Almost Human, una de polis que sueñan con ovejas eléctricas

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Desde que Fringe se despidió la temporada pasada, los fans de las de ciencia ficción estamos un poco huérfanos. Series de este tipo actualmente en pantalla se podrían contar con los dedos de una mano—y sobrarían dedos—, por eso es una gran noticia que FOX siga apostando por el género y estrene Almost Human, una serie que se vende con el sello J.J. Abrams pero cuyo nombre clave es J.H. Wyman.

Almost Human

Almost Human nos sitúa en el año 2048, en un futuro no muy lejano en el que la evolución incontrolada de la ciencia y la tecnología han provocado tal descontrol en las calles que los policías se vean obligados a tener como compañeros a androides. John Keenex (Karl Urban, Star Trek) es un policía que vuelve al servicio tras permanecer diecisiete meses en coma después de sobrevivir a una emboscada en la que murió su compañero.

Sufre de depresión, vacíos de memoria y no consigue adaptarse a la sofisticada prótesis que sustituye a su pierna perdida durante el ataque pero Keenex logra volver al trabajo gracias a la confianza que en él deposita la capitana Maldonado (Lili Taylor, Expediente Warren), su jefa. Eso sí, tendrá que cumplir las normas y aceptar como compañero a Dorian (Michael Early, The Good Wife), un androide de una serie obsoleta que fue creada para sentir empatía como los humanos y que tuvo que ser retirada por la inestabilidad de su alma sintética.

Almost Human

Como veis, el planeamiento es como el de cualquier otra serie de buddy cops, con dos sujetos muy diferentes que se ven obligados a trabajar juntos a regañadientes y que acabarán llevándose a las mil maravillas. Veremos a Keenex y Dorian discutir muchísimo, seguro, pero como elementos defectuosos rescatados de la basura están destinados a entenderse. Y sí, aquí también los casos semanales, conocidos como monstruos de la semana, son lo de menos porque lo realmente importante es la química entre sus protagonistas. Keenex y Dorian, como elementos defectuosos rescatados de la basura, están destinados a entenderse.

Siguiendo con los tópicos, también es cierto que el piloto está lleno de clichés y referencias a obras del género —desde RoboCop a Blade Runner, pasando por Yo, Robot— pero, al menos en mi caso, eso no sólo no resta sino que suma. ¿Cómo me va a molestar que esos bajos fondos de Los Ángeles llenos de luces de neón recuerden a Blade Runner? ¿Y que las interfaces gráficas recuerden a las de Minority Report? Y menos si lo hacen como lo hacen porque Almost Human visualmente no puede ser mejor. Habrá que ver si los siguientes episodios siguen en la misma línea o se han gastado todo el presupuesto en los dos primeros pero, por ahora, los efectos son excelentes y cuidan hasta el más mínimo detalle.

Almost Human

Pero no todo es bueno. Es evidente que, como cualquier serie que empieza, necesita mejorar. Todavía tiene que encontrar su propia voz y desarrollar ese universo tan complejo que se intuye y que tanto promete. Además, al contrario de lo que suele suceder, su piloto se complica demasiado introduciéndonos la trama conspiranoica que, en principio, sobrevolará toda la temporada cuando hubiese sido mucho más inteligente e infinitamente más sencillo limitarse a un caso sencillo y ocupar el resto del tiempo en presentar a sus personajes y sus circunstancias —sobre todo los secundarios, que son poco más que convidados de piedra—.

Como digo, Almost Human es mejorable, pero teniendo en cuenta que detrás del proyecto está J.H. Wyman, ex-showrunner de Fringe, no puedo mas que confiar. Reconozco que no puedo ser demasiado objetiva porque me pierde su aire tan fringie pero por ahora es entretenida y da gusto verla—en el sentido más estricto de la expresión— y a mí eso ya me vale.

Archivado en Almost Human, Ciencia ficción, FOX, J. H. Wyman, J.J. Abrams
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion