resulta necesario estar todo el día visualizando una pantalla, en vez de prestar atención a nuestros congéneres? ¿Es correcto estar recibiendo información privilegiada a través de Google Glass sin que los demás lo sepan, que puede darnos ventaja en determinadas situaciones? Son muchas las dudas que este dispositivo genera, y no podemos descartar que estos problemas acaben por generar rechazo entre la gente. Por no hablar de la estética que, aun estando conseguida, no deja de representar un serio inconveniente.

Por otro lado, no hay que olvidar que la tecnología, la pasión por tener lo último de lo último, es algo cada vez más común en la sociedad. De este modo, tal vez entre las personas más abiertas, los early adopters, comience a verse como aceptable utilizar este accesorio en ciertas circunstancias. Puede que, poco a poco, se vaya normalizando su uso, y al final acabe calando tan hondo que el producto se generalice. Esto depende tanto de lo útil que se revele el gadget como la aceptación que tenga socialmente.

Root-Google-Glass

Antes de cerrar el artículo, no querría dejar de arriesgarme y expresar mi opinión personal. Yo tengo muy claro que Google Glass resultará un fracaso absoluto, y nunca pasará de ser un producto de nicho que se use en ocasiones concretas. Y creo que la culpa de esto la va a tener una demoledora conjunción de tres factores: problemas de privacidad (seguramente infundados), falta de utilidad real del formato y todas las implicaciones que supone a nivel de modas y formas de vestir tener que llevar con nosotros un aparato en la cara. No le deseo nada malo a una compañía innovadora como Google, pero creo que su última invención va a tener muy poco éxito.

¿Qué opinas tú? ¿Te gusta Google Glass, y te comprarías uno cuando tenga un precio asequible?

Archivado en Google, Google Glass, Privacidad
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion