AR.Drone 2.0: análisis del drone de Parrot que se puede controlar desde tu smartphone

COMPARTIR 0 TWITTEAR

AR.Drone

Primeras impresiones

Como suele ser habitual al ver un dispositivo tan diferente, siempre nos llama mucho la atención el objeto al que nos enfrentamos. Había usado antes helicópteros radio-control, pero nunca había manejado un drone con el smartphone. En este caso se trata de algo que más o menos conocía de antes, pero el hecho de hacerlo volar lo cierto es que es diferente, eso sí, no os esperéis que las primeras horas de uso sean sencillas, el uso al principio se hace muy complicado, cuesta bastante aprender a manejarlo. Lo que más llama la atención es el poco peso que tiene el drone, el cual es muy fácil de transportar y de cambiar la carcasa, tiene dos, una para exterior y otra para interior.

Especificaciones

AR.Drone 2.0
Peso 380 gramos
Peso con carcasa interior 420 gramos
Batería 1000 mAh
Conectividad Wi-Fi y GPS según versiones
Alcance 100 metros
Apps compatibles Android e iOS
Almacenamiento 4 GB
Cámara Vídeo en Full HD con lente de 92º
Precio Desde 280 euros

Disponibilidad y precios

Existen diferentes versiones, según unas pequeñas diferencias en algunos accesorios, además cada versión dispone de diferentes colores. La más simple Elite Edition con los modelos nieve, selva y arena, la Power Edition que cuenta con una batería de mayor capacidad y está disponible en azul, naranja y rojo. Por último la que ha llegado recientemente, la GPS Edition que cuenta con un sistema de geolocalización por satélite mediante un registrador que se conecta en el interior del chasis.

Debido a las diferentes versiones y colores que hay, no vamos a hablar de precio, pero se mueven en un abanico que va desde algo menos de 300 euros hasta los 400, como siempre depende de la tienda y de más factores, tales como si se trata de una tienda física, una tienda virtual o el tipo de producto que queramos.

Diseño

AR.Drone

Poco podemos de decir en este sentido respecto al diseño como elemento volador, me puedo centrar en una serie de parámetros básicos, pero no puedo ofrecer más información que esa –tampoco la voy a buscar para pegarla sin saber lo que estoy diciendo, me parecería peor–. Hablando del dispositivo en sí, no tenemos el helicóptero más bonito del mundo delante, pero ya sabemos que la mayoría de los drones son así, y en este caso no podía ser diferente, el hecho de contar con cuatro rotores ayuda a la estabilización pero no queda muy bonito en el drone. El modelo que hemos podido probar tiene además una gama de colores cuanto menos discutible, el hecho ese de “camuflaje” no es muy bonito, o a mi no me lo parece, estamos hablando de un “juguete” no de un elemento pensado para un fin mayor.

El dispositivo cuenta con dos “modelos”, una primera carcasa que tapa el eje central, con los motores, pero que deja los rotores al descubierto, y un segundo modelo con protección, algo más pesado, que evita posibles golpes contra objetos, eso sí, al tratarse de un objeto con mayor superficie el viento en el exterior empieza a ser un problema, por lo que su uso es recomendado para el interior.

Materiales

AR.Drone

Está fabricado con tubos de fibra de carbono, ademas cuenta con fibra de alta calidad (30%) cargada con piezas plásticas de nylon, espuma para aislar el centro inercial de las vibraciones del motor, casco EPP inyectado por un molde de metal sinternizado, nanorevestimiento que repele los líquidos en los sensores de ultrasonidos. Lo mejor de todo es que es totalmente reparable, ya que todas las piezas se encuentran disponibles individualmente para su compra y las instrucciones se encuentran todas en la página web del fabricante.

Batería

No es uno de los puntos fuertes de este gadget, las cosas como son, pero está claro que mover el motor de un dispositivo así tiene que consumir y mucho. El modelo más básico de batería cuenta con 1000 mAh y nos dará una autonomía menor a los 10 minutos. Por otro lado existe una batería propia del fabricante –o integrada dentro del pack Power Edition– de mayor capacidad que llega hasta los 1500 mAh y ofrece una autonomía de unos 12 minutos, ya vemos que la compra de una segunda batería para poder disfrutar de este drone es casi obligatoria.

Cámara

AR.Drone

Sin duda uno de los aspecto más importantes de este drone es que cuenta con la posibilidad de grabar vídeo en calidad HD, nos estamos delante de una calidad espectacular, ni en vídeo y en fotos, pero lo cierto es que será más que suficiente para lo que vamos a necesitar con un gadget de este tipo. El punto importante es que cuenta con una lente de 92º, como suele ser habitual algo muy importante para obtener un campo de visión muy grande, pero que deforma bastante la imagen.

La cámara permite la grabación directamente en el dispositivo de control remoto, lo que hace muy cómodo grabar desde el drone sin ninguna complicación, también podemos grabar en una unidad USB de manera directa. La calidad máxima de grabación es vídeo en calidad HD, 720p a 30 fps codificado en H.264, con un peso bastante ajustado y con una compresión bastante conseguida, eso sí, la calidad global de apartado fotográfico es mejorable.

Funcionamiento

AR.Drone 2.0 Galería

El AR.Drone 2.0 Parrot se controla desde tu smartphone, sin duda uno de los puntos destacables que tiene el gadget. Ahora mismo existen aplicaciones para Android e iOS, lo que cubre la mayor parte de dispositivo móviles del mercado. La aplicación es bastante sencilla de usar, no se trata de nada complicado, los problemas vienen al controlar el drone. Desde la app contamos con dos controles principales, uno para controlar la inclinación y balanceo del dispositivo y el otro para controlar el giro sobre el eje Z.

Se hace bastante complicado coger el feeling con el dispositivo y no es ni mucho menos algo que con una carga de batería podamos controlar. Además de todo esto contamos con los movimientos de “despegue” y “aterrizaje” de serie, lo que ayuda mucho al funcionamiento del dispositivo. Además en iOS –y en un futuro en Android– contamos con el “Modo director”, que permite realizar una serie de maniobras prefijadas en la propia aplicación, estos “extras” hay que pagarlos desde el App Store y la extensión cuenta con un precio cercano a los 4 euros, algo que no me ha gustado nada, teniendo en cuenta los casi 300 euros que gastas en el dispositivo.

AR.Drone 2.0 Modo directo "coming soon"

Este modo “extra” está pensado para la grabación de vídeo por lo que los movimientos están orientados a eso, al principio parece simple de usar, pero algunas veces el retraso que existe entre el hecho de presionar la acción y el tiempo que tarda el drone en iniciar el movimiento nos despista un poco, y realizamos la acción de manera incorrecta y al final el desplazamiento es demasiado largo y acaba provocando algunos problemas –o sustos–.

Vídeo

Conclusiones

75

Lo cierto es que es divertido utilizar el drone pero no deja de ser más allá de eso en mi caso, una diversión que no aporta mucho más. Está claro que es un capricho caro si lo miramos detenidamente.

Puntos positivos

AR.Drone 2.0

  • Cámara: está claro que la cámara en líneas generales no ofrece un gran resultado fotográfico, pero otro lado tenemos una cámara, algo que en un drone de este precio es complicado.

  • Funcionamiento: el hecho de contar con aplicaciones para Android e iOS es una de las mejores cosas que tiene, el hecho de contar con esa opción es realmente muy importante y facilita el uso respecto a un mando tradicional.

Aspecto negativos

AR.Drone

  • Precio: no soy muy de contar el precio en los gadgets cuando tienen un punto más allá de la diversión por la diversión, se trata de un dispositivo caro sobre todo porque un helicóptero radio-control puede ser bastante más barato.

  • Autonomía: sin duda el peor punto del dispositivo es la autonomía, ya que menos de diez minutos con la batería de serie es muy poco.

Archivado en Análisis, AR Drone, Ar Drone 2.0, Parrot
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion